Beneficios de alimentos

10 razones para comer una manzana por día

comer una manzana
¿Por qué son las manzanas en general consideradas una poderosa fruta?

Comer una manzana por día, podría en mucho mantenerte lejos del médico, dice un dicho que resulta ser toda una verdad. Este delicioso fruto, que es una gran fuente de fibra (sobre todo en la piel), de vitamina C y antioxidantes, es un súper alimento de bajo costo que se puede comer durante todo el año. Son uno de los muy pocos alimentos específicamente identificados en grandes estudios humanos como poseedor de la capacidad de reducir el riesgo de enfermedades.

Las manzanas son los frutos más consumidos en conjunto, sobre todo porque una gran cantidad de sus nutrientes están contenidos en la piel. Cuanto más procesada la manzana, menos fibra y nutrientes contendrá, lo que lleva a la disminución de beneficios para la salud. Son bajas en el índice glucémico lo que las hace una buena opción para los diabéticos. Tu cintura se puede beneficiar con una manzana al día; las manzanas son ricas y satisfacen, contienen una buena ingesta de fibra, lo que puede disminuir el hambre

10 razones para comer una manzana por día

Las manzanas tienen muchos beneficios. Son ricas en vitamina C, que estimula el sistema inmunológico. Están llenas de pectina, que es una buena fibra. También fortalecen las encías, reduce los niveles de colesterol, y poseen acciones antivirales. Además, las manzanas se pegan a las toxinas y las saca de tu cuerpo, neutraliza la indigestión, evita el estreñimiento y mucho más. Pero para una mejor comprensión, revisa cada punto siguiente para saber sus propiedades y componentes químicos de gran alcance para la salud, y porqué deberías estar comiendo una manzana por día mínimo.

Pérdida de peso

En un estudio, un grupo de 400 mujeres con sobrepeso de América del Sur con colesterol alto, se dieron a la tarea de comer una manzana al día como parte de una dieta en un estudio de investigación. Perdieron peso -, así como la mejora de su perfil de salud general, ya que sus propiedades diuréticas, su bajo aporte calórico y efecto saciante la hacen perfecta para un régimen de dieta.

Pecticina para el corazón

Las manzanas contienen pectina, una fibra soluble que ayuda a reducir el colesterol en la sangre y que evita que se acumule en las paredes de los vasos sanguíneos, por tanto previene de enfermedades cardiacas.

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son una de las principales causas de muerte en el mundo. Comer manzanas se ha relacionado con una reducción en el riesgo de enfermedad cardiovascular hasta un 22% en las mujeres que formaban parte de un amplio estudio llevado a cabo durante varios años en Australia. Otros dos estudios de mujeres también mostraron una reducción en el riesgo de enfermedades del corazón con las manzanas y los compuestos que se encuentran en ellas.

No dejes de leer:
Beneficios de la chía que quizás no conocías

Es importante destacar que los hombres también pueden beneficiarse de la ingesta de manzana, ya que sus flavonoides están fuertemente vinculados a una reducción de la mortalidad por enfermedades del corazón.

Fibra para el colon

De acuerdo a una investigación alemana, al fermentarse la manzana en el colon, la fibra natural de las manzanas produce químicos que frenan la formación de celular cancerígenas en el colon.

Fitoquímicos para las vías respiratorias

También reduce el riesgo de sufrir de asma, gracias a los fitoquímicos que se encuentran en las manzanas. Asimismo, los flavonoides y los ácidos fenólicos también pueden apaciguar la inflamación en las vías respiratorias.

Estudios mostraron que el consumo de manzanas enteras protegía contra el asma – un hallazgo que es consistente con un número de otros estudios. Además, parece que las manzanas pueden ayudar a mejorar en general la salud pulmonar – aparte del asma.

Un nuevo estudio sugiere también que las madres que comen manzanas durante el embarazo, pueden proteger a sus hijos de desarrollar asma más adelante en la vida.

Cáncer

Las manzanas y los compuestos contenidos en las manzanas – llamados flavonoides, se han relacionado con un menor riesgo de cáncer de pulmón en un número de diferentes estudios en humanos, donde participaron un gran número de personas.

En un estudio, las mujeres que consumieron al menos una manzana por día tenían un riesgo reducido de cáncer de pulmón, mientras que un estudio de Hawai mostró que la ingesta de manzana se asoció con un menor riesgo de cáncer de pulmón en hombres y mujeres.

De hecho, en el estudio de Hawai, las manzanas (junto con la cebolla y el pomelo blanco) reducen el riesgo de cáncer de pulmón en un 40 a 50% en hombres y mujeres, mientras que no se observaron asociaciones protectoras en el vino rojo, verde o té negro.

Por supuesto, además de comer las manzanas que tenemos que seguir una dieta sana y variada que contenga un montón de otros alimentos vegetales como verduras, frutos secos, legumbres y cereales integrales, estar físicamente activo y evitar el sobrepeso.

Laxante

Gracias a su contenido en fibras, azufre y fructosa, tiene un efecto laxante. Es recomendable comerla en ayunas.

Minerales para presión arterial

Es una excelente fuente de potasio, mineral que ayuda a controlar la presión arterial y evitar ataques cardiacos.

Querecitina contra el Alzheimer

Esta fruta contiene quercetina, un poderoso antioxidante que ayuda a proteger las neuronas del cerebro humano y aplaza el Alzheimer.

Fortalece huesos

El consumo de una manzana diaria protege de la osteoporosis, pues ayuda a fortalecer y darle densidad a los huesos, gracias a la floridzina. Además, puede fortalecer y dar densidad a los huesos.

No dejes de leer:
Propiedades del apio para tratar la presión alta

Ayuda a conciliar el sueño

Es un buen relajante natural por su contenido de fósforo. Por tanto, el comer una manzana ayuda a conciliar mejor el sueño.

Limpia dientes naturalmente

Comer una manzana al día, contribuye a la limpieza de los dientes, pues cada bocado permite eliminar resto de comidas, alojados en las piezas dentales.

Reumatismo

Y como si todo eso fuera poco, comer manzanas crudas puede ayudar con la gota y el reumatismo.
La gota y el reumatismo son causados por una inflamación de las articulaciones. Las manzanas son conocidas como de gran ayuda para aliviarlas porque contienen vitamina C, lo que disminuye la cantidad de ácido úrico en el cuerpo y ayuda a prevenir la acumulación en el sistema.

Diabetes

Según estudios, comer una manzana al día resultó en una reducción del 28% en el riesgo para la diabetes tipo 2 en comparación con aquellos que no comieron manzanas. Otro estudio europeo también mostró que las manzanas, así como los compuestos que se encuentran en la cáscara de las mismas, ayudan a reducir el riesgo de diabetes tipo 2, el mensaje para incluir las manzanas es de hecho convincente.

Usos externos de la manzana

Las manzanas tienen un par de usos externos excelentes.

Esguinces

Pelar una manzana y rallar la carne. Toma la manzana rallada y mezclar en un par de cucharadas de vinagre de sidra de manzana. Extiende la mezcla en un extremo de una toalla y se envuelve alrededor del esguince. Asegúrate de que las toallas no goteen.

Desinflamación de ojos

Pelar y rallar la manzana. Aplicar un cataplasma con los ojos cerrados y dejar que repose durante diez o quince minutos. Los flavonoides en las manzanas contribuyen a reducir la hinchazón, dolor y otras molestias asociadas con los ojos hinchados y cansados.

Tratamiento para la piel con manzanas

Mascarillas para limpiar la piel (para el tratamiento de la piel grasa o propensa al acné)

  • ½ manzana orgánica
  • 1 cucharadita de miel, limón y harina

Haz un puré con todos los ingredientes juntos  y aplicar en la cara 15 minutos. Enjuaga con agua tibia.

Hidratante Máscaras (recomendado después de la máscara de limpieza o cuando la piel está seca. Genial para el invierno.)

  • ½ manzana orgánica o bien desinfectada
  • 1 cucharada de aceite de aguacate / coco / semilla de uva / oliva extra virgen
  • 1 yema de huevo orgánico
  • 1 cucharada de harina de avena orgánica

Haz un puré con los ingredientes en una licuadora y aplicar en la cara. Dejar reposar durante 10 o 15 minutos y luego enjuagar con agua tibia.

Redacción de Vida Lúcida
Imagen de shutterstock