Obesidad Salud

6 problemas digestivos que te pueden estar haciendo engordar

Cuando todo fluye suavemente, la vida es buena. Y no sólo estamos hablando de amanecer con un pelo hermoso o de una presentación impecable en el trabajo. Tu aparato digestivo también cuenta. Pero cuando está fuera de control, podría afectar hasta tu peso. Sigue leyendo para conocer algunos de los problemas digestivos que te pueden estar haciendo engordar y no tenías pista alguna de ello.

engordar

Los problemas gastrointestinales y digestivos pueden tener un gran efecto en la forma en que comemos y en cómo nuestros cuerpos absorben y digieren los alimentos, lo que nos hace ganar o perder peso. La mayoría de los problemas digestivos tienden a causar pérdida de peso por la mala absorción de los alimentos, pero hay algunas situaciones en las que nuestra salud intestinal, puede contribuir al aumento de peso.

Problemas digestivos que te pueden estar haciendo engordar

Si estás aumentando de peso y realmente no estás seguro de por qué, uno de estos seis problemas digestivos comunes podría ser el culpable.

1. Enfermedad del reflujo ácido

También conocida como enfermedad de reflujo gastroesofágico (GERD), esto causa una sensación de ardor doloroso, o acidez estomacal, en el pecho inferior cuando el ácido del estómago sube de nuevo al esófago. Y para las personas que sufren de él, el término “alimento cómodo” adquiere un significado nuevo porque el acto de comer puede ayudar realmente a reducir dolor.

Comer proporciona un alivio temporal, ya que tanto la comida que estás comiendo, como la saliva al mascar, realmente neutraliza el ácido. ¿El único problema? Una vez que la comida ha sido digerida, todos los síntomas – hinchazón, náuseas e hipo que no desaparecen – tienden a regresar, y por lo general son más agresivos debido a la producción de ácido de rebote. Pero debido a que la gente quiere ayuda, es fácil ser absorbida por un peligroso ciclo de comer en exceso, lo que lleva al aumento de peso.

No dejes de leer:
Como tratar el reflujo ácido con bicarbonato de sodio

2. Úlceras

Estas úlceras incómodas, también conocidas como úlceras duodenales, generalmente se desarrollan en el revestimiento del estómago o del intestino delgado, y generalmente es debido a la producción de ácido en exceso. Y al igual que con la ERGE, comer alimentos puede mejorar los síntomas dolorosos – incluyendo hinchazón y náuseas constantes – porque temporalmente se recubre la úlcera con un revestimiento protector y neutraliza el ácido del estómago. Y, para volver a afirmar lo obvio, si estás comiendo con más frecuencia, las calorías en exceso, puede conducir al aumento de peso. Se aconseja no tomar medicamentos del tipo antiinflamatorios no esteroideos o analgésicos AINE, como ibuprofeno o aspirina, ya que podrían causar sangrado interno y poner en peligro la vida de las personas con úlceras.

No dejes de leer:
Causas y remedios naturales para el reflujo ácido y úlceras

3. Estreñimiento

Cuando estás parado, esa sensación pesada que tienes puede ser un aumento de peso. Pero hay buenas noticias: tu cuerpo no está realmente absorbiendo más calorías, así que, lo que te pasa, no es tanto un verdadero aumento de peso sino una retención extra de materia fecal, que es lo que podría estarte haciendo engordar, sin mencionar que el estreñimiento incluso, podría ser el culpable de no estarte dando la motivación para ir al gimnasio. Más bien, es más probable que esta condición te esté haciendo sentir lento y pesado. Apégate a una dieta equilibrada diaria de alimentos enteros que tengan al menos, 25 a 30 gramos de fibra, mantente bien hidratado (trata de beber de uno a dos litros de agua al día), y haz ejercicio regularmente.

No dejes de leer:
Estas bebidas contrarrestan tu estreñimiento al instante

4. Crecimiento excesivo de bacterias

Este no es tan brusco como suena. Básicamente, tu intestino contiene bacterias buenas y malas, e investigaciones muestran que, las bacterias buenas desempeñan un papel crucial en la salud total reduciendo la inflamación y manteniendo el peso bajo control. El problema ocurre cuando la cantidad de bacterias aumenta, o también cuando baja. Cuando eso sucede, lo que se conoce como Sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado (SIBO) puede ocurrir, y puede estarte haciendo engordar de dos maneras.

el sobrecrecimiento bacteriano está haciendo engordar

En primer lugar, las bacterias podrían producir gas metano, lo que ralentiza la función general del intestino delgado, permitiendo que las vellosidades intestinales – pequeñas proyecciones parecidas a los dedos en el revestimiento del intestino – absorban más calorías por mordida. En otras palabras, el exacto opuesto de lo que quieres que pase.

En segundo lugar, el SIBO puede ralentizar el metabolismo y afectar a tu insulina y resistencia a la leptina, que ayudan a regular el hambre y la saciedad. Como resultado, es probable que anheles carbohidratos y probablemente no te sientas lleno después de comer, incluso si es una comida totalmente satisfactoria.

Para evitar el SIBO, se sugiere entre otras cosas, evitar los antibióticos a menos que sean absolutamente necesarios (como su nombre indica, estos medicamentos matan a las bacterias, de todo tipo, pero comúnmente arrasa con las buenas). Si el crecimiento excesivo de bacterias ya está ocurriendo, tu médico puede sugerir un suplemento herbario digestivo como Atrantil para ayudarte a volver a la pista.

No dejes de leer:
10 Signos de que tienes sobrecrecimiento bacteriano intestinal

5. Síndrome del Intestino Irritable (IBS)

El término IBS sacude mucho en estos días, ya que es la condición gastrointestinal más comúnmente diagnosticada, y a menudo se superpone con otros problemas digestivos como la sensibilidad alimenticia, un intestino permeable, y un desequilibrio de buenas y malas bacterias. Y el estreñimiento (un síntoma de IBS), puede causar hinchazón e inflamación crónica, que, una vez más, te podría estar haciendo engordar, si lo padeces.

Para las personas que son diagnosticadas con IBS, se trata de llegar a la raíz del problema. Tu médico puede trabajar contigo para construir las buenas bacterias que necesitas con probióticos, y añadir enzimas digestivas para ayudar a descomponer la comida para que no se quede ahí asentada en el intestino causando inflamación. Podría ser útil probar una dieta libre de gluten o alimento de baja producción de gas, ya que puede ayudar a reducir la hinchazón y evitar tener cualquier aumento de peso innecesario bajo control.

No dejes de leer:
10 alimentos para el síndrome del intestino irritable

6. Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa

Mientras que el poco apetito y pérdida de peso excesiva son síntomas comunes de la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa (ambas condiciones inflamatorias crónicas incurables), exactamente lo contrario puede suceder tan pronto como alguien se pone en un tratamiento que implica esteroides, que es usualmente el primer paso para tratar de encontrar un medicamento que funcione para ello.

enfermedad de Crohn te está haciendo engordar

Los esteroides tienden a aumentar las ansias de carbohidratos y hacer que se sienta la necesidad de más agua y por lo tanto traer hinchazón. Un esteroide oral como el Prednisone, también puede hacer que la grasa corporal se redistribuya, así que en lugar de estar en el estómago o glúteos, podría estar haciendo engordar la cara o el cuello.

Afortunadamente, por lo general no es demasiado difícil perder el peso una vez que se está fuera de los esteroides. Eso suele suceder tan pronto como un brote – o la reaparición de síntomas como diarrea, estreñimiento, sangrado rectal y fiebre – desaparecen y los síntomas están mejor bajo control.