remedios caseros Salud

9 remedios caseros para la cirrosis hepática

El equilibrio del cuerpo humano es tan frágil que un pequeño problema puede causar que todo el cuerpo llegue a su fin. El cuerpo humano está construido de tal manera que combate los problemas y con un poco de ayuda puede llegar a curarse a sí mismo rápidamente.

cirrosis hepática

La cirrosis es una de las enfermedades más alarmantes y degenerativas del hígado. El daño causado por lo general no es reparable y conduce a una cascada de otros problemas, enfermedades e infecciones. Sin embargo el hígado es conocido por ser uno de los órganos más regenerativos del cuerpo humano. Así que, si algo hace que se degenere, significa que hay una causa por la cual preocuparse y un punto del que no se puede volver. No hay cura conocida para la cirrosis, pero hay formas y medios para prevenir esta enfermedad y mantenerla bajo control.

Mientras que muchas personas se someten a tratamiento alopático para asegurar la buena salud, los remedios caseros complementan las medicinas y tratamiento. Los remedios caseros también ayudan a asegurar un alivio más rápido.

¿Qué es la cirrosis del hígado?

La cirrosis causa daño a los tejidos del hígado, lo que significa que el tejido hepático se sustituye por tejido de la cicatriz o tejido dañado, y como resultado, el hígado deja de funcionar normalmente. Como el hígado y el cuerpo intentan reparar el tejido dañado, se da paso a la formación de nódulos en el cuerpo que son regenerativos. Todo esto conduce al hecho de que el hígado pierde su capacidad para funcionar normalmente y altera las funciones del cuerpo.

9 Remedios caseros para la cirrosis del hígado:

Los remedios caseros aseguran que uno puede mantener la propagación de la cirrosis en jaque ya que no hay forma de revertir los efectos de las enfermedades después de su aparición.

1. Semillas de papaya:

Toma semillas de papaya y aplástalas de manera adecuada para extraer el jugo. Ahora, toma una cucharada de jugo de semillas de papaya y mezcla con dos cucharadas de jugo de limón, bebe el jugo mezclado dos veces al día para mejorar el funcionamiento del hígado.

2. Yogur natural y comino:

Toma dos tazas de agua y añádeles dos cucharas llenas de yogur natural y 2 cucharadas de semillas de comino en polvo. Añadir sal marina al gusto. Básicamente, la idea es hacer suero de leche y tomarlo dos veces al día. Es útil para mantener niveles saludables de bacterias en el cuerpo, aliviar dolores de estómago y ayudar a la digestión.

3. Soda de Lima India:

Toma un vaso de agua, exprime un limón en ella y añade un poco de sal marina también. Debes tomarlo 3 veces al día. Evita el azúcar, ya que es difícil de digerir y no es fácil de procesar para el hígados ya afectado por cirrosis. Esta mezcla trae alivio del problema de estómago y ayuda a la digestión. El limón es bueno para la digestión y también funciona como un laxante natural.

4. Di sí a la espinaca:

Las zanahorias son ricas en beta caroteno y la espinaca es una rica fuente de hierro. Lava algunas zanahorias y una cantidad considerable de hojas de espinaca. Machaca o muele y mezcla hasta lograr una pasta fina. Cuela la mezcla con un colador fino y bebe este jugo para obtener algo de alivio de los síntomas de la cirrosis hepática y cuidar de tu hígado, al mismo tiempo podrás proporcionar los nutrientes vitales para el cuerpo.

5. Vinagre de manzana:

El vinagre de manzana es bueno ya que ayuda a mejorar el metabolismo de las grasas. También funciona como un buen agente desintoxicante para el hígado. Toma un vaso de agua y añádele una cucharada de vinagre de sidra de manzana y una cucharadita de miel. Bebe esta mezcla, 3 veces al día para conseguir un hígado sano.

No dejes de leer:
5 maneras de mejorar el funcionamiento del hígado

6. La grosella:

Los hogares de la India están llenos de encurtidos y conservas de todo tipo. Estos pueden ser acreditados a sus propiedades para la salud y la capacidad para mantener el cuerpo sano por dentro y por fuera. La grosella espinosa india o amla como se le conoce comúnmente para la mayoría de nosotros, es un ingrediente increíble para mantener el daño hepático en jaque.

Como el amla es una fuente rica de vitamina C, su consumo mantiene la función hepática correctamente. Se puede consumir el amla en su forma conservada. Otra forma es la de deshacerse de la semilla en el centro de la fruta y rallarlo. Come esta grosella rallada con la ensalada o cuajada. Si es posible, mastícala un poco para liberar el jugo en la boca y asimilar la vitamina C más rápido en el cuerpo.

7. Asegúrate de consumir la cúrcuma:

Esta es beneficiosa para la piel y los órganos internos, la cúrcuma es una rica fuente de anti-sépticos, con propiedades anti-bacterianas, anti-hongos, y antioxidantes. La cúrcuma puede hacer maravillas para nuestro hígado y tratar la cirrosis hepática. Hay muchas maneras sencillas para consumir la cúrcuma, mientras que la más común es su uso en nuestra cocina diaria.

Alternativamente, podemos usar la antigua receta de nuestras madres y abuelas que consiste en agregar una cucharada de cúrcuma en un vaso de leche caliente y agregar un poco de miel a la misma. Esta también una gran manera de consumirla. La cúrcuma se encarga del hígado y mantiene los radicales libres del cuerpo antes de que puedan causar cualquier daño o perjuicio.

