Psicología Relaciones de pareja

8 señales de que tu pareja no ha madurado

señales pareja no ha madurado

La inmadurez es muy común en parte de las relaciones de pareja, es por eso que la balanza se suele inclinar a un lado de la relación en estos casos. Pero cómo saber que tu pareja no ha madurado es una cuestión que lleva su tiempo para identificarlo de la manera correcta.

8 claras señales para descubrir si tu pareja no ha madurado

Muchas veces la inmadurez puede estar relacionada con la personalidad no desarrollada o el miedo a crecer que algunas persona presentan. Las relaciones de pareja representan un apropiado escenario para el crecimiento tanto a nivel personal como a nivel relación de pareja.

Por ello muchas veces el miedo no permite seguir avanzando y se presenta la inmadurez en la pareja. Por otro lado, se tiene que comprender que cada pareja y persona, tiene su propio ritmo de crecimiento y que no todos crecemos al mismo tiempo y no crecemos en todos los aspectos al mismo tiempo.

Sus padres están demasiado presentes en su vida

La madurez llega también con la independencia emocional de los padres; pero que pasa cuando presencia de sus padres es demasiada constante. Si sus padres lo llaman todo el tiempo, quieren su presencia más de lo normal o lo miman como un bebé; seguramente es una clara señal que tu pareja no ha madurado.

No controla sus finanzas

La madurez hace que exista una responsabilidad en cuestiones de dinero, se sabe muy bien el valor del mismo, del ahorro y de presupuestos. Una persona inmadura no controla sus finanzas o lo hace muy mal, no piensa en el “mañana” ni en ahorrar, gasta más de lo que gana y probablemente tenga deudas o recurra a sus padres.

No dejes de leer:
Llorar es bueno

Tiene las prioridades al revés

Cuando se es joven es normal pensar en fiestas, amigos, viajes y diversión como prioridades; pero a medida que maduramos nuestras prioridades empiezan a cambiar y pensamos más en el futuro y en las responsabilidades que un adulto debe asumir. Si tu pareja a pesar de que ya dejó los veintes, sigue pensando solo en si mismo, en divertirse sin medir consecuencia, en seguir viviendo una etapa que debe quedar atrás junto con la adolescencia, es muy probable que tu pareja no ha madurado o al menos no ha madurado como tú.

Vive como si tuviera 18 y tiene 30

Otro de las señales más claras de que tu pareja no ha madurado, es la eterna adolescencia. Vivir la vida como si tuviera 18 y olvidarse de todas las responsabilidades está bien una vez, pero vivir la vida así todos los días, definitivamente algo anda mal.

Tiene el miedo al compromiso

La inmadurez es sinónimo del miedo al compromiso, así dicen los expertos. Una persona madura es consciente de la relación y de la seriedad que esta conlleva, piensa en el futuro y se ha trazado metas en conjunto y piensa en el matrimonio como una posibilidad real.

No sabe expresar sus sentimientos

Con los años se empieza a superar la timidez y ya se pueden exteriorizar los sentimientos con mayor facilidad, la madurez nos da esa seguridad necesaria y aplomo para hacerlo. Sin embargo la inmadurez impide expresar los sentimientos con claridad, inclusive se sienten avergonzados de hacerlo; lo que suele ser muy agotador y frustrante para la pareja.

No dejes de leer:
7 Maneras para conectar emocionalmente con tu pareja

No cuida su imagen

Cuando eres joven e inmaduro andar con los cabellos al viento y los pantalones rotos puede ser una imagen de rebeldía; pero al pasar los años deja de tener gracia. Si tu pareja no ha madurado probablemente lo refleje en su forma de vestir y en su cuidado personal. Aunque este es un rasgo meramente superficial, muchas veces está relacionado con una postura ante la vida y como una forma de seguir en desacuerdo con las normas.

No acepta sus errores

Decir los siento o me equivoqué son frases que no están en el vocabulario de una persona inmadura. La madurez nos da una mejor perspectiva de las cosas y hacen que sea más sencillo aceptar nuestros errores, faltas y fallas; pero lo que es más importante nos hace aceptar nuestros errores y cambiar para bien. Sin embargo si tu pareja no ha madurado está condenado a repetir sus errores una y otra vez.