remedios caseros

9 remedios naturales que deben estar en cada botiquín de primeros auxilios

Cuando pensamos en un botiquín de primeros auxilios generalmente nos viene la idea de remedios y medicinas, sin embargo podemos armar uno con productos naturales y preparados caseros, de esta manera podremos hacer frente a cualquier problema de salud que se presente con los mejores ingredientes para ello.

Remedios naturales para nuestro botiquín de primeros auxilios

Miel de abejas como un remedio casero

1. La miel de abejas pura

La miel cruda no sólo tiene un sabor delicioso, pero en realidad es antiviral, antibacteriana y anti-hongos. También puede ayudar a regular el azúcar en la sangre y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, además de muchos otros beneficios. La miel pura puede ser utilizada tanto internamente como remedio preventivo, así como externamente en quemaduras u otra condición de la piel.

2. Oscillococcinum

Si sientes ese primer cosquilleo en la garganta, oscillococcinum es un recurso esencial para tener en su botiquín. Como medicina homeopática, es la mejor opción antes de sentirse completamente enfermo ya que alivia los síntomas ed la gripe.

3. Rinocornio ( Neti Pot )

Los rinocornios se derivan de la medicina ayurvédica, y se utilizan como un sistema de riego para los pasajes nasales. Son especialmente útiles en situaciones como la sinusitis, alergias y resfriado común y para gripes, pero también pueden utilizarse de manera preventiva como parte de la rutina de higiene diaria.

La primera vez que usas un rinocornio puedes sentir un poco de incomodidad, y averiguar el ángulo de inclinación de la cabeza puede ser un desafío, pero en general es un proceso muy simple. Sólo asegúrate de seguir las instrucciones, no utilices demasiada sal, y asegúrate de que el agua está a una temperatura confortable. Para ampliar la información puedes leer cómo funciona la irrigación nasal para problemas de Sinusitis Crónica.

No dejes de leer:
Remedios naturales para mejorar la digestión si sufrimos estrés

4. Las pastillas de zinc

Como la vitamina C, el zinc es esencial para que el sistema inmunológico funcione correctamente. La próxima vez que te sientas enfermo, mezclar algunas pastillas de zinc con tu pastillas para la tos para que tengas un impulso adicional.

5. El carbón activado

Si piensas que has tenido una intoxicación alimentaria, el carbón activado es una de las mejores apuestas como un remedio casero (no sin antes haber visitado a un especialista sobre todo si sabes o sientes que es algo grave). También puede prevenir una resaca y reducir la flatulencia después de una comida pesada, entre otras cosas.

6. Probióticos

Solemos tener en nuestro intestino un montón de bacterias malas que es lo que genera muchas enfermedades, pero para que funcione de manera óptima también tenemos que tener un buen número de bacterias buenas. La comunidad médica está empezando a reconocer la importancia de contar con diversos microbios intestinales, pero lamentablemente muchos de nuestros ecosistemas internos son insuficientes. Repoblar el intestino con probióticos es esencial si sufres de estreñimiento, diarrea, vaginitis, indigestión, obesidad, ADHD, flatulencia, fatiga, y numerosas otras dolencias.

7. Jarabe de sauco

Las bayas de sauco son superestrellas cuando se trata de protegerse de los virus y reducir la inflamación. Aunque puedes encontrar tinturas de saúco, el jarabe mantiene los componentes más beneficiosos, y tiende a ser la opción más deliciosa de todos modos.

No dejes de leer:
Loción de magnesio casera para reducir el dolor de piernas

8. El té de menta

El té de menta se utiliza a menudo para ayudar a la digestión y el insomnio. Puede ser muy útil para el malestar estomacal en los niños y adultos por igual.
Una taza de té de menta después de la cena ayuda a relajarse, y sabe realmente genial, con una cucharada de miel de abejas pura.

9. Aceite de árnica

El árnica es buen tenerla a mano en cualquier momento que experimentas tensión muscular, esguinces articulares o moretones. La aplicación de aceite de árnica regularmente a un área lesionada puede acelerar significativamente el tiempo de recuperación. Para amplicar l información puedes ver cómo hacer una ungüento de árnica en casa.

Estos son los remedios naturales más importantes que puedes incorporar a tu botiquín de primeros auxilios, sin embargo son muchos más los productos que éste puede llevar.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida