Bajar de peso

9 pasos para bajar de peso en tu dormitorio

La mayoría de nosotros pensamos que el mejor lugar para bajar de peso es el gimnasio: en medio de entrenadores personales musculosos, levantando sus manos y piernas entre un mundo de pesas diversas. Otros dirán que correr, practicar ciclismo y el triatlón, son excelentes para bajar algunos kilos; mientras que nutricionistas, dietistas, proveedores de productos orgánicos, dirán que la dieta es lo mejor para perder kilos esos kilos de más.
Pero muy pocos sabían que el éxito para bajar de peso, viene de una área completamente desapercibida: el dormitorio.

dormitorio

No, no significa que tengas que estar haciendo el amor todas las noches para este objetivo, (aunque si quieres probar, echa un vistazo a nuestra artículo, alimentos para aumentar la libido, para darte algunas ideas.) Pero definitivamente se puede dormir para estar esbelto. De hecho, no importa cuántos kilos busques perder, la cantidad de kilómetros que corras, la dieta que hagas, no llegarás a ninguna parte cerca de tus objetivos de pérdida de peso, a menos que también estés recibiendo suficiente sueño de calidad.

8 pasos para bajar de peso en tu dormitorio

Un estudio reciente encontró que, un período de sueño por debajo de lo normal, podría socavar la pérdida de peso hasta en un 55 por ciento. Las buenas noticias son que sólo unos simples ajustes a tu rutina por la noche pueden significar el éxito de pérdida de peso. Así que abre los ojos: He aquí ocho sugerencias con respaldo de la ciencia de perder peso en el dormitorio.

1. Probar tu interruptor de sueño

No cuentes ovejas, comer cordero, (o mejor aún, un poco de pavo.) El aminoácido triptófano, que es encontrado en algunas o la mayor parte de las carnes, se ha demostrado que tiene potentes efectos para inducir el sueño. Un estudio reciente en pacientes con insomnio, encontró que sólo 1/4 gramo de este aminoácido, que se puede encontrar en un muslo de pollo sin piel o tres onzas de carne de pavo magra, eran suficiente para aumentar de una manera importante las horas de sueño profundo. Y eso puede traducirse en pérdida de peso más fácilmente.

Investigadores de la Universidad de Colorado encontraron que personas bajo dietas, consumen 6 por ciento menos de calorías cuando consiguieron un buen sueño. Para alguien en la dieta de las 2.000 calorías, que es de 120 calorías por día, podría ascender a casi una pérdida de peso de medio kilo en un mes. La Fundación Nacional del Sueño sugiere siete a ocho horas de sueño para la mayoría de los adultos.

No dejes de leer:
Jugo de piña para quemar grasa y bajar de peso

2. Tener una cena baja en sodio para bajar de peso

Si quieres despertar sintiéndote menos hinchado, sin duda omite comer una cena muy salada. Lo que sucede es la sal permanece en el cuerpo durante la noche, por lo que despiertas más hinchado de lo que lo harías normalmente. La mejor opción es preparar una comida saludable de verduras al vapor, y proteína magra, ninguna de las cuales deben ser cargadas con sal.

3. Hacer un entrenamiento nocturno

Sabes que el sudor puede ayudarte a perder kilos, pero puedes pensar que el ejercicio demasiado cerca de la hora de acostarse puede mantenerte despierta por la noche. Por suerte, eso no es cierto; una encuesta de 2013 de la Fundación Nacional del Sueño encontró que las personas activas son de 56 a 67 por ciento más propensas a decir que por lo general tienen una buena noche de sueño, no importa a qué hora del día lo desempeñen.

4. Bebe mucha agua

El agua drena tu sistema lo que ayuda a deshacerse de cualquier agua que estás reteniendo. Pero ya que no quieres estar despierta toda la noche corriendo al baño, (y conseguir conciliar el sueño de calidad es crucial para la pérdida de peso), se sugiere no tomar agua una hora antes de la hora de acostarse.

5. Asegúrate de que tu dormitorio es súper oscuro

La hormona melatonina puede ayudar a tu cuerpo a producir más grasa marrón que quema de calorías, de acuerdo con un estudio publicado el año pasado en la revista Journal of Pineal Research. Dado que tu cuerpo ya produce melatonina cuando estás en completa oscuridad, asegúrate de que tu habitación está libre luz para aumentar la pérdida de peso.

6. Baja el termostato antes de ir a dormir

La idea de quemar más calorías mientras duermes puede sonar demasiado bueno para ser cierto, pero el National Institute of Health Clinical Center, encontró que las personas que dormían en una habitación de 18° C quemaron siete por ciento más calorías que las personas que dormitaba a 23 grados. El siete por ciento no es una tonelada, pero no hace daño.

No dejes de leer:
3 infusiones naturales para acelerar el metabolismo

7. Llena de esencias tu espacio

Aceite de menta en el dormitorio

Ciertos olores pueden hacer que se haga agua tu boca, y otros realmente pueden suprimir el apetito. Un estudio publicado en la revista Journal of Neurological and Orthopaedic Medicine, encontró que las personas que inhalaron menta cada dos horas perdieron un promedio de 2 kilos al mes. Con el plátano, manzana verde, vainilla y tuvieron efectos similares. Considera quemar una vela de menta cerca de tu cama para llenar la habitación con estos olores. Si no quieres preocuparte de dejar encendidas velas durante la noche, trata de añadir unas gotas de aceite de menta a tu almohada.

8. Usa el azul por la noche

Hay una razón de porqué, ciertas cadenas de hamburguesas tienen los mismos colores en su logotipo: rojo y amarillo. Esos tonos supuestamente nos envían mensajes subliminales que nos ayudan a crear hambre. Un experimento publicado en la revista de decoración de interior, Contract, presentó a asistentes de una fiesta con tres lugares idénticos pintados de diferentes colores: rojo, amarillo y azul. Los participantes informaron que las habitaciones rojas y amarillas eran igualmente apetecibles (y comieron la mayor cantidad en la habitación amarilla), pero encontraron que de la comida que ofrecieron para comer en la habitación azul, sólo la mitad les pareció apetecible. Cambiar el color en tu dormitorio, puede ser una gran idea debido a que, una vez entrando a él, será difícil que te llame el refrigerador y te distraigas de tu objetivo de dormir.

9. Esconde el iPad

Investigaciones sugieren que entra más aparatos electrónicos llevemos al dormitorio, más tendemos a engordar – especialmente entre los niños. Un estudio publicado en la revista Pediatric Obesity encontró que los niños que se la pasan en el resplandor de un televisor por la noche o una computadora, no reciben suficiente descanso y sufren de hábitos de estilo de vida pobre. Investigadores encontraron que los estudiantes con acceso a un dispositivo electrónico eran 1,47 veces más propensos a tener sobrepeso que los niños con ningún dispositivo en el dormitorio. Eso aumentó a 2,57 veces para los niños con tres dispositivos. Deja tu iPad en la sala de estar mientras vas a la cama.

Redacción de Vida Lúcida
Imágenes de shuttesrtock