Psicología Superación

10 razones por las que debes dejar la zona de confort

La llamada “zona de confort” es aquel lugar  geográfico emocional que, sin importar lo bien o mal que esté, te hace sentir seguro, evitar los riesgos y funcionar, aunque no con plenitud de tus capacidades, funcionarás y sobrevivirás.

dejar la zona de confort

¡Atrévete a soñar! Debe empezar este articulo con esta frase, porque representa el objetivo más importante que debes lograr para salir de la Zona de Confort, aquí vas a encontrar muchas razones por la que deberías dejar la zona de confort, sin embargo, estamos claros que muchos de nosotros se quedaran caminando por la vida en “piloto automático”, renunciando a los sueños y la pasiones, por mantenerse cómodos y seguros.

La mayoría de nosotros permanecerá en un aburrido trabajo en vez de buscar emprender más allá el sueño de escribir un libro, o montar tu propio negocio, la capacidad de asumir el riesgo en la vida es un rasgo clave en la determinación de la cantidad de éxito y felicidad que vamos a experimentar en la vida.

Razones para dejar la zona de confort

El crecimiento personal casi siempre sigue a todas las épocas de adversidad y malestar. Si quieres ser mejor cada día, crecer como persona, y cambiar el mundo, todo comienza dentro de ti con el desarrollo de la valentía para salir más allá de tu zona de confort, ya que es casi seguro, que lo que quieres está al otro lado de tus límites.

Aquí puedes ver una lista de cosas que pudieras tomar en cuenta para decidir si quedarte donde estás o seguir caminando:

1. Puedes formar nuevas creencias

Muchas veces las fronteras de nuestra zona de confort son simplemente las creencias limitantes de lo que pensamos que somos capaces de lograr. Si creemos que la única manera de pagar las cuentas es trabajar para alguien y obtener un sueldo fijo, será difícil que inicies un negocio y confíes en tu propia capacidad para determinar la cantidad de dinero que puedes hacer.

2. Construyes la autoestima y la confianza

Una vez que formas nuevas creencias y sientes el poder y tu capacidad, vas a empezar a valorar tu propio potencial, ese que siempre residió dentro de ti. No importa quién eres o donde estés o qué edad tengas, una vez que te demuestres a ti mismo que hay cosas más allá del miedo. Progresivamente te darás cuenta que eres mucho más capaz de lo que siempre habías pensado.

No dejes de leer:
10 Preguntas que a los hombres les da vergüenza preguntar a sus doctores

3. Aprendes a superar mejor las adversidades

Una vez que escapas de tu zona de confort, inevitablemente quedarás frente a una zona de desafío. Aquí librarás batallas increíbles contra ti mismo, contra tu mente, contra el malestar, y esto arrojará para ti una infinidad de aprendizajes. El más valioso será que eres capaz de superar las adversidades.

4. Tendrás menos miedos

El miedo a lo desconocido es siempre el mayor temor, y por eso, la incertidumbre que se encuentra al otro lado de nuestra zona de confort es a menudo muy incapacitante. Una vez que puedas dejar la zona de confort y te des cuenta del mar oportunidades de crecimiento personal que residen fuera, no temerás más al caos, vas a aprender a amarlo.

5. Encontrarás nuevas oportunidades

zona de confort

Dentro de tu zona de confort sólo puedes ver las oportunidades inmediatas que existen dentro de ella. Es posible todo un mundo de nuevas oportunidades, pero solo cuando te encuentres en la incomodidad podrás ver qué cantidad de oportunidades tienes. Nunca se sabe que podría ser tu pasión, así que lo mejor es experimentar lo más que puedas.

6. Harás nuevas relaciones y asociaciones

Muchas veces nuestras propias creencias que mantenemos dentro de nosotros, limitan nuestra capacidad para hacer conexiones con ciertas personas o tipos de personas. Por ejemplo, si tú crees que todos los de una determinada raza son matones o unas malas personas, será difícil ver que muchas personas de esa raza son realmente buenas personas y con buenas intenciones, con quienes se puede formar conexiones significativas sin ningún problema. No aceptes tus creencias acerca de la gente, desafíalas.

7. Abrirás tu mente para aprender nueva información

Una cosa es segura, cuando dejas tú zona de confort y vas a lo desconocido, seguramente vas a aprender algo. Incluso si tu no puedes, aunque sea duro o te de miedo, tu aprenderás algo, y esa  nueva información o conocimiento va a serte útil en algún momento de tu vida. Algunas cosas pueden ser más útiles que otras, pero recuerda, el conocimiento es poder, el conocimiento proviene de la experiencia y la comprensión.

No dejes de leer:
Cómo ser la mejor versión de ti mismo

8. Podrás identificar tus fortalezas y debilidades como persona

Cuanto más tú te desafías a ti mismo y sales de tus límites de confort, más vas a aprender acerca de ti mismo; con el tiempo, tú comenzarás a darte cuenta de cuáles son tus fortalezas y cuáles son tus debilidades que necesitas mejorar. Debemos centrarnos en el fortalecimiento de nuestras fortalezas, y el desarrollo de nuestras debilidades. Tenemos que aprender a mirarnos a nosotros mismos como un proyecto a largo plazo y tratar de prepararnos para el día en que nos encontraremos con nuestra mayor prueba.

9. Aprenderás a decir no a la manera fácil, y sí a la mejor manera

La mayoría de las veces, la respuesta correcta, o más bien la mejor respuesta, no es la respuesta fácil. Es más fácil comer una hamburguesa con queso que ir a casa y preparar una ensalada, pero hay más beneficios en la preparación de la ensalada. La mejor opción es a menudo la opción más difícil, y el salir de tu zona de confort te ayudará a aprender el valor de esta simple creencia.

10. Animarás a otros a seguir sus sueños

Tal vez el mayor efecto de salir de tu zona de confort es que a medida que tú exhibes coraje y experimentas cosas nuevas y emocionantes en la vida, otros se animarán a hacer lo mismo. Al seguir tu corazón y la búsqueda de un crecimiento personal cada día, inspirarás a otros y aprenderás a convertirte en un líder.

Tu zona de confort es una ilusión que has creado para mantenerte a salvo, pero la vida no se trata de la seguridad: se trata de vivir, reír, amar, sonreír y aprender. Por lo que yo puedo decir, el sentido de la vida es encontrar su significado, y una vez que tu encuentres eso, todo lo demás es fácil, pero tú nunca encontrarás tu propósito dentro de la comodidad de tu cama y escondido en tu oficina durante el día. Desata “una locura”, sal y encuentra tú mejor yo.

“La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene”. -Jorge Luis Borges

Redacción: Equipo de Vida Lúcida