Psicología Relaciones de pareja

10 señales que demuestran que eres una persona pasivo agresiva

trastorno personalidad persona pasivo agresiva

¿Cómo saber si tienes una personalidad pasivo agresiva?, Esta es una pregunta que puede resultar difícil de responder, sobre todo para uno mismo que no entra en razón de algunas actitudes y comportamientos propios de esta patología psicológica, además porque a veces lleva un proceso complejo reconocer quienes somos realmente para nosotros mismos.

Señales de una persona pasivo agresiva

A continuación 10 señales que te pueden demostrar si realmente eres una persona pasiva agresiva. No todas las siguientes actitudes y conductas demuestran con exactitud la personalidad de alguien con este trastorno, pero si tras leerlo, te sientes tocado por más de una de ellas, es muy probable que debas evaluar si padeces este problema de conducta.

No estar dispuesto a decir la verdad de alguien abiertamente

Uno de los rasgos más comunes de las personas pasivo agresivas es la contradicción que existe entre sus actos y lo que dicen. Sucede igual cuando emiten la opinión de alguien, la que suele ser totalmente opuesta a la que realmente piensa. Lo que los convierte en personas desconfiables.

Parecer amable y dulce, pero ser resentido, envidioso y amargado

Aunque muchas veces sean confundidos, las personas pasivo agresivas tienen más de una careta que logra engañar a más de uno. Pueden parecer personas amables, pero en el fondo son personas amargadas.

No dejes de leer:
Las 10 costumbres que tienen las parejas felices

Sentir miedo a la independencia y a la soledad

Una de las frases más famosas que encierran el concepto de “pasivo agresivo” es: “Te odio. No me dejes”. Esto se traduce a un gran miedo a estar solos y que a pesar de que no están contentos con su pareja e inclusive existen sentimientos de odio, prefieren estar con ella o él, que dejarlo.

Quejarse con frecuencia de maltratos

Para ellos es más fácil quejarse y ocupar el lugar de “víctimas”, que asumir sus responsabilidades. Es más fácil hablar de injusticias, maltratos y demás quejas en donde todos tienen la culpa menos ellos.

Posponer con frecuencia planes y metas

Una de las formas que tienen de controlar a los demás es mantenerlos en espera, poniendo siempre muchas excusas o culpando a los demás. Inclusive pueden llegar a enojarse con esta clase de presiones y hacer creer que ellos no tienen la culpa de alguna demora o aplazamiento.

No dar respuestas directas

Una de las formas de controlar a los demás es dar mensajes contradictorios y eso es justamente lo que hacer las personas pasivo agresivas, evadir las preguntas y dar respuestas vagas e imprecisas. Es una forma de entorpecer la comunicación para sacar ventaja de alguien o alguna situación.

Rezongar y hacer gestos de desagrados constantes

A la hora de responder por promesas, obligaciones o deberes, refunfuñany hacen gestos de molestia. Las mujeres pasivo agresivas hacen gestos de desprecio; mientras que los hombres pasivo agresivos suspiran y sacuden la cabeza negativamente, como para dar dos ejemplos, pero son muchas las maneras en que pueden expresar este comportamiento.

No dejes de leer:
Conoce las repercusiones en el cerebro por dormir poco

Impuntual y olvidadizo

Sin excusa aparente o válida son impuntuales y olvidadizos, demostrando poca importancia y compromiso, además de faltar el respeto con sus actos. También hacen creer que se han olvidado y por eso llegan tarde, dando a entender que el compromiso no es importante para ellos.

No terminar las tareas

Así como impuntuales, también demuestran su falta de compromiso y respeto dejando las cosas a medias, inclusive en temas colectivos, haciendo quedar mal al resto y cargando la culpa sobre los demás.

Inventar cuentos y mentiras

Se convierten en los maestros de las evasivas, se excusaran con grandes historias con poco de veracidad, se apoyan en las mentiras para “salvarse”, e inclusive lo hacen con sus parejas con la intención errada de salvar la relación.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida