Salud

8 Peligros de la sodas de dieta

Pese a las afirmaciones de que el consumo de bebidas azucaradas -que incluyen las sodas de dieta– puede conducir a un estimado de 184.000 muertes de adultos cada año en todo el mundo, la industria de refrescos sigue siendo un mercado de $ 75 mil millones.

soda de dietas

Casi la mitad de la población, tan sólo en EU, bebe al menos un refresco todos los días, a pesar de todo lo que sabemos acerca de los efectos negativos para la salud de este antojo. Por supuesto, muchos de nosotros pensamos que estamos haciendo bien al optar por un refresco de dieta en su lugar. Después de todo, es el azúcar que es el problema, ¿no?

8 Peligros de la sodas de dieta

Por desgracia, aunque el azúcar provoca toda una serie de problemas de salud, no es el único ingrediente desagradable al acecho en las bebidas carbonatadas. He aquí por qué las sodas de dieta no son la alternativa saludable que promocionan que son:

1. Las sodas de dieta son neurotóxicas

Mientras que los edulcorantes artificiales pueden ser una alternativa a cero calorías de azúcar, son de ninguna manera saludables. Los refrescos dietéticos pueden utilizar una variedad de edulcorantes artificiales en lugar de azúcar, incluyendo aspartame, que actúa como una neurotoxina.
También conocido como NutraSweet, el Aspartame originalmente recibió la aprobación de la FDA para su uso en bebidas carbonatadas en 1983, y todavía sigue siendo el edulcorante más comúnmente usado en refrescos de dieta. Anualmente, las reacciones a consecuencia del aspartame están en la mayoría de los informes sobre reacciones adversas en la Administración de alimentos y medicamentos.
El aspartame es 200 veces más dulce que el azúcar y contiene insignificantes calorías. Una vez en el cuerpo humano, el aspartame se descompone en fenilalanina, ácido aspártico, y metanol. El metanol es un veneno alcohol de madera que, cuando se calienta por encima de 86 grados Fahrenheit (la temperatura del cuerpo humano es 98,6 grados), se convierte en formaldehído. El aspartame es también una excitotoxina que se acumula en el cerebro, y puede excitar a las neuronas del cerebro hasta el punto de la muerte celular.

2. Causa dolores de cabeza y otros síntomas

Otro edulcorante artificial utilizado en refrescos de dieta, la sucralosa, puede causar una serie de problemas de salud como dolores de cabeza.
Hecha de una molécula de azúcar modificada, la sucralosa se supone que pasa a través del cuerpo sin absorberse. Debido a que la sucralosa es relativamente nueva en el mercado todavía, sus efectos a largo plazo no han sido medidos. Algunas pruebas sugieren que la sucralosa puede causar migrañas, problemas gastrointestinales y daño en la glándula timo. La sucralosa también puede intensificar los antojos de azúcar, aumentar el apetito y disparar liberación de insulina.

No dejes de leer:
¿Sabias que hay mas bacterias en un teclado que en el inodoro?

3. Acidifica

La soda de dieta se compone de una serie de productos químicos ácidos. Es una de las sustancias más ácidas que los seres humanos ingieren. Los ácidos de refresco de dieta desmineralizan los huesos y los dientes, y pueden conducir a fracturas y osteoporosis. El ácido en el cuerpo también puede conducir a una serie de condiciones de salud tales como la inflamación y la corrosión de los tejidos del cuerpo. Cuando tu cuerpo es demasiado ácido, la piel no será tan bella o juvenil.

4. Las sodas de dieta contienen cafeína

Muchos refrescos de dieta contienen cafeína, que es un estimulante artificial y una sustancia adictiva. La cafeína también agrava excesivamente el hígado y puede obstaculizar su capacidad para limpiar y filtrar las toxinas del cuerpo. Además, la cafeína puede desencadenar niveles altos de cortisol, que son las hormonas del estrés, lo que puede dar lugar a estrés crónico y aumento de peso. La cafeína también es un diurético, lo que deshidrata el cuerpo. Lo mejor es evitar la cafeína en todas sus formas, en particular los refrescos de dieta.

5. Aumenta el riesgo de obesidad

Los estudios muestran que aunque la soda de dieta no tiene valor calórico, puede tener un impacto en la insulina similar a la ingestión de azúcar. Esto es más probable debido a la fase cefálica a la que la insulina responde en el cerebro. Al probar el dulce refresco de dieta, el cuerpo lo percibe como azúcar y hace que el páncreas libere insulina tal como lo haría si estuviera consumiendo azúcar real.

Algunos estudios demuestran que beber refrescos dieta puede aumentar la incidencia de la obesidad y / o evitar que pierdas peso. De hecho, investigadores de la Universidad de Texas Health Center, han hecho algunos descubrimientos sorprendentes cuando se prueba la relación entre la obesidad y la soda de dieta.

El Riesgo de obesidad ha aumentado de la siguiente manera:

  • 26.5 por ciento para las personas bebiendo hasta ½ lata de refresco de dieta por día, y
  • 24 por ciento para los bebedores de soda regular que consumen hasta una lata por día
  • 54.5 por ciento para una o dos latas de refresco de dieta por día en comparación con el
  • 32,8 por ciento de los que tomaron la misma cantidad de soda regular
  • 57,1 por ciento para las personas que beben más de dos latas de refresco de dieta por día en comparación con 47,2 por ciento de las personas bebiendo la misma cantidad de soda regular
No dejes de leer:
Crema refrescante con lavanda para el cuerpo

En otras palabras, el consumo de refrescos de dieta han tenido una mayor correlación con los índices de obesidad que el consumo de refrescos de calorías que contienen azúcar o jarabe de maíz de alta fructosa.

6. Aumenta la carga tóxica

No hay mucho que sea natural en la soda de dieta. Éstos son sólo algunos de los ingredientes tóxicos de la industria alimentaria que puedes encontrar:

  • Agua carbonatada
  • Colorante artificial
  • Ácido fosfórico
  • Benzoato de potasio
  • Ácido cítrico

No suena tan delicioso y saludable, ¿verdad? Suena repugnante, y eso es porque es realmente un producto desagradable. La soda de dieta coloca una carga considerable de toxicidad en el hígado y puede contribuir a lodos tóxicos en sus intestinos. Estás mucho mejor bebiendo agua pura y filtrada, no agua corriente.

7. Aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca

Un estudio de la Universidad de Miami Miller School of Medicine, mostraron que las personas que bebían refrescos de dieta al día, tenían un riesgo 61 por ciento mayor de un evento cardiovascular. El estudio siguió a más de 2.500 participantes por nueve años, durante los cuales a 559 les ocurrieron eventos vasculares. Incluso teniendo en cuenta la edad y otros factores de riesgo, el riesgo con el consumo de refrescos de dieta parecía ser al menos un 48 por ciento más alto. Con ese tipo de riesgo, ¿por qué correr el riesgo con refresco de dieta?

8. Pueden contribuir al síndrome metabólico

Un estudio de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Minnesota en 2008, relacionaron al refresco de dieta con el síndrome metabólico, un conjunto de trastornos metabólicos como la obesidad, la presión arterial alta, niveles elevados de triglicéridos y resistencia a la hormona. De acuerdo con el estudio, el consumo de refrescos de dieta aumenta el riesgo de desarrollar el síndrome metabólico en un 34 por ciento, que fue mayor que el aumento del riesgo de consumir otros dos tipos no saludables de alimentos – carne (26 por ciento mayor riesgo), y las frituras (25 por ciento más de riesgo).

Con todos estos riesgos para la salud, tienes que preguntarte, ¿el refresco de dieta vale la pena? Evitar las sodas de dieta puede ser una de las mejores cosas que puedes hacer para tu salud y belleza.

Investigación y redacción: Equipo de Vida Lúcida