Mujer Salud

7 señales de advertencia de miomas uterinos

Los miomas uterinos son una condición que es sorprendentemente común. Hasta tres cuartas partes de todas las mujeres tan sólo en EU tienen o van a sufrir de miomas o fibromas durante sus años fértiles. Dada su prevalencia, toda mujer debe saber exactamente lo que esta condición es y cómo detectarlo con el fin de que puedan organizar el tratamiento si el fibroma causa dolor u otros problemas.

Miomas fibromas uterinos

Qué son los miomas uterinos

Los miomas o fibromas uterinos son crecimientos no cancerosos que se desarrollan dentro del músculo (miometrio) del útero. También son a veces llamados leiomiomas o simplemente miomas. Por lo general son benignos y en general no se asocia con un aumento del riesgo de cáncer, aunque las mujeres cuyos miomas crecen muy rápidamente a menudo deben ser monitoreados por si acaso.

Los miomas se desarrollan cuando una sola célula del útero comienza a crecer fuera de control y forman una masa sólida.

Los fibromas son el nombre de la ubicación en la que se encuentran.

  • Miomas intramurales se encuentran en el músculo de la pared del útero.
  • Las situadas en la cavidad uterina son conocidas como miomas submucosos.
  • Los miomas o fibromas también pueden encontrarse en el exterior del útero (miomas subserosos).

Pueden extenderse de ser demasiados pequeños para ser detectados por el ojo humano a ser tan grandes que distorsionan y estirar el útero hacia el caja torácica. Algunas mujeres tienen sólo un fibroma, otras pueden sufrir de múltiples fibromas en un momento dado.

7 señales de advertencia de miomas uterinos

La mayoría de las mujeres con fibromas no sufren ningún síntoma en absoluto. Otras, especialmente aquellas con más grandes o numerosas miomas, pueden sufrir uno o más de los siguientes síntomas.

Los síntomas dependerán en gran medida de la ubicación del mioma y, en general, cuanto mayor es la masa, más extremo el síntoma. Si notas cualquiera de estos signos, debes hacer una cita con tu médico tan pronto como sea posible.

1. Problemas de vejiga

Si los fibromas se encuentran en la pared exterior del útero cerca de la vejiga, pueden presionar en contra de ella causando una pérdida de volumen de la vejiga y requerirás viajes más frecuentes al baño.

En algunas mujeres el fibroma les impide orinar incluso cuando su vejiga está llena. Esto puede ser a la vez incómodo y peligroso.

No dejes de leer:
10 Razones saludables para tomar Jugos de Frutas y Verduras frescas

Si  te encuentras de repente que no puedes dormir toda la noche o ir al baño con más frecuencia de lo normal o si eres incapaz de vaciar la vejiga, ya sea total o parcialmente, debes hacerte una revisión.

2. Presión rectal

De la misma manera que los miomas presionando contra la vejiga pueden causar problemas, los fibromas hacia la parte posterior del útero pueden presionar sobre el recto y hacer a un paciente que se sienta lleno. También pueden hacer que sea difícil para pasar un movimiento y puede causar a veces que una hemorroide se desarrolle. Si sufres de hemorroides, revisa nuestro artículo: 15 alimentos buenos para aliviar las hemorroides.

3. Dolor o malestar pélvico

No es raro que los fibromas, particularmente los grandes, causen una sensación general de malestar en la región pélvica. En algunas mujeres esto es suficientemente incómodo cuando se agachan o acuestan. En otras, el síntoma se manifiesta como una vaga sensación de pesadez o sensación de llenura.

Más raramente una mujer sentirá un dolor agudo y muy grave en la región pélvica. Esto sucede a menudo cuando el mioma se degenera y puede durar de dos semanas a un mes. Los subproductos del mioma también pueden infectar el torrente sanguíneo y tejidos locales causando fiebre.

El dolor pélvico es también una de las señales de advertencia para los quistes ováricos.

4. El dolor de espalda

El dolor de espalda es un problema común con un número de causas. De vez en cuando, un fibroma se encuentra en la pared posterior externa del útero y presionará contra los nervios de la columna vertebral y en los músculos de la espalda y puede desencadenar un dolor intenso. Debido a la ubicación del fibroma este síntoma puede aparecer junto a los problemas rectales (véase más arriba).

miomas uterinos

5. Dolor al tener relaciones sexuales

Dependiendo de la ubicación y el tamaño del mioma, una mujer puede notar que las relaciones íntimas son incómodas o incluso dolorosas. El dolor puede ser más evidente en ciertas posiciones o en ciertos momentos del mes.

6. Sangrado menstrual abundante

Las mujeres que sufren de miomas submucosos, a menudo informan que sufren de un flujo menstrual muy abundante. Esto puede ser tan abundante que les impide salir de la casa y empaparán sus toallas sanitarias, -incluso para flujo abundante, en un espacio muy corto de tiempo. El sangrado suele ir acompañada de calambres dolorosos.

No dejes de leer:
5 Hábitos que aceleran el envejecimiento de la piel

Tal sangrado no es normal y siempre debe ser investigado por un médico. Las mujeres con menstruación abundantes pueden desarrollar anemia que puede hacer que se sientan débiles, cansadas y tener dolores de cabeza. Para otras señales de advertencia de la anemia, leer nuestro artículo sobre los Síntomas de deficiencia de hierro.

7. Períodos largos o manchado

Algunas mujeres con miomas pueden experimentar períodos que duran más de siete días o sufren de sangrado entre períodos. Al igual que con un sangrado abundante, los calambres y el dolor es común.

Qué causa los miomas uterinos

Nadie sabe realmente qué causa los miomas pero por lo general se produce sólo en las mujeres en edad fértil. Se piensa que las anormalidades genéticas, la respuesta del cuerpo a factores de crecimiento y la respuesta a las lesiones, todas pueden jugar un papel en el desarrollo de los miomas.

Se cree que el estrógeno y la progesterona, las dos hormonas que regulan el ciclo menstrual y preparan el cuerpo para el embarazo, también pueden desempeñar un papel ya que las células fibroides se sabe que contienen más receptores para estas hormonas que las células uterinas normales.

Factores de riesgo de los miomas

El principal factor de riesgo de los miomas, parece ser estar en edad de procrear. Las niñas que aún no han tenido su primer período y las mujeres que han pasado por la menopausia normalmente no sufren de miomas. Éstos, pueden crecer durante el primer trimestre del embarazo, pero a menudo reducirse más tarde o después del nacimiento.

Parece que hay un elemento genético. Si un pariente cercano ha tenido miomas eres más propensa a desarrollarlas. Las mujeres afroamericanas tienen más probabilidades que las mujeres de raza blanca a desarrollar fibromas y tienden a desarrollarlos a una edad más joven – a menudo notan los síntomas en sus 20 años en comparación con los enfermos del Cáucaso cuyos síntomas más a menudo vienen en sus 30 y 40 años.

Las mujeres cuyos períodos comenzaron cuando eran muy jóvenes, están en mayor riesgo de desarrollar fibroides en su vida cuando tengan más edad así también como a las mujeres que comen mucha carne roja y oocas frutas y verduras. La presión arterial alta aumenta el riesgo de fibromas así como a las que beben alcohol.

Investigación y redacción de Vida Lúcida