Psicología Relaciones de pareja Superación

3 conflictos más comunes en una relación y cómo lidiar con ellos

Los conflictos más comunes en una relación de pareja

Las relaciones siempre tienen altas y bajas, y los conflictos son parte de ellas. Pero muchas veces estos “conflictos” terminan por hacer sucumbir la relación y casi siempre por no saber cómo lidiar con ellos. A continuación veremos los 3 conflictos más comunes en una relación y cómo lidiar con ellos.

Los conflictos más comunes en la pareja

Si bien todas las parejas pueden presentar diferentes conflictos dependiendo de múltiples factores, existen 3 principales conflictos que pueden ser considerados los de mayor trascendencia y los que suelen determinar la continuidad de una relación fructífera, presta atención a ellos y también descubre cómo puedes solucionarlos.

Perseguir distintos objetivos

Este suele ser el conflicto más común en las relaciones; por ejemplo uno en la relación es ahorrativo y el otro no; a uno le interesa tener hijos y al otro no, y así la lista podría ser muy amplia. Sin embargo la diferencia de objetivos es natural en una relación, cualquiera que sea puesto que se forma por dos personas que no pueden ni deben ser iguales en todo, sino saber aprender a vivir juntos con esas diferencias normales.

En este caso el camino más sencillo para lidiar con este conflicto es el diálogo sincero y establecer las prioridades en común; buscar un equilibrio emocional para que no existan perdedores, sino dos ganadores. Hay que sacar a relucir el afecto que existe entre ambos, esta es la piedra angular de la relación y debe estar latente en todo el proceso. Llegar a un acuerdo de qué es lo más importante para los dos.

No dejes de leer:
Emociones y pensamientos negativos y sus efectos en el cuerpo

Probablemente alguien deba ceder más que el otro y se tenga que hacer algunos acuerdos por el bien común, explorar los pros y los contras de ambas partes para llegar a una en posición en donde ambos estén de acuerdo o que los objetivos de uno no afecten a los objetivos del otro.

Los celos

Dicen que los celos en la relación son los que ponen la “pimienta”. Pero la mayoría de veces los celos se escapan de las manos y toman magnitudes que llevan a la relación a conflictos interminables y hasta irreconciliables.

La base de cada relación es la confianza, y los celos son probablemente todo lo contrario. Este es un tema que se debe establecer y aclarar desde la primera vez que sucede, ya que si no se llega a aclarar,  se convertirá en una bola de nieve que crece con el paso del tiempo y puede llegar a ser muy nociva. Cómo la mayoría de los conflictos, se soluciona con el diálogo, pero en este caso se debe establecer normas y límites, quizás un poco de celos estén bien, pero fácilmente se puede salir de la manos la situación. Recuerda que los celos no sólo son siempre por otra persona, también los hay profesionales, por temas económicos y hasta con demás miembros de la familia.

No dejes de leer:
Llorar es bueno

Las diferencias (grandes y pequeñas)

Esta es la principal causa de los conflictos en las relaciones, pero felizmente es la más sencilla de solucionar si existe voluntad de ambas partes. Es obvio que existan diferencias en una relación, se podría decir que es hasta normal. El día a día y la cotidianidad hace que nazca más de un roce que termine en conflicto. Muchas veces las suma de pequeñas diferencias desata una guerra insostenible en la relación.

En la relación existe la confianza y experiencia suficiente para saber cuáles son esas diferencias que detonan los conflictos, pero quizás no basta con evitarlos. En estos casos buscar el equilibrio es fundamental para limar las asperezas y pasar por alto esas diferencias. La comunicación también es una arma fundamental para combatir este conflicto, decir que es lo que te molesta del otro y buscar un punto medio para evitar peleas puede ser la solución más sencilla.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida