Psicología Salud emocional

7 frases poderosas que todo niño debe escuchar cada día

Los niños son esponjas. Se empapan mucho de lo que se les muestra y dice. En este momento de su vida, están aprendiendo por primera vez cómo funciona el mundo y cómo deben reaccionar ante él. Tus pequeños te están prestando atención a ti (de qué forma dices y haces las cosas). Como dice el viejo adagio, las acciones hablan más que las palabras. Asegúrate de que, todo lo que le digas a tu hijo coincida con lo que haces. Sigue leyendo nuestro artículo y descubre 7 frases poderosas que todo niño debe escuchar diariamente, o al menos empezar a escuchar más frecuentemente para alimentar su inteligencia emocional y seguridad en sí mismo.

decir frases poderosas  a un niño

7 frases poderosas que todo niño debe escuchar cada día

Ayuda a tu hijo a convertirse en un adulto confiado y respetuoso usando y siguiendo estas frases poderosas que cambian su vida.

1. “¡No temas a los errores, acéptalos!”

Cuando tu hijo fracasa, asegúrate de que sepa de que no hay nada malo en los errores, siempre y cuando sigan avanzando. Ayúdalo a aprender lo bueno que sale del fracaso. Hazle preguntas como “¿qué aprendiste?” y “¿qué crees que podrías hacer de manera diferente la próxima vez?” Estas preguntas resaltan el valor del fracaso. Y confesar tus errores a tu hijo tendrá un efecto profundo en ellos. Ellos aprenderán que incluso su héroe comete errores, ¡y eso está bien!

2. “¡Persigue tus sueños!”

Haz lo que quieras hacer, incluso si lo que quieres no tiene sentido para nadie más. Suprimir tus sueños te pone en desacuerdo contigo mismo. Hacer lo que alguien más quiere que hagas sólo te dejará deprimido y vacío. No vivas la vida de otra persona. Tus pasiones y sueños tienen un propósito en este mundo, ¡y tú también!

3. “¡Sé agradecido!”

Y no sólo está agradecido, práctica la gratitud. Se intencional al respecto. Esto significa dejar a un tiempo cada día con tu hijo para hablar de todas las cosas por las cuales ambos están agradecidos. Quejarse de lo que no se tiene, crea una perspectiva negativa. Pero estar agradecido por lo que ya tienes promueve una mentalidad de satisfacción y positividad, por lo que es más fácil disfrutar de la vida y completar nuevas metas.

No dejes de leer:
4 cosas que siempre decimos a los niños que los dañan mentalmente

4. “Di lo que piensas!”

Tu hijo tiene voz. Enséñale que es importante y que sus ideas no son estúpidas. Se necesita coraje para no siempre dejar que otros manejen el programa, pero con la instrucción adecuada, pueden aprender a compartir sus pensamientos con los demás de manera eficiente. Dile a tu hijo que incluso si es tímido y temeroso, compartir sus ideas podría producir resultados poderosos. Si puedes, usa un ejemplo específico de tu propia vida.

5. “Trata a los demás con respeto, incluso si no estás de acuerdo con ellos.”

Si los dejamos, los niños vivirían en línea todo el día. La gente puede ser fea el uno con el otro, y especialmente en Internet, comentarios crueles se propagan como una enfermedad. Cuando los niños lo ven en Internet, es demasiado fácil para ellos aprender a ser irrespetuoso, en línea y en persona. Elimina el odio enseñándole a tu hijo que todos, incluso aquellos que no están de acuerdo con él, merecen su respeto. Regla de oro: No se cuestiona si alguien es digno de respeto. En su lugar, siempre asumir que lo son, y tratarlos en consecuencia.

6. “Eres lo que piensas.”

Enseña a tu niño que sus pensamientos tienen poder. Una forma de hacerlo es practicar el final del día con una nota positiva. Muy a menudo, terminamos el día cansados, frustrados, y llenos de preocupaciones. Cambia tu mentalidad y ayuda a cambiar la de tu hijo al enumerar las cosas felices que ocurrieron ese día, incluso algo tan poco como recordar la alegría de beber un vaso de leche con chocolate puede ayudar a cambiar la mentalidad de tu hijo para mejor.

7. “No dejes que nadie te robe tu gozo.”

No puedes controlar lo que otras personas hacen, pero puedes controlar cómo reaccionas tú. No te concentres en el mal comportamiento de otras personas y en comentarios groseros, y no le des la espalda a lo que eres por temor de su juicio. Si te preocupas por lo que otras personas piensan de ti, siempre te mantendrán en cautiverio. Muestra a tus niños cómo liberarse y ser descaradamente ellos mismos con estas frases poderosas. Ahí encontrarán la alegría verdadera.

Comparte esto:
Vida Lúcida en pinterest