Salud

13 signos de advertencia de cálculos renales

Alrededor del 13 por ciento de los hombres y el 7 por ciento de las mujeres tan sólo en EU tendrá cálculos renales en algún momento durante su vida. Si has tenido cálculos renales, es una experiencia que probablemente no deseas repetir.

cálculos renales

El dolor asociado con los cálculos renales puede ser insoportable y puede, en algunos casos ocasionar que la persona sea enviada a la sala de urgencias en busca de tratamiento. Aunque la mayoría de los cálculos renales salen por sí solos sin daño duradero, si no se hacen cambios, pueden ocurrir dentro de cinco años de nuevo, en hasta un 50 por ciento de las personas.

¿Qué son exactamente los cálculos renales?

Los cálculos renales son típicamente masas de minerales, calcio y oxalato, que se alojan en el tracto urinario. Por lo general, los compuestos de la orina inhiben la formación de estos cristales.

Algunas personas forman piedras cuando su orina contiene más sustancias en forma de cristal, como el calcio y ácido úrico, que fluido disponible que pueda diluir. Si la piedra es lo suficientemente amplia como para causar obstrucción o irritación, dolor severo es típicamente el resultado. El dolor puede desplazarse a diferentes lugares y cambiar en la intensidad mientras las piedras se mueven. Otros síntomas de los cálculos renales incluyen:

  • Dolor intenso en el costado y la espalda, debajo de las costillas
  • Dolor al orinar
  • Náuseas y vómitos
  • Fiebre y escalofríos si está presente una infección
  • El dolor se extiende a la parte baja del abdomen y la ingle
  • Orina de color marrón, rosa o rojo
  • Necesidad persistente de orinar
  • Orinar pequeñas cantidades
  • Dolor que viene en olas y fluctúa en intensidad
  • Orina turbia o con mal olor
  • A menudo orinar más de lo habitual

13 signos de advertencia de cálculos renales

¿Qué es lo que hace que unas personas sean más propensas a otras a desarrollar cálculos renales? Existen algunos riesgos para tener en cuenta.

1. No hay suficiente calcio

La mayoría de los cálculos renales están hechos de calcio, por lo que parecería que si se consume demasiado podría ser problemático. Sin embargo, es todo lo contrario, las personas que comen una dieta baja en calcio son más propensos a desarrollar cálculos renales que aquellos que consumen más de calcio.

Resulta que el calcio en el tracto digestivo se une a sustancias químicas llamadas oxalatos de los alimentos, lo que les impide entrar en el torrente sanguíneo y tracto urinario en donde pueden formar cálculos renales.

Es importante tener en cuenta que, es el calcio de los alimentos es lo que es beneficioso – no el calcio, que se ha encontrado en el organismo en grandes cantidades, que en realidad aumenta el riesgo de cálculos renales en 20 %.

2. Obsesión por los vegetales verdes

oxalato cálculos renales

Las verduras de hoja verde, particularmente las espinacas son ricas en oxalatos. Estos productos químicos se unen con el calcio y deben excretarse a través del tracto urinario, pero si las concentraciones son elevadas, pueden llegar a concentrarse en la orina y formar cálculos renales.

Las verduras de hoja verde son de los alimentos más saludables, pero si estás en una lucha con los cálculos renales, es posible que desees cambiar los vegetales altos en oxalato como la espinaca, por opciones con menos oxalato, como la col rizada.

3. Demasiada sal procesada

La sal, especialmente variedades naturales no procesadas, ha sido injustamente etiquetada como una fuente de enfermedades crónicas. Sin embargo, la ingesta de sodio en exceso, es la que puede incrementar la cantidad de calcio excretado por los riñones, y a su vez puede aumentar el riesgo de cálculos renales.

No dejes de leer:
Agua vitaminada hecha en casa

No tienes porqué rehuir de una pizca de sal sin procesar agregada a tus comidas. Más bien, cortar los alimentos procesados en su mayoría, que es donde está la sal más procesada oculta.

4. Muy pocos cítricos (y verduras de todo tipo)

Las frutas cítricas contienen citrato, un compuesto que puede reducir tu riesgo de cálculos renales. Simplemente añadiendo un chorrito de limón o lima al agua puede ser útil, aunque puedes aumentar la ingesta de frutas y verduras.

El magnesio también juega un papel importante en la absorción y asimilación de calcio de tu cuerpo. Por ejemplo, si consumes demasiado calcio sin magnesio el adecuado, el exceso de calcio puede llegar a ser tóxico para la salud y contribuir a condiciones de salud como los cálculos renales.

5. Demasiado té helado

té negro cálculos renales

El té negro es una fuente rica en oxalato, por lo que el consumo excesivo puede aumentar el riesgo de formación de cálculos. A principios de este año, el New England Journal of Medicine informó el caso de un hombre de 56 años de edad, que estaba bebiendo 16 vasos de ocho onzas de té helado diarios. Fue internado en un hospital por insuficiencia renal y se encontró que tenía abundantes cristales de oxalato de calcio en su orina.

6. Beber sodas

Beber refrescos se asocia con cálculos renales, posiblemente porque el ácido de fósforo que contiene acidifica la orina, que promueve la formación de cálculos. Además, un estudio encontró que beber gaseosas exacerba las condiciones en la orina que llevan a la formación de oxalato de calcio.

El azúcar, incluyendo a la fructosa,(y al jarabe de maíz de alta fructosa), es también muy problemática. Una dieta alta en azúcar puede prepararte para los cálculos renales, ya que el azúcar altera las relaciones de minerales en tu cuerpo al interferir con la absorción de calcio y magnesio.

El consumo de azúcares poco saludables y refrescos gaseosos en la infancia, es un factor amplio de por qué los niños tan jóvenes como de 5 años de edad están desarrollando cálculos renales. El azúcar puede aumentar el tamaño del riñón y producir cambios en el riñón, tales como la formación de cálculos renales.

7. Tus padres

Si tienes antecedentes familiares de cálculos renales, tu riesgo se incrementa también. Se cree que la incapacidad para absorber eficientemente oxalato puede ser un rasgo hereditario.

8. Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)

Si tienes EII, incluyendo la enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa, estás en un mayor riesgo de tener cálculos renales. Esto podría ser porque tal condición provoca diarrea a menudo, que a su vez aumenta el riesgo de deshidratarse – un factor de riesgo para los cálculos renales.

9. Recurrentes infecciones del tracto urinario (ITU)

cálculos renales infección

Recurrentes infecciones del tracto urinario puede ser un signo de un cálculo renal en algunos casos, ya que las piedras pueden bloquear el flujo de orina dando lugar a infecciones urinarias. Si tienes infecciones urinarias frecuentes sin causa, deberías hacerte revisar de cálculos renales (que es posible que los tengas sin saberlo).

No dejes de leer:
Qué es un colónico los pros y contras de la hidroterapia de colon

10. Abuso de laxantes

El uso excesivo de laxantes interfiere con la capacidad del cuerpo para absorber y utilizar los nutrientes a tu favor, y puede llevar a un desequilibrio electrolítico aumentando tu riesgo de cálculos renales. El abuso de laxantes puede provocar deshidratación, otro gatillo para los cálculos renales.

11. Medicamentos para la migraña

El medicamento para la migraña llamado topiramato (Topamax) aumenta los niveles de pH en el tracto urinario, que puede conducir a un mayor riesgo de piedras en el riñón.

12. La obesidad

Se cree el exceso de peso puede llevar a cambiar el tracto urinario (por ejemplo, el pH urinario) que promueven la formación de cálculos renales.

13. Cirugía

Deberías tener en cuenta que a pesar de que la obesidad aumenta el riesgo de cálculos renales, la cirugía que altera el tracto digestivo, en realidad los hace más comunes. Después de este tipo de cirugía, los niveles de oxalato son típicamente mucho más superiores (el oxalato es el más común tipo de cristal de cálculos renales).

Cuál es el factor principal de riesgo de contraer cálculos renales

No beber agua

El factor de riesgo número uno de los cálculos renales es no estar bebiendo suficiente agua. Si no estás bebiendo la suficiente agua, tu orina tiene mayores concentraciones de sustancias que pueden formar piedras. De acuerdo a recientes directrices emitidas por el Colegio Americano de Médicos (ACP), una de las estrategias más sencillas que puedes tomar para evitar los cálculos renales, es beber más agua.

La orina tiene diversos residuos disueltos en ella. Cuando hay demasiado desperdicios en muy poca, los cristales comienzan a formarse. Los cristales atraen otros elementos y se unen para formar uno más sólido que se hará más grande a menos salga fuera del cuerpo con la orina. En la mayoría de la gente, tomar suficientes líquidos hace que se deje de formar una piedra.

La National Kidney Foundation recomienda beber más de 12 vasos de agua al día, y señalan que una manera sencilla de saber si estás bebiendo suficiente agua es comprobando el color de la orina: una de color amarillo pálido es ligera; una orina más oscura es más concentrada. El requerimiento de agua de cada persona es diferente, dependiendo de su nivel de sistema y de la actividad, el objetivo es simplemente mantener tu orina de color amarillo pálido y con eso estás recorriendo un largo camino hacia la prevención de cálculos renales.

beber agua para disolver cálculos renales

La prevención es, como mucho, preferible que estar sufriendo por episodios de cálculos renales. Estate seguro de que estás bebiendo mucha agua, en primer lugar. Comer bien, incluyendo muchas verduras y evitar refrescos gaseosos y alimentos ricos en fructosa, como los alimentos procesados.

Consumo de fructuosa

Comer demasiada fructosa se correlaciona con aumento de riesgo de desarrollar cálculos renales. La fructosa se puede encontrar en el azúcar de mesa y el jarabe de maíz de alta fructosa de las gaseosas y muchos productos endulzados procesados En algunos individuos, la fructosa puede ser metabolizada en oxalato.

Por último, debes saber que hacer ejercicio regularmente es muy importante. Incluso ejercicio en bajas cantidades puede ser beneficioso para la reducción del riesgo a contraer piedras en el riñón riesgo.

Redacción de Vida Lúcida
Imágenes de shutterstock