Psicología

12 señales de que alguien se está haciendo la víctima

Todos no hemos “hecho la víctima” alguna vez. ¿Cuántos de nosotros han culpado a otro compañero o hermano pequeño por romper algún objeto? Esto es un ejemplo, pero seguramente nos ha sucedido en muchos ámbitos, y es dentro de todo, algo que a todos nos pasa en mayor o menor medida.

hacerse-la-victima

Es necesario comprender que hacerse la víctima es como el consumo de comida chatarra, te hará sentir peor a largo plazo, y esta es la razón de fondo: las personas que creen que son víctimas no pueden confiar en nadie, no pueden relacionarse correctamente ni pueden sanar.

Señales que ponen en manifiesto que alguien se hace la víctima y cómo identificarlo

Estas son algunas señales inequívocas de que alguien se está haciendo la víctima, y aunque es más costoso reconocerlo para uno mismo, será más fácil poder identificarlo en los demás.

1. No asumen la responsabilidad

Esto es un signo clásico del comportamiento de la víctima. Una víctima tiene dificultad para aceptar que contribuyó a un problema y no quiere aceptar la responsabilidad por la circunstancia que sea.

En cambio, si puede señalar con el dedo o simplemente ignorar su papel en la perpetuación del problema. No dicen abiertamente “soy una víctima”, pero en su lugar están indirectamente enviando el mensaje de que son un mártir.

¿Cómo se puede remediar esto? Cada acontecimiento, circunstancia y situación, ofrece a la víctima una oportunidad de crecimiento. No significa que se deba ser completamente responsable de lo ocurrido, pero siempre se puede preguntar si se ha contribuido de alguna manera en el problema. Esta pregunta invita a una persona a ser responsable, madura y cooperativa. Además, ayudará a evitar situaciones similares en el futuro.

2. Se quedan siempre expectantes

Las víctimas creen que están a merced de todo el mundo y todo a su alrededor. Generalmente, una víctima logrará avance o progreso en su vida porque ellos perciben que son impotentes. Como resultado, su vida está estancada. Si fueras a preguntarles por qué, responderian dándote una lista de razones que ellos se han impuesto. El escollo real aquí es que la víctima no generalmente te dirá lo que piensa hacer sobre su falta de progreso en la vida.

¿Cómo se puede remediar este comportamiento victimezco? La víctima necesita entender que los pequeños comportamientos o cambios en su actitud pueden cosechar grandes recompensas. Trata de ayudar a la víctima a hacer una lista de pasos pequeños, alcanzables que pueda tomar hacia una meta en su vida. Es necesario darles responsabilidades y enseñarles a responsabilizarse también.

3. Son rencorosos

A la víctima le gusta quedarse recordando viejos agravios. Lleva éstos alrededor como armas, en caso de que alguien quiera tratar de responsabilizarlos de algo. Alguien que se hace la victima traerá viejos recuerdos y eventos en donde fueron le probablemente heridos, pero los utilizan como razones de por qué no pueden hacer cambios en su actitud, su vida y sus circunstancias en el presente. Estas heridas y rencores sustentan la vida interrumpida de la víctima. .

Se podría considerar que remediar esto es bastante simple. Dejar los rencores, así de simple como suena. La víctima necesita ver que mantener rencores solamente no proporciona nada para cambiar su pasado. La víctima necesita reconocer que liberarse de la culpa es realmente devolverse todo el poder y el autocontrol, lo que significa que ya no necesita sentirse una víctima.

No dejes de leer:
4 conductas que destruyen una relación de pareja

4. Tienen dificultad para ser asertivos

Quienes se hacen la victima no creen que realmente puedan controlar su vida, quienes se hacen la víctima repiten patrones de sumisión y pasividad. Este patrón es perjudicial para la autoestima y el desarrollo personal. La víctima se siente incapaz de romper este patrón y sufre de posible ansiedad o trastornos depresivos.

Para solucionar esto es esencial aprender a ser asertivo, y si bien no es una solución rápida, puedes proponerte o proponer la lectura de libros sobre asertividad. Quizás tome tiempo, pero la práctica y tratar muchas veces puede hacer la diferencia.

5. Se sienten impotentes

Esto podría ser un comportamiento oculto, lo que significa que la víctima no muestra al exterior que se siente impotente. En cambio, la víctima intentará mediante la manipulación coercitiva y solapada conseguir lo que necesita. Seguramente habrás experimentando este tipo de impotencia. Generalmente, la víctima es alguien que sospecha de otros, se siente inseguro y necesita constantemente conocer los últimos chismes.

