Enfermedades Hierbas Medicina natural Salud

12 antibióticos naturales que no necesitan receta

Conoce los beneficios de estos antibióticos naturales que no necesitan receta pero que pueden ser más efectivos que los medicamentos, ya que no poseen efectos secundarios.

antibioticos

No importa cuánto te esfuerces para fortalecer tu sistema inmunológico y proteger a tu familia, a veces no puedes evitar las infecciones. En estos casos la medicina sugiere tomar antibióticos.

Por desgracia, los antibióticos no son inofensivos, porque destruyen no sólo las bacterias patógenas, sino también de un millón de bacterias “buenas”, necesarias para una buena digestión por ello necesitamos adquirir antibióticos naturales para poder combatir las infecciones sin poner en problemas nuestro sistema digestivo.

Porqué es necesario el uso de antibióticos naturales

Algunas veces el uso de antibióticos, y siempre bajo cuidado médico, desafortunadamente va a ser necesario usarlos dado el nivel de infección que se ha contraído, pero otras muchas veces no, y es ahí donde debemos estar enterados de lo que nos ofrece nuestra naturaleza como ayuda para esas infecciones tratables con estos elementos naturales, llamados antibióticos naturales.

1. Extracto de semilla de pomelo o toronja

antibióticos naturales

El extracto de semilla de pomelo es un antibiótico natural hecho de semillas de pomelo.

Desde hace algún tiempo la gente ha notado que algo en el pomelo puede destruir bacterias. Investigaciones (California) llevaron a cabo una serie de proyectos de investigación que confirmaron que el extracto de semilla de pomelo, afecta a las bacterias, virus, hongos y parásitos.

Esta sustancia mágica es relativamente barata y se puede utilizar tanto de forma oral como local.
Este extracto es beneficioso para las personas y los animales, también. Hasta ahora ciertas bacterias no desarrollaron resistencia a este antibiótico natural.

2. El ajo es un antibiótico natural

El ajo ofrece un gran número de ventajas, pero sus propiedades anti-bacterianas son las más populares. La historia nos enseña que el ajo se utiliza en el tratamiento de la peste y otras enfermedades epidémicas.

Sus propiedades anti-bacterianas han sido estudiadas desde hace siglos. En el siglo 19 Louis Pasteur utilizó y confirmó que el ajo mata las bacterias en condiciones de laboratorio. Los experimentos modernos confirman que el ajo es eficaz en el tratamiento de diferentes bacterias, virus, y hongos.

El ajo contiene germanio y potasio, dos minerales de gran importancia para la salud en general, y también contiene componentes sulfúricos, especialmente alicina, que son los principales fitoquímicos responsables del fortalecimiento del sistema inmunológico. Utiliza siempre el ajo en crudo como un potente antibiótico natural.

3. Plata coloidal

El agua de plata coloidal es un seguro antibiótico natural, no tóxico, eficaz para matar a más de 650 patógenos, incluyendo virus, bacterias y hongos. Hasta 1934, cuando se descubrió la penicilina, la plata era el único remedio para un gran número de enfermedades.

En 1983, el Departamento de Salud de los Estados Unidos reconoció a la plata coloidal como medicamento seguro, que se puede comprar sin receta médica. Sin embargo, la plata cayó en el olvido debido al rápido desarrollo de la producción industrial de antibióticos.

4. La equinácea

equinacea como un poderoso antibiotico natural

La equinácea se originó en América del Norte. Los nativos americanos siempre habían estado utilizando sus hojas y raíces para curar las heridas de todo tipo. La equinácea previene las infecciones y mejora la inmunidad de tal manera que estimula el cuerpo para producir linfocitos.

Células de linfocitos son las células más pequeña del tejido conectivo, con un papel defensivo que se manifiesta a través de la producción de anticuerpos y la participación a la respuesta inmune. De esta manera la equinácea puede prevenir una enfermedad o acelerar significativamente la recuperación.

