Psicología Salud emocional

10 señales que nos revelan que estamos ante un vampiro emocional

Un vampiro emocional entiende la vida de distinta manera que los demás. Su motivación se basa en conseguir aquello que no está en su mano, con objetivos que a veces no son realistas para alguien de su edad. Necesita tener la atención exclusiva de todo el mundo, da igual si son amigos desde hace muchos años o se acaban de conocer, pero en cualquier caso no es una relación en doble sentido, ya que espera recibir un apoyo incondicional sin entregar nada a cambio.

vampiro-emocional

¿Qué es un vampiro emocional?

Ese desbordante sentimiento de excitación es lo único que le da placer, mientras que las tareas cotidianas, las dificultades que surgen en la vida diaria, prefiere delegarlas en alguien. Ten cuidado, igual esa persona está pensando en ti para superar sus problemas a costa de tu salud física y mental.

No te dejes engañar, a primera vista los vampiros emocionales pueden ser cautivadores y con un punto sexy, pero cuando los conozcas a fondo te darás cuenta de que son personas egoístas, insensibles e inmaduras. A continuación te muestro las 10 señales que nos revelan que estamos ante un vampiro emocional:

1. Sólo hace caso a sus intereses personales

Solo se rige por el interés personal y lo peor es que considera que los demás están para satisfacer sus propias necesidades, eso sí, sin ningún tipo de contrapartida por su parte. Cuando no consigue su objetivo no duda en demostrar su frustración, ya que confunde estar marginado con no tener lo que quiere en el momento deseado.

2. No admitirá nunca que se ha equivocado

Él jamás se equivoca, comete errores o actúa de mala fe y por tanto no va a pedir perdón, rectificar o cambiar su comportamiento en un futuro. Es más, se permitirá el lujo de darte lecciones de ética y moral. En el peor de los casos, negarte a seguirle el juego te puede llevar a que esa persona te ponga en su punto de mira.

No dejes de leer:
10 señales que demuestran que eres una persona pasivo agresiva

3. Es un ególatra e inmaduro

No es que sea malvado, más bien es ególatra e inmaduro, lo cual es realmente peligroso ya que en ocasiones está ciego ante consideraciones morales sobre lo que significa el bien y el mal. Trátalo como a un niño, no accedas a sus chantajes ni hagas caso a sus pataleos.

4. Siempre está buscando de qué quejarse

Se queja continuamente de todo y ante todo el mundo, pero es pura palabrería, ya que no tiene intención de cambiar nada y si intentas razonar con él en cuanto des la espalda volverá a lo de siempre. En el fondo no escucha nada más que sus propia voz, así que no pierdas el tiempo intentando ayudar a quien no lo quiere.

5. Tiene una personalidad muy agresiva

Es muy agresivo, aunque intente envolverlo todo con un manto de victimismo. Así, puedes llegar a la situación de que recibas un maltrato sicológico y encima pienses que te lo mereces o tienes parte de culpa. No caigas en su trampa, es un mentiroso compulsivo con comportamiento bipolar.

6. Un hedonista a pesar de los demás

Es hedonista, solo quiere pasárselo bien. Su único propósito en la vida es experimentar esa excitación que le produce hacer realidad al momento todos sus deseos. Y suele conseguirlo, ya que es una persona carismática y divertida y la gente se engancha pronto con él.

No dejes de leer:
5 hábitos cotidianos que pueden causarte depresión

7. Se cree el centro de todo

¿ Has oído alguna vez el término “drama queen”? Un vampiro emocional vive por y para ser el centro de atención. Pero el problema es que detrás no hay nada más, es simple fachada. Lo mejor es detectarlo a tiempo antes de verte dentro de su área de influencia, ya que cualquier cosa que digas que no le guste será considerada una ofensa personal.

8. Se cree superior

Se ve como la persona más inteligente e interesante del mundo, mientras que el resto simplemente no está a su altura y por tanto no existe. Se acercará a ti y te harán sentir especial cuando necesite algo y no tendrá reparos en ignorarte por completo cuando lo haya conseguido.

9. Necesita tener todo bajo control

Tiene la necesidad de controlarlo todo, de alcanzar la “perfección” dentro de un tóxico mar de manías y contradicciones. Ni trates de ponerte en su lugar, la empatía no sirve en estos casos.

10. Cree en el destino

Los vampiros emocionales quieren conocer la verdad absoluta que subyace en sus vidas. Seguro que te has encontrado alguna vez con ese tipo de persona que considera que todo lo que le pasa no corresponde al azar, sino que hay una especie de mano que le guía, una suerte de destino que irremediablemente le llevará al lugar que se merece.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida