Consejos Salud

Acariciar a tu perro puede bajar la presión arterial y aliviar el dolor

Investigaciones recientes sobre el vínculo humano-animal ha demostrado la química real entre los perros y sus dueños. Las interacciones diarias con tu compañero peludo favorito, tienen un efecto positivo mensurable en tu bioquímica, gracias a una hormona llamada oxitocina. Esta hormona maravillosa también puede actuar como un analgésico natural, y puede disminuir los niveles de estrés, bajar la presión arterial y aliviar el dolor.

acariciar a tu perro puede bajar la presión

Relación dueño-perro muestra un aumento de niveles de oxitocina

La oxitocina pasa por una serie de apodos, incluyendo la “hormona del abrazo”, la “hormona del cariño”, el “químico del amor”, y “la molécula de la moral”. La oxitocina es lo que hace que el contacto piel a piel se sienta bien; es lo que hace que una gran comida sea satisfactoria.

Es un hecho bien conocido que el contacto de humano a humano – por ejemplo, la vinculación con los niños o las parejas – desencadena la liberación de oxitocina. Pero lo que los estudios más recientes han puesto de manifiesto, es que la vinculación con una especie completamente diferente, en este caso el perro, también promueve la liberación de la “química del amor.”

Acariciar a tu perro durante 30 minutos puede bajar la presión arterial y aliviar el dolor

En un estudio reciente de Suecia, 2 investigadores encontraron que los propietarios que besaban a sus perros con frecuencia tenían mayores niveles de oxitocina que otros propietarios. Y junto con los besos, hubo otros dos factores que contribuyeron a los elevados niveles de oxitocina. Una era que los propietarios percibían la relación con su perro de manera placentera en lugar de solo una tarea difícil, y la otra era que ofrecían un menor número de golosinas a su mascota, prefiriendo ofrecer atención y afecto en su lugar.

No dejes de leer:
Señales que indican que necesitas enzimas digestivas

En otro estudio publicado hace 10 años y llevado a cabo en la Universidad de Pretoria en Sudáfrica, 3 dueños de perros se pusieron en una habitación escasamente amueblada y se les pidió que se sentaran en una alfombra en el suelo con sus perros. Por media hora, los propietarios fueron instruidos para centrar toda su atención en sus perros – hablar con ellos en voz baja, rascarlos y acariciarlos. La presión arterial de los dueños se redujo al principio y también al final de los 30 minutos.

Investigadores encontraron que se pudo bajar la presión arterial de los dueños de los perros, y mostraron niveles elevados no sólo de oxitocina, sino también de otras hormonas benignas para el organismo. Estas incluyen las beta-endorfinas, que se asocian con el alivio del dolor y la euforia; la prolactina, que promueve el vínculo entre padres e hijos; la feniletilamina, que se aumenta en las personas que tienen relaciones románticas; y la dopamina, que aumenta la sensación de placer.

Increíblemente, las mismas hormonas también fueron elevadas en los perros, lo que sugiere que los sentimientos de apego son mutuos.

Luego se pidió a los propietarios de los perros que se sentaran en la misma habitación y leyeran un libro durante 30 minutos. Ninguna de las hormonas, como la oxitocina, aumentó tanto como lo hicieron durante la sesión con los perros.

No dejes de leer:
8 razones por las que deberías comer pistachos cada día

¿Qué tan unido eres con tu perro?

bajar la presión arterial jugando con el perro

¿No es increíble que la relación con nuestro perro sea tan profunda que afecte a nuestra bioquímica? Y lo hace de la misma manera en nuestros perros.

Este tipo de efecto positivo al experimentar una frecuencia cardíaca baja, hace una diferencia significativa en nuestro bienestar general. Si podemos bajar la presión arterial y con ello disminuir nuestro ritmo cardíaco por salir con nuestros animales, eso es algo que realmente puede beneficiar a la comunidad con enfermedades del corazón.

La comprensión de los mecanismos de la relación entre los seres humanos y perros, y sus implicaciones para ambas especies, mantendrá muy ocupados a los investigadores en un futuro.

Redacción de Vida Lúcida
Imagen de shutterstock