No dejes de leer:
Tips para una dieta desintoxicante antiinflamatoria

La echinacea fortalece el sistema inmunológico de una manera natural mediante la prevención de infecciones bacterianas y especialmente virales. Es increíblemente eficaz en la prevención de gripe, fiebre, infecciones del oído y condiciones similares a la gripe.

Existe evidencia sobre su eficacia contra las bacterias extremadamente peligrosas, como el Staphylococcus aureus. Calma los sistemas respiratorio, digestivo y sistema urinario, y también limpia las bacterias, alivia las inflamaciones de la piel, purifica la linfa y fortalece la inmunidad. Sólo unas gotas de su tintura pueden aliviar el dolor de garganta en el mismo comienzo de la inflamación.

Se puede utilizar como una tintura o té.

5. Propóleo

El propóleo es la sustancia resinosa producida durante el proceso de la savia que las abejas recogen de diferentes plantas. Las abejas utilizan el propóleos para mantener la higiene de la colmena – para protegerla de los intrusos, incluyendo infecciones.

Hablando de las colmenas, se les conoce como la zona más estéril en la naturaleza y es todo gracias a los propóleos.

Desde la antigüedad las personas han utilizado el propóleo como un antibiótico natural que protege contra las bacterias y fortalece el sistema inmunológico. Sus efectos beneficiosos se han conocido desde los tiempos de Hipócrates, que lo utilizó para tratar las úlceras y heridas. A diferencia de los antibióticos convencionales, el propóleos también afecta a los virus. Contiene al menos 19 sustancias activas, todas las vitaminas, y 13 de los 14 minerales que tu cuerpo necesita.

Estudios han demostrado que al tomar el propóleo en la temporada de la gripe y el frío puede reducir el riesgo de estas enfermedades en un 53%. El propóleos es eficaz en el tratamiento de la tos, dolor de garganta, sinusitis, y amigdalitis. Crema a base de propóleo es un excelente remedio para las infecciones fúngicas y bacterianas de la piel.

6. La vitamina C

La gente ha sabido durante mucho tiempo sobre las propiedades de la vitamina C y todavía se utiliza con fines preventivos y como uno de los antibióticos naturales más efectivos.

La vitamina C es un antioxidante natural, que desempeña un papel específico en la estimulación del mecanismo defensivo en el cuerpo. Esta vitamina es el rey de la prevención y las personas que lo utilizan disfrutan de sus grandes beneficios en la temporada de gripe y resfriados.

Los científicos llevaron a cabo un número de estudios basados ​​en el efecto de la vitamina C sobre las bacterias y los virus, y los resultados confirmaron que la vitamina C es de los principales cuando se trata de la prevención de infecciones.

Dr. Fred Klenner hizo una interesante investigación mediante la aplicación de vitamina C por vía intravenosa. Su investigación confirmó que la vitamina C no sólo afecta a los virus y bacterias, pero toxinas también (veneno de serpiente). En la epidemia de poliomielitis en Carolina del Norte, el Dr. Klenner curó con éxito 60 pacientes que utilizaron la vitamina C.

12 antibióticos naturales que no necesitan receta

Continuamos con más productos naturales que pueden ser usados como antibióticos naturales por sus beneficiosas propiedades medicinales.

7. Aceite de Orégano

El aceite hecho de hojas de orégano contiene una sustancia llamada curación carvacrol, que tiene fuertes propiedades antibacterianas.
Investigaciones realizadas en la Universidad de Georgetown demostró que el aceite de orégano puede combatir las infecciones con la misma eficacia que los antibióticos convencionales.

Estudios han demostrado que el aceite de orégano destruye hasta el 96% del neumococo, 92% de staphyloccocus, 83% de Streptococcus, y el 78% de la enterococo en el cuerpo.

Por ahora los científicos confirmaron que el aceite de orégano es eficaz en el tratamiento de 25 bacterias diferentes, incluyendo bacterias que han desarrollado resistencia a los antibióticos convencionales, y las bacterias que causan infecciones intestinales, infecciones del tracto urinario, fiebre tifoidea, el cólera, las úlceras y las infecciones de la piel.