En primer lugar, no es recomendable jugar con ellos. Mantente alejado del juego de compartir chismes, escuchando sus historias de manipulación, o sus historias de la inseguridad. Hazle saber que estás allí para apoyarlos y escucharlos, pero no para contribuir a su sentimientos de impotencia.

6. No confían en otros

Este problema no es sólo un problema de no confiar en otros. Este es un problema de la víctima por creer quje nadie es confiable. La víctima hace la suposición de que otras personas son exactamente como ellos – poco fiables.

¿Cuál es el remedio aquí? Examinar las pruebas. ¿Todas las personas son poco fiables? Probablemente no. Hay personas confiables en el mundo. Hay personas que quieren lo mejor para ti. Hay personas que quieren ayudarle. Es el trabajo de la víctima comenzar a revisar los viejos supuestos sobre las personas.

7. No saben cuando decir basta

En las relaciones, las víctimas no tienen sentido de límites. No saben cuando decir basta. La víctima necesita comenzar a crear sus propios límites. ¿Cuál es el máximo que están dispuestos a tomar en una relación, o en cualquier situación? Es responsabilidad de la víctima poder decidir estos límites por sí misma.

8. Se meten en discusiones fácilmente

La persona que se está haciendo la víctima tiene problemas para elegir sus batallas. Para ellos, cada batalla es una guerra. Suelen pensar que están bajo ataque todo el tiempo.

Para revertir esto  víctima debe darse cuenta de que una diferencia de opinión o una crítica no es necesariamente acerca de ellos. Muy bien podría ser sobre otra persona o situación. La víctima debe reconocer que tiene una opción sobre si debe entrar en discusiones o suposiciones a cerca de las críticas que percibe en todo y todos.

No dejes de leer:
3 conflictos más comunes en una relación y cómo lidiar con ellos

9. Sienten lástima por sí mismos

Las víctimas tienen el hábito de sentir lástima por ellos mismos. Su espejo refleja a un niño indefenso que no puede defenderse por sí mismo. Dado que otras personas no suelen mostrarles simpatía o empatía, tratan de dárselo a sí mismos, sólo para que puedan parecer inmaduros a los demás. Esto los atrapa aún más en el rol de víctima.

La solución a esto puede ser reconocer que todas las personas tienen días difíciles y experimentan malos acontecimientos. Incluso la gente más afortunada experimenta acontecimientos desafortunados. La víctima debe aprender a evitar pensar que es la única persona en el mundo que tiene experiencias tristes, difíciles o injustas.

10. Ven la vida llena de carencias

Incluso cuando sucede algo bueno, la víctima buscará alguna falta en ello. La víctima se quejará de quejarse y luego se queja de que no puede dejar de quejarse. Es un ciclo mortal.

Contar sus bendicionesdebe ser un ejercicio hacia la sanación de su conducta. La víctima tiene que atesorar estas bendiciones y desarrollar un nuevo hábito de ser positivo y optimista. Ellos deben aspirar a ser la persona más agradecida y esperanzadora que puedan ser.

11. Piensan que son perfectos

Irónicamente, cuando hay una posibilidad de que una víctima pueda ser atrapada en un error, de repente se convierten en perfecto. Esta arrogancia y narcisismo cierran a la víctima de tener relaciones verdaderamente confiables y cooperativas.

Deben quitar la palabra “perfecto” de su vocabulario, y aceptar que son humanos y no son perfectos. De hecho, la víctima necesita darse cuenta de que cuanto más se hagan cargo de sus errores y defectos, más los demás gravitarán hacia ellos.

12. Cortan a la gente de su vida

“Fue suficiente – está fuera de mi vida para siempre!” Si has oído esa declaración antes y no era una referencia de situación realmente peligrosa o abusiva, entonces estás tratando probablemente con una víctima. Más bien, esta declaración se hizo probablemente en referencia a los comportamientos cotidianos y los problemas de relación que la víctima encuentra desafiantes. En respuesta a esto, su estrategia por defecto es cortar a la gente de sus vidas. Este comportamiento altamente emocional, crea relaciones caóticas.

Solución a esta conducta es que, en el momento que se quiere mandar a la gente fuera de su vida para siempre, mejor parar y respirar. Detener la charla del cerebro por un momento. Dar un paseo.

La víctima necesita reconocer su patrón de cortar a la gente. Cortar a la gente por lo general no conduce a la resolución de problemas y conflictos. Siempre podrían adoptar un enfoque diferente, más positivo, como dejar que la gente conozca sus sentimientos en su lugar.

Al final, la víctima terminará enfrentando consecuencias dolorosas en su vida y relaciones si no cambian su comportamiento.

Como con la mayoría de las cosas en la vida, hay opciones alternativas, sólo tenemos que estar dispuestos a buscarlas y hacer un comienzo.