Enfermedades Salud

9 alimentos tóxicos que deberías evitar comer

Existen una gran cantidad de problemas de salud generados por el uso de una alimentación incorrecta, sumado a esto hay que señalar que existen alimentos tóxicos que comemos cada día sin sospechar de ellos, pero que pueden terminar arruinando tu salud.

alimentos tóxicos

Algunos dirán que los han comido muchos años sin ningún signo que indique que deban dejarlos de consumir; eso a la mayoría de la población le pasa, pero cada vez, nuestro cuerpo está mostrando señales de que es hora de dejar de optar por alimentos tóxicos procesados y eliminar una serie de ellos de inmediato.

Alimentos tóxicos que se deben evitar

Enfermedades crónicas están a la alza cada vez más, como las enfermedades autoinmunes (artritis reumatoide, lupus, esclerosis múltiples, etc.), o en ese espectro, como la fibromialgia y fatiga crónica, y nuestra alimentación (aunada con un estilo de vida llena de estrés), es en mucho la responsable. Esta es una lista de algunos de los alimentos que, si no es a corto plazo, a mediano o largo, pueden traerte consecuencias si no sabes combinar y hacer ua dieta balanceada.

1. Tomates o jitomates y enlatados

Muchas marcas líderes de alimentos enlatados contienen BPA – un químico tóxico vinculado con anormalidades reproductivas, efectos neurológicos, aumento del riesgo de cáncer de mama y de próstata, diabetes, enfermedades del corazón y otros problemas serios de salud. Según las pruebas del Cosumer Reports sólo un par de porciones de comida enlatada puede exceder los límites seguros de exposición diaria en los niños.

La alta acidez – una característica prominente de los tomates – hace que el BPA se filtre en los alimentos. Para evitar esta sustancia química peligrosa, evita los alimentos enlatados por completo y consuma frutas y vegetales frescos, o en su lugar, compra marcas que utilicen envases de vidrio -especialmente con alimentos ácidos como el tomate.

2. Carnes procesadas – embutidos

Los embutidos se hacen típicamente de carnes de animales que recibieron hormonas de crecimiento, antibióticos y otros medicamentos veterinarios. Estas carnes también contienen típicamente nitritos de sodio y otros aromas y colorantes químicos. Este tipo de carnes procesadas debe evitarse por completo, ya que las carnes procesadas aumentan el riesgo de cáncer, y ninguna cantidad de carne procesada es “segura”. Está comprobado que comer salchichas de manera habitual, trae consigo riesgo de cáncer en la niñez. Las carnes de animales alimentados con pastura y orgánicas, o salmón capturado en estado salvaje, son opciones más saludables.

No dejes de leer:
Tratamiento con spray herbal para la fiebre

3. Margarina

Margarina

Hay una gran variedad de componentes insalubres en las margarinas y algunas mantequillas de muy baja calidad, incluyendo grasas trans, radicales libres, emulsionantes y conservantes, hexano y otros disolventes tóxicos. La mantequilla de leche cruda, hecha de leche de vacas alimentadas con pastura, es benéfica y rica en ácido linoleico conjugado (CLA por sus siglas en ingles), el cual es conocido por ayudar a combatir el cáncer y la diabetes. Claro, siempre consumiéndola en cantidades pertinentes.

4. Aceites vegetales

Los aceites vegetales son altamente procesados y cuando se consumen en grandes cantidades, distorsionan el importante índice de grasas omega-6 y omega-3. Los aceites vegetales pueden oxidar el colesterol bueno, convirtiéndolo en colesterol malo. El aceite de coco es tu mejor opción para cocinar, ya que no es susceptible al daño por el calentamiento.

También es una de las grasas más singulares y benéficas para tu cuerpo. El aceite de oliva se daña fácilmente por el calentamiento, mejor viértelo sobre ensaladas sólo si es extra virgen de primera presión en frío. Te invitamos a que leas nuestro artículo: Cuáles son los mejores aceites para cocinar, en donde verás una guía de cuáles aceites son de lo mejor o peor para la cocina.

5. Palomitas de maíz en microondas

Las bolsas de palomitas de maíz de microondas están llenas de PFOA (sustancias perfluoroalquiladas) ya que al ser calentadas los compuestos se filtran en las palomitas de maíz. Estas sustancias químicas son parte de un creciente grupo de químicos, conocidos por perturbar el sistema endocrino. La EPA ha nombrado a los PFC’s “probables cancerígenos” y ha establecido que los PFOA “poseen riesgos de desarrollo y reproducción en los seres humanos.”

6. Papas no orgánicas

Las papas no orgánicas y otros productos frescos, son conocidos por su alta contaminación de plaguicidas. Tu mejor opción es comprar únicamente frutas y vegetales orgánicos, ya que los agroquímicos sintéticos no son permitidos bajo las normas orgánicas de la USDA. Dicho esto, no todas las frutas y vegetales cultivados convencionalmente son sometidos a la misma cantidad de carga de plaguicidas.

Las frutas y vegetales con mayor carga de plaguicidas incluyen las manzanas, los pepinos, las espinacas, col rizada y las papas. Lo más acertado es comprar estos alimentos orgánicos o cultivarlos nosotros mismos. Verifica en tu lugar de origen cuáles son esas frutas y verduras que compras habitualmente en el supermercado y que están muy contaminadas de plaguicidas. Te invitamos a leer nuestro artículo: Cómo desinfectar naturalmente frutas y hortalizas, en donde verás información de utilidad con respecto a las maneras en que puedes desinfectar naturalmente tus frutas y vegetales.

No dejes de leer:
Muchos de los problemas comunes de salud comienzan en el intestino

7. Sal de mesa

sal

La “sal de mesa” regular y la sal que incluyen los alimentos procesados no es la misma sal que su cuerpo realmente necesita. La sal de mesa contiene químicos como el ferrocianuro, aluminosilicato y yodo agregado, mientras que la sal natural contiene muchos minerales de origen natural, como el silicio, fósforo y vanadio. La sal del Himalaya es una buena opción, la cual contiene alrededor de 84 minerales que tu cuerpo necesita. Revisa nuestro artículo: Diferencias entre sal marina y sal de mesa, ahí podrás ver a detalle porqué un tipo de sal es mejor opción para consumir que el otro.

8. Proteína aislada de soya y otros productos de soya fermentados

La mayoría de la soya cultivada en los Estados Unidos, es de cultivos transgénicos o genéticamente modificados (GM por sus siglas en inglés). Un ingrediente activo que posee, es el glifosato, que altera la función celular y puede inducir a muchas de nuestras enfermedades modernas, incluyendo el autismo.

La soya sin fermentar, también se ha relacionado con desnutrición, trastornos digestivos, ruptura del sistema inmune, disfunción tiroidea, deterioro cognitivo, trastornos reproductivos e infertilidad, incluso cáncer y enfermedades del corazón. La única soya con beneficios para la salud es la soya orgánica debidamente fermentada, es la única manera en que sus propiedades benéficas están disponibles para su sistema digestivo. Te invitamos a leer nuestro artículo: 6 razones poderosas para evitar la soja, en donde conocerás algunos estudios al respecto.

9. Endulzantes artificiales

Los endulzantes artificiales como el aspartame, pueden estimular el apetito, aumentar los deseos por carbohidratos, y estimular el almacenamiento de grasa y aumento de peso. El metanol formado en el aspartame puede causar estragos con las proteínas sensibles y el ADN en su cuerpo, ya que los seres humanos no tienen el mecanismo de protección que permite que el metanol se convierta en ácido fórmico inofensivo. La prueba toxicológica en animales es un modelo erróneo, ya que los animales si tienen este mecanismo de protección, mientras que los humanos no, por lo que los resultados no se aplican plenamente a las personas.

Una investigación y redacción de Vida Lúcida