No dejes de leer:
Cáncer de próstata y cuáles son sus signos

Su fuerte actividad antiviral protege contra la gripe, resfriados, sarampión y paperas. Reduce la inflamación y el dolor de las heridas de arma blanca y mordeduras de animales, y neutraliza las mordeduras venenosas de las abejas, arañas y serpientes venenosas.
Consulta cómo hacer aceite de Orégano y sus beneficios medicinales

8. Extracto de hoja de olivo

hojas de olivo

La sustancia beneficiosa producida con el procesamiento de hojas de olivo, se llama oleuropeína. Este extracto de hoja de olivo, es conocido por sus propiedades antimicrobianas, que protegen las aceitunas contra patógenos.
Los científicos han probado repetidamente las propiedades antimicrobianas de la oleuropeína, y los estudios científicos sobre su eficacia fueron publicados en muchas revistas médicas.

Este extracto permite luchar contra el efecto dañino de los radicales libres, porque los radicales libres se marcan como la causa principal del envejecimiento prematuro y muchas otras enfermedades.
Las hojas de olivo son un poderoso antioxidante. Ellos tienen un efecto anti-inflamatorio y alivian el dolor. Se recomienda tener un extracto de hoja de olivo en casa, ya que es considerado uno de los antibióticos naturales más eficientes.

9. Astrágalo

El astrágalo (Astragalus membranaceus) es una planta originaria de China, y es menos conocida en todo el mundo.
En Asia, la gente ha utilizado el astrágalo por más de 2.000 años para fortalecer el sistema inmunológico y prevenir la gripe y los resfriados. Esta hierba actúa estimulando la producción de interferón, lo que aumenta la capacidad del cuerpo para combatir infecciones.
El astrágalo tiene efecto antibacteriano y anti-inflamatorio, contiene antioxidantes, fortalece el sistema inmunológico, reduce la presión arterial y previene la diabetes.

10. Té Verde

Beneficios-te-verde

Galato de epigalocatequina (EGCG) es uno de los ingredientes activos contenidos en el té verde. Los estudios han demostrado que es fuertemente eficaz contra ciertas bacterias orales. Ya que es conocido por su increíble habilidad para romper las células de grasa en el organismo, el té verde es un excelente antibiótico natural debe ser parte de su dieta diaria.

11. La Miel de Manuka

Si comienzas a clasificar los más deliciosos y eficaces antibióticos naturales, la miel de Manuka, probablemente sería la principal. Los estudios han demostrado que, en general, la miel tiene propiedades antibacterianas, pero la miel de Manuka es especialmente potente, gracias al ingrediente natural llamado metilglioxal. Afecta una amplia gama de bacterias, incluso aquellas que son resistentes a los antibióticos.

Su aplicación local destruye un número de bacterias patógenas, incluyendo el Staphylococcus aureus. La miel de Manuka también se puede aplicar por vía oral para curar una serie de infecciones bacterianas y para fortalecer el sistema inmunológico.

12. Salvia

Antes de que fueran descubiertos los antibióticos sintéticos, la salvia era el más valioso antibiótico natural. Sus propiedades medicinales son conocidas desde la antigüedad, y en la Edad Media, se creía que la salvia prolongaba la vida. Contiene aceites esenciales, taninos, hierro, calcio, y vitamina A. Es un potente antiséptico, y evita el desarrollo de bacterias, virus, y hongos.

Estos antibióticos naturales son eficientes, pero no olvides de consultar a un especialista para que te indique qué tipo de infección es la que te está afectando y si la gravedad de la misma necesita un antibiótico de acción inmediata.

Nos encontraron buscando:

  • Antibiótico natural
  • Los mejores antibióticos naturales
  • Sustancias antisépticas
  • Poderoso antibiótico natural
  • Como preparar un antibiotico natural

Redacción: Equipo de Vida Lúcida
Imágenes: Shutterstock