Psicología Reflexiones Salud emocional

10 regalos inmateriales que una madre nunca olvidará

regalos inmateriales a una madre

Los regalos inmateriales son con el tiempo los que más se recuerdan. Este tipo de regalos demuestran el interés en regalarle algo a nuestra madre que muestre todo lo que la queremos y nuestro agradecimiento.

Dar algo físico muchas veces es quitarnos de encima la maravillosa posibilidad de amar a nuestra madre y verlo sólo como un compromiso, esperando acertar con lo comprado hasta la siguiente vez que tengamos que hacerlo. Un regalo inmaterial requiere esfuerzo, tratar de que sea algo especial a cambio de que no vaya a quedarse con un objeto que ver: solo tendrá su recuerdo como fuente de lo que le dimos.

Regalos inmateriales que una madre nunca olvidará

Estos 10 regalos inmateriales son solo algunas ideas, sugerencias que pueden serviros para que se les ocurran las vuestras propias con pequeños cambios:

1. Escríbele una carta

Dar con las palabras clave pueden alcanzar su corazón mucho más que cualquier tipo de regalo material. El truco en este caso es ser sinceros y no cohibirnos en el momento de expresar lo que sentimos por nuestra madre.

2. Lee a tu madre en voz alta su libro favorito

Acércate con el libro en tus manos y lee los primeros capítulos. Uno de los mejores regalos cuando nuestra madre se hace mayor, acompañándola a la vez que le demostramos que nos preocupamos por ella.

No dejes de leer:
Qué ocurre en 28 días del ciclo menstrual

3. Prepara un cuadro con sus mejores fotos de joven

El recuerdo es la mejor película de la que disponemos cuando se trata de nosotros mismos. Mostrarle cómo era de joven le permitirá recordar buenos tiempos, dándose cuenta de todo lo que ha conseguido en la vida. Compartir con ella esos recuerdos y preguntarle cómo se sentía en aquel entonces la hará sentir muy bien.

4. Reúne a viejos amigos para una velada íntima

Los años hacen que nuestras madres se alejen inevitablemente de sus viejas amistades. Preparar una velada íntima con ellas le hará especial ilusión, consiguiendo sacar sus mejores sonrisas.

5. Recorre a su lado la ciudad donde nació

La vida da muchas vueltas y en el caso de nuestros padres es habitual que se mudaran. Vuelve a su ciudad de origen, escucha cómo vivió en cada rincón de ella cuando era pequeña.

6. Mirar juntos su película preferida

Han crecido con el cine en pleno desarrollo, teniendo en su recuerdo películas que puede que no hayamos ni siquiera conocido. Solo tendremos que hacer una pequeña búsqueda para encontrar su película preferida, viendo cómo se emociona después de tantos años sin verla.

7. Sonríele cada mañana al despertar

Un regalo continuo y a la par de lo más sencillo. Una sonrisa cada mañana por parte de sus seres queridos es lo que más energía puede darle. Ensalza su aspecto, dile lo bonito que se presenta el día y demuéstrale tu cariño.

No dejes de leer:
Señales de miedo al compromiso

8. Ocúpate de sus preocupaciones

Al llegar a cierta edad nos podemos llenar de ocupaciones que tienen relación con el trabajo, nuestros propios hijos e incluso nuestras diversiones y distracciones, pero debemos hacer un espacio para ocuparnos de lo que a ella le preocupa, de enterarnos y ponernos al tanto de cuáles son las cosas que la aquejan y con las cuales no puede lidiar sola. Ayudarla y estar con ella en esos momentos es uno de los regalos que más apreciará y que además, se merece pro habernos dado la vida.

9 Llévala de vacaciones a su lugar favorito

Recorrer un lugar junto a ella, compartir juntos de las actividades y diversiones que puedan llenarla de satisfacción es sin dudas un regalo inmaterial que ella no olvidará y que tu recordarás con mucha satisfacción.

10 Dile que eres feliz

Decirle a una madre que somos personas felices y que nos sentimos bien, es un regalo inmaterial que la llenará de satisfacción. Demúestrale cuando puedas lo contento que estás por tu vida y será la mejor manera de agradecerle el regaloq eu te ha dado al darte la vida.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida