Consejos Salud

5 alimentos que debes eliminar si sufres de tiroides

La glándula tiroides es una glándula endocrina, situada justo debajo de la nuez de Adán, junto al cartílago tiroides sobre la tráquea, y está formada por dos lóbulos en forma de mariposa a ambos lados de la tráquea, ambos lóbulos unidos por el istmo. Esta glándula regula el metabolismo del cuerpo y regula la sensibilidad del cuerpo a otras hormonas.

La tiroides participa en la producción de hormonas, especialmente tiroxinas. Estas hormonas regulan el metabolismo basal y afectan el crecimiento y grado de funcionalidad de otros sistemas del organismo. La tiroides es controlada por el hipotálamo y la glándula pituitaria o hipófisis.

Las hormonas tiroideas ayudan al cuerpo en el metabolismo a utilizar energía, mantener la temperatura corporal y a que el cerebro, corazón, músculos y que otros órganos funcionen normalmente.

Esta condición debe ser diagnosticada por un médico quien debe evaluar al paciente para determinar el origen de esta afección y el tratamiento adecuado. Además del tratamiento médico, incluir el ejercicio a la rutina diaria del paciente y realizar cambios en la dieta, pueden mejorar de forma importante la calidad de vida de los pacientes con esta condición, además de ayudar a tratar la tiroides de manera natural.

Hay nutrientes que por más saludables que sean no están recomendados cuando se sufren ciertas enfermedades. Para que te sientas bien, especialistas recomiendan evitar ciertos alimentos que inhiben la capacidad de absorber las hormonas de reemplazo, que regulan la función tiroidea.

No dejes de leer:
Cómo recuperarse rápido de una gripe o una recaída

El grupo de alimentos que no está recomendado para este trastorno es aquel que se denomina bociógenos. Es decir, los que afectan la producción hormonal de las glándulas tiroides. Evitarlos es muy importante para intentar esquivar la obesidad, algo recurrente en estos casos.

Alimentos no recomendados si tienes tiroides

La dieta para pacientes con este padecimiento debe incluir alimentos bajos en yodo, pues la presencia excesiva de este mineral influye en la aparición de este trastorno, además de contar con ingredientes que favorezcan la disminución de la hormona tiroidea. Por ello, entre las opciones que debes evitar destacan:

plato con sojas que es mejor evitar si tienes tiroides

  1. La soya: Se recomienda moderar o limitar el consumo de soya porque contiene fitoestrógenos de origen vegetal. Estos alteran la función de la tiroides.
  2. El brócoli: la digestión de este vegetal podría bloquear la capacidad del tiroides para absorber yodo, que esencial para la función normal de la tiroides.
  3. El gluten: irrita el intestino delgado y dificulta la absorción de los medicamentos de reemplazo de la hormona tiroidea. Esta es una proteína que se encuentra en alimentos procesados a base de trigo, cebada, centeno, entre otros.
  4. El azúcar: se deben evitar los alimentos con cantidades excesivas de azúcar porque aportan gran cantidad de calorías sin nutrientes. Lo mejor es reducir la cantidad o intentar eliminar por completo de la dieta.
  5. La fibra: aunque es esencial para la buena alimentación, se sugiere que los adultos consuman entre 20 a 35 gramos al día, si se excede esta recomendación podría alterar el trabajo del sistema digestivo.
No dejes de leer:
Peligros para la salud con el uso de agua potable o embotellada.

Ahora que sabes que alimentos evitar ten en cuenta algunos que se destacan por sus propiedades para activar el metabolismo, estimulando el funcionamiento de la glándula tiroides.

El ajo es muy rico en yodo y selenio, dos elementos esenciales para la función tiroidea y acelera el metabolismo. Por otra parte, las algas son uno de los alimentos más ricos en yodo. Ideal para tu dieta si sufres de esta enfermedad. Por último, los suplementos de yoduro de potasio sirven para regular la función de la glándula tiroides. Nueces, que ayudan a controlar la producción de la hormona tiroidea.

El rábano, que también inhibe la absorción de yodo y controla la producción de esta hormona. Añadir a la dieta frutas frescas, especialmente naranja, uva, ciruela, melón y limón, también son buenos los alimentos ricos en litio como los espárragos, la cebolla, las patatas o las endivias, no podemos olvidar las carnes como el pollo, el pavo, el pescado o la ternera ni los huevos así como verduras crudas como las zanahorias.

Si sufres de esta enfermedad o estás en tratamiento recuerda que la alimentación es esencial para sentirte bien. No olvides es importante que después de iniciar un tratamiento debes continuar con chequeos frecuentes para cerciorarte de su eficacia y mantenerte en lo más saludable posible.

Comparte esto: