Depresión Psicología Salud emocional

5 maneras de ayudar a alguien con depresión juvenil

Los padres de hijos adolescentes cada vez se preocupan más por los altos índices de suicidio que existen entre los jóvenes. Están comprensiblemente preocupados por su adolescencia. Quizás te estés preguntando ¿cómo podrías ayudar a tu hijo adolescente a navegar mejor las aguas traicioneras de la adolescencia? En este artículo te mostramos muy buenas maneras de ayudar a los jóvenes con depresión.

Chica joven con trastorno de depresión juvenil

Afortunadamente, los científicos que estudian la depresión juvenil tienen algún consejo preliminar. Al mirar los nuevos descubrimientos en neurociencia, así como otros datos de investigación, los científicos están enfocándose en una mejor comprensión de los impactos que la depresión tiene en los adolescentes y cómo prevenirlos. Estas son algunas de las sugerencias que salen de la ciencia:

¿Cómo ayudar a una persona triste?

Si te has preguntado ¿cómo ayudar a una persona con depresión y ansiedad? O ¿cómo ayudar a una persona deprimida por amor?, la verdad es al igual que los adultos, los adolescentes a menudo tienen que hacer frente a situaciones sociales cambiantes. Por ejemplo, amistades emocionales difíciles, relaciones románticas que se degeneran, decepciones en su trabajo, el estrés académico o los procedimientos de admisión a la universidad son situaciones que pueden contribuir a la depresión de una persona.

Sin embargo, aunque el cerebro está diseñado para realzar las emociones durante la adolescencia, hacer frente a estos retos puede ser particularmente difícil, es por eso que los adolescentes son más propensos a sufrir depresión juvenil. Es importante saber que estos consejos también son útiles para ayudar a tu pareja con depresión. Estos son:

1. Proporcionar calor, cuidado y  apoyo continuos

Los padres pueden pensar que tienen poco que ofrecer a los adolescentes; pero estudios recientes sugieren que son ellos quienes pueden sacar al joven de la depresión. De hecho, estos juegan un papel indispensable para que su hijo salga de la depresión.

Según el neurocientífico en desarrollo humano Ron Dahl, la mejor manera de ayudar a guiar a tus hijos adolescentes es proporcionándoles un apoyo apropiado, ¿qué quiere decir esto? Veamos.

Algunas de las maneras en las que mostramos apoyo son las siguientes:

  • Mostrar empatía.
  • Indagar con tacto en lugar de hacer preguntas directas.
  • Tratar de comprender en lugar de corregir.
  • Ser gentil cuando las palabras y las acciones de tu hijo no coinciden con la respuesta esperada.
  • Mostrar el apoyo necesario a su creciente autonomía.

Una combinación de calor humano junto a los límites adecuados, así como la búsqueda de lo positivo en el joven, es la mejor manera de ayudar a evitar la depresión juvenil.

No dejes de leer:
Cómo saber aprovechar los errores para llegar al éxito

2. Mantén la calma

Una madre intentando ayudar a su hija con depresión

Los padres también pueden ayudar a sus hijos a través del entrenamiento emocional. De acuerdo con Christine Carter, esto es posible mediante la aceptación de los sentimientos en nuestros adolescentes. Algunos estudios recientes sugieren que mostrarle atención genuina al joven, así como una conciencia sin prejuicios de las propias emociones presentes, pensamientos y experiencias puede ayudar a los padres a mantener la calma en la interacción con los adolescentes, lo que ayuda a estos a evitar la depresión, la ansiedad y el consumo de drogas (que ha sido directamente vinculado a la depresión).

3. Fomentar relaciones positivas con sus compañeros

Un estudio reciente encontró que los adolescentes con al menos un amigo cercano eran más resistentes psicológicamente, porque la amistad les ayudó a hacer frente a los contratiempos emocionales en formas más saludables. Otros estudios han demostrado que las amistades de alta calidad y ser parte de un público social, proporcionan beneficios, incluyendo no sólo menos depresión y ansiedad, sino que también fomentan relaciones de calidad entre adultos.

La investigación longitudinal sobre la salud mental de los adolescentes sugiere que no se debe cuestionar las amistades de nuestros adolescentes o desalentar su vinculación en grupo.

4. Alentar a los adolescentes a buscar el propósito en la vida

A medida que los adolescentes ponen su esfuerzo en sobresalir en el trabajo escolar y actividades después de clases, es importante que esas actividades tengan algún significado personal para ellos, en lugar de servir como información de relleno.

La investigación muestra que tener un sentido de propósito en la vida, o incluso la búsqueda de una sola ventaja es beneficiosa para los adolescentes, especialmente a medida que envejecen. En un estudio por Kendall Bronk y sus colegas, se señaló que el propósito en todos los grupos de edad, se asoció con una mayor satisfacción en la vida y la esperanza, incluidos los adolescentes.

5. Trabajar para cambiar el entorno escolar

Queremos lo mejor para nuestros hijos; pero algunas de l

as cosas que pueden influir más allá del alcance de nuestros propios cambios en la familia, es la escuela. Por ejemplo, podrían conducir a una mejor salud psicológica para los adolescentes.

Por ejemplo, a la luz de las investigaciones se muestra que los adolescentes que se ven privados de sueño, les va peor en la escuela y tienen una mayor probabilidad de desarrollar depresión. Además, los padres que insisten en que las escuelas proporcionen alimentos saludables a los estudiantes, aseguran que sus hijos tendrán una buena nutrición necesaria para evitar problemas de salud mental en el camino.

Joven adolescente con depresión

Otras maneras en que puedes ayudar a tu hijo adolescente:

Proporcionándole comidas nutritivas y equilibradas. Asegúrate de que tu hijo esté recibiendo la nutrición que necesita para una salud cerebral óptima y apoyo para el estado de ánimo: cosas como grasas saludables, proteínas de calidad y productos frescos. Comer un montón de alimentos azucarados, almidonados, procesados, llenos de grasa trans, no va a ayudarle para conseguir un cerebro y por lo tanto, cuerpo, feliz.

No dejes de leer:
10 señales de que la culpa no te deja ser feliz

Anímalo a dormir mucho si no está siendo su hábito. Los adolescentes necesitan más sueño que los adultos para funcionar de manera óptima, hasta 9-10 horas por noche. Asegúrate de que tu hijo adolescente no se quede despierto hasta muy tarde.

Establece límites en el tiempo con la computadora o teléfono celular. Los adolescentes suelen estar en línea para escapar de sus problemas, pero el uso excesivo de la computadora sólo aumenta su aislamiento, haciéndolos más deprimidos. Cuando el tiempo de la pantalla sube, la actividad física y el tiempo real con los amigos disminuye. Ambos son una receta para el empeoramiento de los síntomas.

Promueve en él el voluntariado. Hacer cosas para los demás es un poderoso antidepresivo y estimulante de la autoestima. Ayuda a tu hijo a encontrar una causa en la que esté interesado y eso les da un sentido de propósito. Si entras también tú como voluntario con ellos, también puede ser una buena experiencia de unión.

¿Cómo sacar a una persona de la depresión?

Contribuyes a que tu hijo salga de la depresión al no desesperarte porque este tenga “demasiados” amigos y al permitirle comprender que la toma de riesgos en las relaciones es parte del crecer. Los padres pueden encontrar tiempo para hablar con sus hijos sobre lo que significa ser un buen amigo y un socio romántico reflexivo, así también como la manera de protegerse a sí mismos si una relación se vuelve amarga.

Al ser tú un modelo a seguir para tu hijo, la forma en como negocias las diferencias con las amistades puede ayudar a tu hijo a ver que las relaciones no siempre tienen que ser perfectas, y que una estrecha amistad puede durar toda la vida.

Sugerencias

Bronk sugiere que los padres necesitan involucrar a sus adolescentes haciéndoles preguntas de composición abierta sobre lo que les interesa y luego de escuchar atentamente sus respuestas, evaluarles con el fin de saber si lo que dicen es lo que verdaderamente sienten.

Comparte esto: