Hogar permacultura Sustentabilidad

7 ideas de permacultura para inquilinos

Maceta con tomates

Ideas de permacultura (técnicas autosuficientes para cultivo, energía alternativas, etc.) para personas que rentan departamento o casa. Es necesario aclarar que estas técnicas pueden funcionar también para cualquier tipo de hogar.

Cómo aprovechar la permacultura en cualquier hogar

La permacultura es para todos. Es una de las mejores formas de producir alimentos, minimizar nuestro impacto en el planeta, y avanzar hacia un modelo auto-sostenible que se centra en las personas y la naturaleza, en lugar de ganancias. Sin embargo, a veces puede parecer muy difícil empezar con la permacultura.

Esto es especialmente cierto si vives en una vivienda alquilada. A menos que tengas un propietario susceptible y el lujo de un contrato de arrendamiento seguro a largo plazo, puede parecer desalentador, incluso inútil tratar de instituir prácticas de permacultura en una parcela de la que es posible que tengas que salir en tan solo un mes.

Macetas

Una de las maneras más fáciles de seguir el principio de permacultura con el crecimiento de tu propia comida en una propiedad alquilada es plantar en macetas. Hay muchas especies de plantas cosechables que son perfectamente felices en macetas, y significa que puedes moverlas a otra propiedad si dejas tu casa actual, así como moverlas alrededor de tu jardín en diferentes estaciones del año para darles las mejores condiciones de crecimiento, para que les de acceso a la luz del sol temprano por mañana de primavera, y sombra de los rayos solares por la tarde de verano.

Creciendo plantas comestibles en macetas es una gran solución para aquellos que pueden tener un pequeño patio o un balcón sólo como espacio exterior. Y no te preocupes por la compra de costosas nuevas macetas, puedes encontrarlas más baratas en centros de jardinería que se han marcado con daño superficial. De no ser así, cualquier cosa puede servir como una maceta con agujeros de drenaje perforados en la parte inferior.

La mayoría de las hierbas crecen muy bien en macetas. Evita la plantación de menta en una maceta con otras hierbas, ya que tiene una tendencia a dominar a un lugar de cultivo. Los árboles de cítricos pueden crecer bien en macetas, al igual que el laurel y las higueras. Cuando se trata de verduras, vegetales de hojas verdes como la espinaca, la col rizada y lechuga crecen bien en macetas, mientras que cultivos trepadores como el tomate y frijoles, así como cultivos de tubérculos como la papa y los rábanos también son viables.

No dejes de leer:
20 usos del vinagre blanco que no te puedes perder

La plantación en macetas se beneficia de un buen compost orgánico y un regular “rellenado” con té de compost. Reduce el consumo de agua mediante la colocación de tus macetas sobre placas o en bandejas para que el agua que se filtra en el camino a través de la maceta sea capturada y todavía esté disponible para la reabsorción por la planta.

Semillas

Semillas de Chía1

Si eres capaz de plantar directamente en el jardín, forja un hábito de recoger y almacenar las semillas de tus plantas favoritas más exitosas y nativas. Las semillas se pueden guardar en el refrigerador durante varios años y todavía serán capaces de germinar cuando sean plantadas, esto es para que puedas establecer tus variedades preferidas cuando te mudes a otra propiedad. También puedes tomar esquejes cuando te mudes.

Gallinero

Si el propietario te permite tener pollos en tu propiedad de alquiler, puedes construir un gallinero que se pueda transportar contigo cuando te mudes. Te ahorras en la construcción de otro, y los pollos apreciarán la familiaridad del gallinero, reduciendo el estrés de la reubicación.

Barril recolector de agua

Si bien es probable que no serás capaz de instalar un gran tanque de agua en la propiedad, todavía puedes cosechar agua de lluvia en un barril. Esto puede proporcionar agua para riego, para tus pollos si los tienes, e incluso para algunas tareas del hogar como lavar los platos y tirar de la cadena en el baño, esto dependiendo de la cantidad de lluvia que tu localidad recibe. Tu propietario podría permitirte desviar el flujo de la canaleta en el barril.

Camas de cultivo

Camas de cultivo

Las propiedades de alquiler se suelen dejar en arrendamiento todo el año. Mientras que tú puedes renovar cada doce meses, nunca sabes cuándo necesitarás moverte. Tal vez el propietario ha decidido vender la propiedad, o recibes un golpe de suerte que te permitirá comprar tu propio lugar.

Debido a este potencial corto de escala de tiempo, deseas conseguir la máxima productividad de tus camas del jardín rápidamente. El compostaje y la siembra de compañía son tus herramientas para hacerlo.

Mediante la adición de una buena cantidad de abono orgánico a las camas, y las plantas que se complementan entre sí, estás asegurando de que el suelo tenga un nivel suficiente de nutrientes para las plantas prosperen. Estas técnicas significan que puedes densamente plantar tus camas y obtener una cosecha más grande, incluso si sólo tienes un pequeño espacio.

No dejes de leer:
Discos con esencias para baño de vapor para sinusitis

Practica las mejores técnicas

Si tienes un contrato de arrendamiento a corto plazo o el propietario se opone a que hagas cambios en la tierra, aún puedes utilizar tu propiedad de alquiler para promover tus objetivos de permacultura, mediante el uso de tu tiempo para perfeccionar tus habilidades de observación. Cada pedazo de tierra donde el suelo está disponible para las plantas, por pequeño que sea, tendrá vida en él.

Tómate el tiempo para darte cuenta de lo que ocurre en la tierra, las plantas que colonizan, los insectos y otros animales salvajes que lo visitan, el camino del viento, la lluvia y el sol y actúa en consecuencia. Estas habilidades de observación te resultarán muy útiles para proyectos de permacultura futuros cuando estás viviendo en una propiedad que es más adecuada para ellos.

Comunidad

Si el propietario no te permite alterar la propiedad de alquiler para tu proyecto de permacultura, te da la oportunidad de estudiar las iniciativas comunitarias por lo que aún puedes crecer tu propia comida. Algunos pueblos y ciudades tienen espacio público que ha sido entregado a los jardines comunitarios.

Esto te da el espacio de crecimiento, así como un grupo de personas de ideas afines para compartir sus consejos y técnicas de permacultura con ellos. También podrías tener un proyecto de pago por tierra en tu área local, donde los que tengan más espacio, “renten” la tierra a los que no tienen acceso a la tierra para que puedan cultivar alimentos. Por lo general, tendrás que pagar la “renta” con una pequeña proporción de tu cosecha.

Por supuesto, si el propietario no se opone, podrías también instituir prácticas de permacultura más permanentes en su jardín alquilado, con miras a un proyecto a largo plazo que contará con plantas perennes y un jardín que madurará a través de los años. Si tienes que, o puedes elegir dejar la propiedad, este jardín sostenible aportando alimentos para los habitantes de la propiedad de alquiler puede ser visto como un regalo a los futuros ocupantes. Quién sabe, podría abrir los ojos de alguien a la belleza de la permacultura e inspirarlos en sus propios esfuerzos.

Investigación y redacción: Vida Lúcida