8. Semillas de lino:

Las semillas de lino han surgido en los últimos tiempos como un participante final de la carrera de beneficios para la salud. Las semillas de lino podrían no beneficiar directamente la condición de la cirrosis hepática, pero sí ayudar a reducir la carga sobre el hígado que ya está sufriendo. Las semillas de lino son ricas en fitonutrientes y estos fitonutrientes ayudan a prevenir el exceso no deseado de las hormonas circulantes en la sangre. Hay muchas maneras de comer las semillas de lino.

Se pueden añadir a las ensaladas y sándwiches después de asarlas un poco y alternativamente muchas personas las están utilizando en batidos y smoothies sobre una base diaria. También se pueden comer simplemente asadas y recibir directamente un poco de estas semillas todos los días, temprano en la mañana con el estómago vacío para obtener mejores resultados.

9. Comer papaya:

Comer frutas frescas es una manera maravillosa de permanecer en buena salud y mantener tu cuerpo sano por dentro. La papaya es un buen remedio casero para la cirrosis hepática. La mejor manera de preparar la papaya para obtener beneficios directos para el hígado es el consumo de jugo de papaya. Toma dos cucharadas de este jugo y añade una o media cucharadita de jugo de limón fresco y bebe esto todos los días. Si es posible, hazlo 3 o 4 veces al día para mejores resultados.

Causas de la Cirrosis:

remedios caseros para la cirrosis

Estas son sólo algunas de las causas de la cirrosis hepática y no son exhaustivas. Dependiendo de los factores de estilo de vida y el medio ambiente, podría haber muchas otras razones para la enfermedad.

  • La causa más común y conocida de la cirrosis es el consumo excesivo de alcohol. El alcohol parece bloquear el metabolismo normal de grasa, proteínas y carbohidratos. Esto conduce a que el hígado produzca tejidos de cicatrizados.
  • En algunos casos, la hepatitis también conduce a la cirrosis. La hepatitis conduce a la acumulación de grasa en el hígado y, como resultado los tejidos se cicatrizan. Otras causas de este tipo de daños en el hígado también pueden ser la obesidad, diabetes, y enfermedades de las arterias coronarias.
  • Si el conducto biliar en la persona se ve afectado, puede causar daños secundarios en el hígado que conducen a la cirrosis.
No dejes de leer:
Té de Perejil para aclarar las manchas de la piel

Efectos de la cirrosis:

La cirrosis hepática conduce a muchos efectos nocivos para el cuerpo humano. A continuación se enumeran algunos de los más comunes. Dependiendo del nivel de daño, los síntomas y los efectos pueden variar de persona a persona.

  1. Causa lesiones vasculares debido al aumento de los niveles de estradiol.
  2. El aumento de los niveles de estrógeno conduce al enrojecimiento de las palmas de las manos. Esta condición también se refiere como eritema palmar.
  3. Aumento de tamaño de los senos en los hombres debido a los niveles de estradiol, también conocida como ginecomastia.
  4. La falta de libido y la impotencia, en casos extremos, y también puede conducir a la atrofia testicular.
  5. Conduce a la acumulación de líquidos en la zona abdominal que lleva a un estómago hinchado, comúnmente se conoce como ascitis.
  6. Conduce a la ictericia debido al aumento de los niveles de bilirrubina.
  7. La falta de coagulación de la sangre en el cuerpo, causando moretones y sangrado.
  8. Conduce a la inflamación del tejido cerebral y causa la encefalopatía hepática, que deteriora día a día las funciones de la memoria.
  9. Las náuseas, indigestión, dolor en el abdomen, pérdida de peso, mal aliento, fiebre, e hinchazón son otros síntomas comunes de la cirrosis hepática.

¿Cómo prevenir la cirrosis?

gráfico descriptivo sobre la cirrosis

Hay muchas maneras simples y medios para prevenir la aparición de la cirrosis. Algunas cosas simples y cambios que uno necesita hacer son:

No te excedas en el consumo de alcohol:

Si bien todos nosotros somos bebedores sociales, también es importante y necesario que uno observe y mantenga el nivel de consumo de alcohol a diario.

Reduce el consumo de sal y da control al sodio:

El sodio, en su mayoría tomado en forma de sal conduce al cuerpo a retener el agua. También es una condición que se agrava por la aparición de cirrosis y por lo tanto se recomienda evitar el exceso de sal en los alimentos para evitar la hinchazón.

Come saludable Y con una Dieta equilibrada:

Lleva las cosas a un ritmo tranquilo para tu cuerpo y come alimentos que sean fáciles de digerir. Reduce el nivel de proteínas complejas, ya que no son fáciles de digerir cuando uno tiene una condición o problema con el hígado. Come una dieta balanceada con frutas y verduras, legumbres y lentejas, y todo tipo de zumos naturales y batidos.

Haz ejercicio para mantenerte saludable:

Aunque uno no puede pensar en mantenerse saludable y hacer ejercicio hasta que suceda algo drástico, es importante asegurarse de que consigas al menos 45 minutos de ejercicio todos los días para mantener tu cuerpo sano y mente alerta. También mantiene a raya las enfermedades y los órganos en buenas condiciones.

La mejor solución en algunos casos es la prevención ya tal condición médica como lo es la cirrosis hepática deja daños es irreversibles. Todos estos remedios caseros proporcionan los medios para mantener el hígado sano, reducir la tensión en el hígado y ayudar a su funcionamiento normal.

No se conoce una cura para la cirrosis, excepto el trasplante de hígado. Por lo tanto, es importante entender que uno tiene que tomar decisiones saludables y conscientes a la hora de la comida y de mantener un buen estilo de vida saludable mediante el ejercicio diario. Mantener tu cuerpo sano, es lo único que tienes que hacer.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida