Medicina natural Salud

8 eficaces relajantes musculares que están en la naturaleza

Todos en algún momentos hemos sufrido de dolores musculares y en donde nos hemos visto con la necesidad de recurrir a los relajantes musculares. Dolores musculares que son pasajeros, debido a lesiones u otras causas, o crónicos, debido a padecimientos inflamatorios que causan dolor muscular crónico. El problema con la prescripción típica o los relajantes musculares de mostrador, es que no curan el problema. Simplemente interrumpen la comunicación entre el sistema nervioso y el cerebro y todo el cuerpo se ve afectado de formas que no son deseables. Sigue leyendo porque aquí encontrarás maneras naturales para poder mitigar ese dolor de una manera segura para tu salud.

relajantes musculares

Ciertas lesiones del cuerpo son un resultado directo del exceso de tensión muscular. Cuando esta tensión es extrema, puede causar dolor severo (a veces debilitante). Numerosas lesiones en la espalda, particularmente en la parte baja de la espalda, caen bajo esta descripción. Con el fin de aliviar este dolor, los músculos deben volver a su estado original, o relajarse de nuevo en su posición.

Hay dos opciones de relajantes musculares para reducir el dolor resultante de la tensión muscular: natural o medicinal. El primero puede ser largo, mientras que el último generalmente implica un viaje a un médico. El problema con la segunda opción es que los médicos tienen una tendencia a prescribir excesivamente medicamentos con efectos secundarios desagradables.

Efectos secundarios de los relajantes musculares comerciales

Los efectos secundarios comunes de los relajantes musculares comerciales incluyen:

  • Somnolencia o mareos
  • Sequedad de la boca
  • Posible adicción o dependencia
  • Retención de orina

El uso de relajantes musculares se restringe para uso a corto plazo para evitar la adicción. Deben ser restringidos; sin embargo, muchas personas simplemente regresan a la oficina del doctor y reciben otra receta.

La buena noticia es que hay muchos relajantes musculares naturales que pueden ayudar. Tal vez, lo más prometedor es que los relajantes naturales no tienen el riesgo de dependencia. Además, si se producen efectos secundarios, es mucho menos probable que sean de naturaleza severa.

(Nota: el dolor de espalda severo – particularmente de tipo debilitante – requiere intervención médica.) Este consejo no tiene la intención de sustituir al de los profesionales médicos en esta circunstancia.)

8 eficaces relajantes musculares que encuentras en la naturaleza

Aquí, te presentamos 8 relajantes musculares naturales que pueden ser de ayuda:

1. Sales de Epsom

relajantes musculares sales de epsom

El uso de las sales de Epsom aumenta eficazmente los niveles de magnesio del cuerpo – un nutriente importante para prevenir el dolor y ciertas condiciones médicas (por ejemplo, la fibromialgia). Las sales de Epsom también contienen propiedades inherentes que estabilizan la respuesta inflamatoria del cuerpo. Puedes usarlas en tu baño nocturno antes de dormir.

2. Aceite de Cannabis

Muchas personas, tanto dentro como fuera de la comunidad médica, han elogiado las propiedades de alivio del dolor de los cannabinoides durante años. El mecanismo del cual es similar a un relajante del músculo Rx: suprime los receptores del dolor del cerebro.

Ahora, sabemos que la variedad del aceite tiene las mismas propiedades – tanto como analgésicas y anti-inflamatorias. Los profesionales señalan que el control de calidad es particularmente importante en este producto. Como tal, es muy recomendable encontrar un distribuidor de confianza.

3. Aceite de menta

Los aceites esenciales son quizás la subcategoría más versátil de aceites en el mundo. En relación con este tema, se ha descubierto que el aceite de menta es a la vez un excelente analgésico y relajante muscular.

relajantes musculares aceite de menta

En un estudio de 2009, se encontró que el aceite de menta aliviaba el dolor en pacientes que sufren de fibromialgia y síndrome de dolor miofascial.

No dejes de leer:
Síndrome del Dolor Miofascial y la fibromialgia

4. Cambios en la dieta

Ciertos alimentos no son oficialmente etiquetados como “alimentos que acentúan el dolor” por su capacidad de empeorar los síntomas relacionados. El alcohol, la cafeína, el azúcar y las grasas trans, son todos agentes inflamatorios. También se ha demostrado que el azúcar y las grasas trans aumentan el dolor en ciertas condiciones.

Una dieta alta en calorías a menudo conduce a la obesidad, que puede agravar aún más los síntomas del dolor.

5. Aceite de Árnica

En un estudio de 2013 publicado en la revista, la Biblioteca Pública de Ciencia (PLOS), investigadores hicieron algunas observaciones importantes acerca de este aceite versátil. Es importante destacar que la aplicación tópica de árnica demostró ser eficaz en la reducción de la inflamación, el dolor y el daño muscular.

El timol – un ingrediente químico dentro de la árnica – actúa sobre la respuesta inflamatoria del cuerpo. La inflamación del tejido del cuerpo, por supuesto, es un conductor principal de la tensión del músculo.

6. Permanecer relajado

Cuando experimentamos mucho dolor, es nuestro instinto natural descansar. Sin embargo, con dolor severo (por ejemplo, espasmos musculares) como excepción, el movimiento corporal es importante para limitar la inflamación.

Es una buena idea continuar las actividades diarias normales, si es posible. Si el dolor sale a la superficie, ajustar en consecuencia, ir a un ritmo más lento.

7. Quiropráctica

relajantes musculares quiropráctica

Algunos estudios demuestran que las técnicas de quiropráctica eficaces, como un “ajuste” general del cuerpo, pueden ser más eficientes en la reducción del dolor que la medicina recetada. Los quiroprácticos (la mayoría de los cuales poseen títulos de doctorado), tienden a tratar a los pacientes sin el uso de drogas.

8. Masaje terapéutico

Del mismo modo, un terapeuta de masaje con licencia puede ser capaz de aliviar la tensión y el dolor sin la necesidad de medicamentos, cirugía u otras intervenciones médicas “tradicionales”.

En un estudio de Taiwán en 2011, científicos probaron los efectos de la terapia de masaje en un grupo de pacientes con cáncer. El equipo estaba específicamente probando el dolor muscular y los efectos relajantes musculares de la terapia, si los hubiera. Los científicos concluyeron que “los resultados de este estudio apoyan el empleo de MT (masaje terapéutico) como un adyuvante para otras terapias en la mejora de la gestión del dolor óseo.