Enfermedades Salud

10 consejos para revertir la pérdida de pelo por la tiroides

Allí estaba yo, de pie delante de mi espejo del baño cepillándome el pelo, cuando me di cuenta de que mechones del mismo salían de mi cepillo. Fue horrible y deprimente, después de todo tenía 32 años y esto no era normal. Más tarde, descubrí que esto era un síntoma de la Enfermedad de Graves e incluso tuve la desgracia de experimentarlo de nuevo durante mi tratamiento de la tiroides. Mientras que la pérdida de pelo por tiroides podría no ser uno de los síntomas más peligrosos de la disfunción de la tiroides, puede ser uno de los más desalentadores, y fue un recordatorio constante de que algo no estaba bien con mi cuerpo.

perdida-de-pelo

Afortunadamente, después de un largo viaje para restaurar la función de la tiroides, mi cabellera volvió a ser completa y saludable.

Sin embargo, cuando me encuentro con pacientes de tiroides, a menudo son tiempos que luchan con la pérdida de pelo por tiroides, incluso durante el tratamiento de su disfunción tiroidea.

Al igual que con muchos problemas de salud, esto es a menudo porque los médicos de medicina convencional, no logran identificar y abordar la causa de los síntomas de la tiroides.

Analizo todas estas causas fundamentales del medio ambiente en mi libro, The Thyroid Connection (La conexión de la Tiroides), con entrevistas a 35 de los mejores expertos de la tiroides del mundo sobre este tema.

10 consejos para revertir la pérdida de pelo por la tiroides

En este artículo, voy a compartir siete consejos para hacer frente a las causas fundamentales de la pérdida de pelo por problemas de la tiroides para que consigas que tu pelo de nuevo crezca brillante y saludable.

1. Asegúrate de que tus análisis de laboratorio sean óptimos

Mi primera recomendación si se trata de la pérdida de pelo por la tiroides, es que tu médico te ordene análisis de la tiroides completos para asegurarte de que tus niveles de TSH, T4 libre (T4L), T3 libre (T3L) y T3 Inversa (RT3),  son todos óptimos.

Tu médico no sólo tiene que pedir el TSH y T4 (que es el utilizan la mayoría de los médicos), y debe utilizar rangos de referencia óptimos en lugar de los “normales”.

Es importante entender que todavía se puede tener disfunción tiroidea y síntomas, incluyendo la pérdida de pelo por tiroides, incluso si tu TSH y T4 son “normales”, y el primer paso en la optimización de todos tus niveles, es que se analicen.

2. Asegúrate de estar en el tipo y la dosis de suplementos de hormona tiroidea correcta

Una vez que conozcas todos los niveles de la tiroides, se puede trabajar con tu médico para asegurarte de que estás en el tipo y la dosis de suplemento de hormona tiroidea correcta.

La T3 libre, la forma activa de la hormona tiroidea, juega un papel importante en la salud de tu cabello, sin embargo, el suplemento de hormona tiroidea que más es utilizado, es el T4 solamente, como lo son el Synthroid® o el Levoxyl® .

Muchos pacientes tienen dificultades para convertir la T4, la forma de almacenamiento de la hormona de la tiroides, para liberar la T3, y les va mejor con la hormona de la tiroides desecada naturalmente, como la Armour® o Naturethroid®, que incluyen tanto T4 y T3, o agregando un suplemento de hormona tiroidea T3 únicamente, como el Cytomel® o una fórmula de un compuesto de T3 que es detonante.

No dejes de leer:
Remedios naturales para los cólicos menstruales

3. Optimizar tu dieta

evitar-lacteos-por-perdida-de-pelo

A partir de ahí querrás asegurarte de que tu dieta ha sido optimizada para la salud de la tiroides, que incluye eliminar alimentos tóxicos e inflamatorios y agregar muchos de los nutrientes necesarios para la función esencial de la tiroides.

He escrito muchos artículos sobre el enorme impacto que he visto de mis pacientes de tiroides al dejar el gluten, y cubro la investigación científica detrás de él en mi libro.

La producción láctea es otro gran culpable de los pacientes de tiroides debido a sus similitudes químicas al gluten y porque es tan inflamable para muchas personas.

Otros alimentos inflamatorios que recomiendo eliminar mientras se trabaja para resolver los síntomas de la tiroides son el maíz, la soja, las solanáceas, huevos, nueces y semillas.

En su lugar, querrás centrarte en comer alimentos reales, enteros y ricos en los nutrientes necesarios para la salud de la tiroides, incluyendo el yodo, selenio, zinc, hierro, vitamina D, vitamina B y vitamina A.

Si están bajos estos nutrientes, tu tiroides no puede producir de manera adecuada sus hormonas, convertir la T4 a T3, o conseguir la T3 en tus células para unirse a los receptores de la tiroides, lo que puede causar síntomas de hipotiroidismo, como lo es la pérdida de pelo por tiroides.

Recomiendo una dieta con abundante con carne de pastoreo, verduras de hoja verde, vegetales con almidón, frutas orgánicas, y grasas saludables.

4. Toma un multivitamínico de alta calidad

Mientras que comer una dieta rica en estos nutrientes es un paso importante en el mantenimiento de los niveles de cada uno, el hecho desafortunado es que nuestro suelo se ha agotado de nutrientes y la comida es menos densa en nutrientes que en la época de nuestros padres y abuelos.

5. Aumentar el hierro

A pesar de que todos los nutrientes que he mencionado anteriormente son clave para la salud de la tiroides, la deficiencia de hierro, en particular, es una causa común de pérdida de pelo por tiroides en las mujeres premenopáusicas.

Me parece que la mayoría de las mujeres que trato en mi clínica son deficientes en hierro, ferritina en concreto, la proteína que almacena el hierro, ya que están menstruando mensualmente.

Es particularmente común entre las mujeres que siguen una dieta vegetariana o vegana, pero yo lo veo con frecuencia en aquellos que siguen una dieta paleo también.

6. Añadir colágeno desde una proteína Paleo

colageno-en-polvo-para-la-perdida-del-pelo

El colágeno es una proteína que está llena de aminoácidos, incluyendo la glutamina. Le da a tu cabello su fuerza y a tu piel su elasticidad, es compatible con los huesos y las articulaciones sanas, y ayuda a mantener la salud intestinal.

Tu cuerpo produce colágeno por su cuenta, sin embargo, su producción disminuye a medida que envejece, y si son enfermos crónicos o estresados su capacidad de producir se reduce.

Procura conseguir suplementos de colágeno de muy buena calidad.

7. Comprobar el ácido estomacal bajo

Seguro de que estás familiarizado con el dicho “eres lo que comes”. Sin embargo, yo prefiero decir, “eres lo que digieres y absorbes”. Si tienes una enfermedad crónica como la disfunción de la tiroides o una enfermedad autoinmune, puede que no estés totalmente digiriendo y absorbiendo todos los nutrientes que son vitales para la función tiroidea y el cabello sano. Una razón principal de esto es el ácido estomacal bajo, que descompone los alimentos una vez que alcanza tu intestino.

No dejes de leer:
Tratamiento con spray herbal para la fiebre

Algunas señales reveladoras de baja acidez de estómago incluyen el reflujo ácido, gases e inflamación, especialmente después de las comidas pesadas con alto contenido de proteínas.

Hay una prueba sencilla que puedes hacer para averiguar si tiene bajos niveles de ácido en el estómago. Puedes tomar una cápsula de HCL (el ácido primario del estómago) con agua antes de una comida, y luego ver cómo te sientes después de unos 30 minutos.

Si se siente una sensación de ardor, tus niveles de HCL están bien. Sin embargo, si no sientes nada, es probable que tengas que añadir un suplemento de HCL.

8. Equilibrar tus hormonas

Muchas mujeres desarrollan o ven un encendido en la disfunción tiroidea durante el embarazo o la menopausia, cuando nuestros cuerpos están pasando por grandes cambios hormonales. Si tus niveles de estrógeno son demasiado altos, ya sea debido a cambios hormonales o estrés crónico, el exceso de estrógenos aumenta los niveles de TBG, globulina fijadora de tiroides.

Esta es la proteína que permite a tus hormonas tiroideas que viajen a través del torrente sanguíneo. Cuando las hormonas tiroideas se unen a la TBG permanecen inactivas, por lo que el T4 no puede almacenarse en los tejidos o se convierte en T3 libre, causando síntomas de hipotiroidismo, tales como pérdida de cabello.

9. Equilibrar el azúcar en la sangre

proteina-para-la-perdida-del-pelo

Comer una gran cantidad de hidratos de carbono y no suficientes proteínas de calidad y grasas saludables, puede tener a tu azúcar en la sangre en una montaña rusa.

Estos dramáticos descensos del azúcar en la sangre, estimulan al cuerpo a convertir más de T4 a T3 inversa, una forma inactiva de la hormona tiroidea. Esto ralentiza todos los procesos metabólicos y puede causar caída de pelo más rápidamente.

Para evitar esto, yo recomiendo empezar el día con un desayuno rico en proteínas, ya sea un batido repleto de proteínas o un plato lleno de vegetales y carne de libre pastoreo, y grasas de alta calidad, tales como el aguacate y aceite de coco.

10. Arregla la fatiga suprarrenal

Probablemente sabes que tus glándulas suprarrenales producen adrenalina y gestionan tu reacción de lucha o huida, pero ¿sabías que, como parte de tu sistema endocrino, también producen hormonas que afectan a tus principales procesos metabólicos, al igual que tu tiroides? Estas hormonas ayudan a regular la presión arterial, el equilibrio de electrolitos, azúcar en la sangre, la respuesta inmune, la digestión, y mucho más.

El estrés crónico, al que muchos de nosotros nos enfrentamos a diario, pone tus glándulas suprarrenales a toda marcha durante períodos prolongados de tiempo, dejándole en un estado de fatiga suprarrenal.

La elevación y la eventual caída en picada de las hormonas del estrés, tiene muchos impactos negativos en la tiroides. Se frena la producción de la tiroides, reduce su capacidad de convertir las hormonas tiroideas a su forma activa, y aumenta la resistencia a la hormona tiroidea, causando síntomas de hipotiroidismo, incluyendo la pérdida de pelo por tiroides.

Mientras que el estrés puede ser una parte inevitable de nuestros estilos de vida modernos, hay mucho que podemos hacer para controlar nuestros niveles de estrés y su impacto en la salud de la tiroides, ya sea tomando un paseo fuera, la práctica de la meditación, o tomar un buen baño relajante.

Autora del artículo Dra. Amy Myers MD
Traducción Vida Lúcida