Psicología Reflexiones

Amistades tóxicas: Cómo reconocerlas y mantenerse lejos de ellas

Las amistades tóxicas son un tema que actualmente está de moda. A lo largo de nuestra vida iremos conociendo gente, haciendo amistades en diferentes niveles de intimidad, por que somos seres sociales por naturaleza, quizás puede de pronto parecernos egoísta, pero a veces es necesario alejarnos de algunas amistades porque comienzan a ser perjudiciales para nuestro equilibrio personal, nuestra paz, tranquilidad y crecimiento personal, y se convierten en “amistades tóxicas”.

amistades tóxicas

La amistad forma parte importante de nuestra salud emocional, en parte no podríamos funcionar de forma adecuada sin ellas, nos brindan compañía, apoyo, diversión; a través de los amigos nos vamos inventando y reinventado día con día. Se vuelven parte de nuestra familia y de nuestra cotidianidad, son un espléndido aliciente para sobrellevar de manera efectiva las problemáticas que se nos plantean día a día.

Sin embargo a veces notamos que las cosas no marchan bien, y que por el contrario nuestros días se han vuelto atormentantes, inconclusos, cíclicos e incluso tóxicos sin un motivo aparente, lo que sucede es que a veces estamos compartiendo la vida con amistades tóxicas.

Reconociendo las Amistades Tóxicas:

Pero ¿cómo reconocer las amistades tóxicas?, sus formas de actuar y sus características personales, ¿cómo y por qué influyen en nuestra vida? y ¿como evitarlas?, es la clave para poder salir victorioso de estas situaciones emocionales que nos impiden avanzar de manera fluida por nuestro viaje llamado vida. Suene o no suene egoísta, estamos en el derecho de rodearnos de personas que agreguen a nuestra vida herramientas positivas y divertidas y así mismo evitar las compañías tóxicas.  Aquí te ayudamos a reconocerlas:

Las pasivo-agresivas

Este tipo de amistades tóxicas suelen ser muy confusas, en el lenguaje popular son conocidas como las “doble cara”. Son aquellas que aparentan ser de una forma pero siempre resultan mostrándonos un lado oscuro que desconocíamos.

Son en exceso amistosas y suelen ser cariñosas y complacientes, pero ¡cuidado! tras ellas hay otra cara, suelen acumular sus disgustos y disfrazar sus respuestas, son dependientes en exceso, pero al mismo tiempo pareciera que luchan por su libertad personal, así que hablarán y actuarán, en algunas oportunidades, de manera contradictoria.

Al parecer para ellos todo está bien pero realmente no es así y buscarán la manera de hacer lo contrario contantemente, por ejemplo pudieran preguntar que te gustaría beber, para llevarlo a una reunión y después dirán que no había lo que pediste y por ello llevarán lo que ellas prefieran.

No dejes de leer:
Comer en familia mejora el comportamiento de los hijos

Lo realmente importante y peligroso aparte de no ser personas confiables, es que no expresan abiertamente las emociones y acumulan disgustos y malentendidos, que terminarán por explotarnos en la cara cuando menos lo esperamos.

Las competitivas:

Siempre están en competencia con aquellos quienes le rodean, las claves son sencillas, si tu compras un carro ellas siempre encontrarán alguno mejor que comprar, igual si has tenido una experiencia negativa, ellas tendrán una peor experiencia que contarte, y esto es un cuento de nunca acabar en las amistades tóxicas.

Parecen personas abnegadas y siempre quieren saber de tus cosas y avances, pero no te dejes engañar, en realidad sólo se están informando para llevar un paso adelante, suelen hablar de ti a las espaldas y esperan verte caer para colocarse en un nivel superior al tuyo.

Resultan amistades tóxicas porque no saben cómo manejar su baja autoestima e intentaran una y otra vez echar al suelo tus éxitos y logros.

Las dramáticas

amigas tóxicas

Lo tóxico en estas amistades es que pueden resultar un poco atormentantes, son aquellas quienes siempre están en medio de una tragedia, lo peculiar es que sus problemas a parte de continuos, es que nunca tienen una solución debido a que ellos sabotean las posibles soluciones que existen y se niegan a buscar ayuda.

La costumbre de estas amistades tóxicas, es a usar a los otros como “paños de lágrimas” o terapeutas, piden consejos que jamás siguen, puede parecer que ellos viven de sus dolores.

Suelen ser agotadoras, después de larguísimas y estresantes conversaciones, todo terminará igual, pues son incapaces de tomar ninguna acción y su palabra preferida será “pero”, suelen ser muy estresantes este tipo de amistades y compañias.

Las amargadas

Nada peor que la gente que no tiene ojos para las cosas positivas, siempre y constantemente viendo el paisaje negro, nada les causa gracias y si en algún momento tú te sientes alegre, no serán buena compañía.

Las amargadas se convierten en amistades tóxicas debido a su nivel y capacidad de opacar la felicidad de los otros y la suya propia, esta es una de las principales ausas por las cuales es mejor alejarse de ellas.

No dejes de leer:
Cómo superar o vencer la timidez

Las manipuladoras

Si en algún momento has estado comprometido con hacer o dar algo, sin saber cómo, seguramente has estado en las manos de una de las amistades manipuladoras, las personalidades manipuladoras a veces son difíciles de reconocer, no se enfrentan, por lo que no tendrán discusiones abiertas, tienen la tendencia a hacerse la víctima con gran facilidad, y saben de alguna manera manejar las emociones de su contra parte, es decir conseguirán tu debilidad para sacar provecho involucrándote en algo en lo que comúnmente no lo harías.

Las envidiosas

Las amistades envidiosas son las amistades más tóxicas, ellas harán todo lo posible por saber en qué manera estás avanzando para cortar tu camino, es por eso que siempre estarán chequeando sobre tu vida y las cosas que tú haces.

En cualquier momento echaran por el suelo tus planes, o al menos intentarán hacerlo, es importante reconocerlas para evitar males mayores, generalmente la rivalidad es silenciosa y está basado en un sentimiento de baja autoestima.

¿Cómo alejarte de las Amistades tóxicas?

Intenta estos sencillos consejos, pero recuerda el proceso debe ser gradual, no deseas tampoco ganar enemigas, solo mantener al margen las que no son buenas, o que resultan dañinas para ti.

  • No dejes prosperar las conversaciones que te incomodan, no hagas comentarios productivos, para así cortar el proceso de la conversación paulatinamente.
  • Se sincera, di “no” cuando debas o sientas que debes hacerlo, no hagas nada para cumplir o parecer educada, se fiel contigo misma, aprende a decir no de la manera adecuada.
  • No asistas a reuniones ni invitaciones a su casa y mucho menos las lleves a la tuya, hay que establecer límites de intimidad.
  • No compartas tus problemas con ellas abiertamente, selecciona aquellas personas con las que tengas mejor afinidad.
  • Evita siempre confrontaciones, es importante conservar el trato educado si te mantienes distante pero de manera educada, estarás enviando el mensaje de que no te interesa seguir en contacto con ellas, sin ofender o lastimar.

Recuerda siempre, las amistades debes ser siempre positivas para nuestra vida y deben proveernos comodidad y compañía, quizás te gustaría revisar unos tips para mantenerte alejado de la negatividad, Es mejor tener pocos buenos amigos que muchas amistades tóxicas.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida