Bajar de peso

5 señales de que estás perdiendo grasa y no sólo exceso de agua

Cuando sientas que es el momento de perder un poco de peso, la dieta y el ejercicio son el camino que seguir. Y puede ser emocionante ver cómo estás desapareciendo kilos en la báscula, pero desafortunadamente, subirse a ella no siempre te dirá exactamente lo que necesitas ver. Puedes estar perdiendo peso, pero no significa que estés perdiendo grasa – es sólo el peso del agua. Cuando esto sucede, puedes ver la báscula ir hacia adelante y hacia atrás entre el aumento de peso y la pérdida de peso. Tratar de averiguar si estás realmente en tu camino hacia tu meta de peso puede ser una experiencia frustrante.

perdiendo peso

5 señales de que estás perdiendo grasa y no sólo exceso de agua

Por suerte, hay algunos consejos y trucos para averiguar si estás perdiendo grasa o peso real, o simplemente estás perdiendo peso de agua.
Estas son 5 señales de que está perdiendo peso real.

1. Considera la última vez que te pesaste

Si te pesaste al principio del día, y perdiste unos cuantos kilos de la noche a la mañana, podría ser sólo que eliminaste el peso del agua. El peso real no se perderá de la noche a la mañana, pero es definitivamente posible que tu cuerpo pueda arrojar hasta 2.5 kilos en peso de agua. Para asegurarte de que realmente estás perdiendo grasa también, considera pesarte semanalmente en lugar de todas las noches.

Tu pérdida de peso o ganancia será más precisa, en lugar de tener a tu báscula engañada registrando sólo el peso de agua durante la noche.

2. Tu pérdida de peso está estable

El peso del agua tiende a fluctuar. Si has perdido 2 kilos durante la noche, y luego las ganaste de nuevo al final del día, lo más probable es que no estés lidiando con la pérdida de peso real. La pérdida de peso real es más estable, y sólo mostrará fluctuación en términos de gramos en lugar de las grandes cantidades que la pérdida de peso de agua puede mostrar.

No dejes de leer:
Cómo usar el jengibre para combatir la grasa abdominal

Para asegurarte de que estás sacando el máximo partido en sus sesiones de peso con la báscula, trata de pesarte en la mañana justo después de despertar, antes de desayunar. Asegúrese de que ya hayas ido al baño. Esto mostrará un número más cierto en términos de tu pérdida de peso real.

3. Te sientes con más energía

Con una pérdida de peso incluyendo grasa y no sólo agua, viene más energía. Si estás perdiendo peso real y no sólo el peso del agua, sentirás una energía explosiva, así como un cambio en la duración de esa energía.

Dado que el peso del agua es sólo una fluctuación de agua en tu cuerpo y no de grasa, no sentirás ningún cambio significativo en tus niveles de energía si la única cosa que es fluctuante es si has ido o no al baño o estás deshidratada. Cuando la verdadera pérdida de peso comienza a suceder, definitivamente te vas a sentir más enérgico.

perdiendo grasa y no sólo agua

4. Te sientes más fuerte

El peso fluctuante del agua no va a tener ningún efecto en tu capacidad de realizar tareas físicas. Una vez que comiences a perder peso real o que estés perdiendo grasa, encontrarás que eres capaz de permanecer con más ganas de hacer las cosas durante períodos de tiempo más largos de lo que podías antes, o caminar por más tiempo, o correr mejor.

No dejes de leer:
Ejercicios en casa para bajar de peso y tonificar en 10 semanas

La fuerza viene en varias maneras, y una vez que empieces realmente a perder peso, encontrarás fuerza donde menos lo esperas. Las tareas que parecían tomar mucha de tu fuerza y energía ahora serán más fáciles de completar, como subir escaleras o ir a correr.

5. Tu ropa empieza a quedarte grande

Dado que el peso del agua tiende a fluctuar, no notarás si tu ropa es un poco más floja de lo normal, porque el peso del agua no afectará realmente cómo se ajusta tu ropa en tu cuerpo. Cuando comienzas a perder peso real, lo notarás en tu ropa inmediatamente. Bajarás una talla de pantalón o vestido cuando el peso real comienza a salir. Este es el mejor indicador de que el peso que estás perdiendo no es el peso del agua.

El seguimiento de tu progreso de pérdida de peso puede ser frustrante y emocionante. Ser capaz de saber cuándo es realmente una pérdida de peso o sólo una pérdida de agua, puede ayudar a que la frustración no se vuelva demasiado abrumadora. Mantente atenta con los indicadores que te muestran que tu pérdida de peso es genuina, y que no es que tu cuerpo sólo sufrió una importante eliminación de agua, que, en ese caso, debes revisar que no haya dejado una deshidratación que pueda afectar tu salud.

Mantén un diario fotográfico de tu progreso para que puedas mirar hacia atrás a través de los meses y semanas y ver la diferencia visible desde el principio, a la mitad y al final de tu fantástico viaje de pérdida de peso. ¡Buena suerte!

Comparte esto: