Psicología Superación personal

Aprende a considerar las opiniones y puntos de vista de los demás para llegar más lejos

Cuántas personas consultemos sobre un tema, más opiniones obtendremos. Probablemente, no la naturaleza no solo ha creado a la gente, para que cada una tenga su propia opinión y puntos de vista sobre la vida. Las personas con puntos de vista similares se convierten en amigos, mientras aquellas que no coinciden se convierten en oponentes. En el supuesto caso, si todos coincidiéramos en todo, la vida sería simplemente aburrida.

Aprende a escuchar las opiniones de los demás para llegar más lejos

Sin embargo, a menudo no estamos en condiciones de reconciliarnos con puntos de vista externos, considerando que son deliberadamente falsos. Persistimos y tratamos de convencer a todos de lo que nos parece correcto, pero esto, por supuesto, provoca el descontento. No lo negaré, así es como somos la gran mayoría de las personas. Las manifestaciones puramente egoístas son peculiares a cada uno y en mayor medida a los perfeccionistas. Recientemente, decidí cambiar a un lado más liberal, bueno, al menos traté de hacerlo en algunos puntos.

No se puede culpar a un hombre sólo por el hecho de que él está acostumbrado a fumar. Se siente cómodo detrás de este hábito y no tiene la intención de deshacerse de él. Ciertamente podemos exhortarlo con toda la información negativa al respecto o fotos de miedo de los pulmones quemados. Pero ¿realmente crees que el fumador tomará tus intentos en serio? Puede que solo hayas logrado que llegue a la conclusión de que necesita comunicarse menos contigo. Este tipo de reacciones se suelen repetir en diferentes situaciones de la vida con una increíble periodicidad.

No dejes de leer:
Cómo manejar tus emociones para que suceda lo que te conviene

Es normal que cada quien tenga un diferente punto de vista

Puede que conozcamos a alguien en nuestro mundo prácticamente se vuelve loco por la música de cámara. Pero, también, es posible que exista alguien que decide oír esos conciertos solo porque le permite conciliar el sueño. Muchas veces podríamos sentir el deseo de señalar a estas personas, pero son cosas de su vida y debemos respetarlo.

Cuando nos ponemos a analizar, veremos que el sentido de diversión varía de acuerdo a cada persona. No son aburridas aquellas personas que no comparten nuestra misma percepción de lo divertido. Podría suceder que las cosas que realmente les divierten a nosotros no nos parezcan divertidas, entonces seríamos nosotros los aburridos. Finalmente es una cuestión de percepción.

llegar más lejos en la vida

Podemos expresar nuestras opiniones con toda la libertad y el derecho que nos corresponde. Pero no debemos esperar que quien nos escucha salte de alegría y mañana comience una nueva vida, siguiendo nuestro consejo. Discúlpame, pero esa es ¡una forma de estupidez! Si esto sucede, entonces esto conduce a una conclusión lógica: a quien hemos persuadido no es todavía una persona madura.

Lo más sorprendente es que a veces las opiniones comunes no sólo nos enseñan algo nuevo, sino también cambian nuestra vida. Dime: ¿definitivamente que sientes por las madres de alquiler? ¿Lo apruebas, lo condenas? Algunos dirán que ayudan a que una mujer, que no es capaz de tener un niño por enfermedad, pueda experimentar la alegría de la maternidad. En este caso la opinión las trata muy positivamente. Por otra parte, una madre de alquiler puede ser la última oportunidad para cambiar la vida de otra mujer. Pero el hecho es que muchas personas están en desacuerdo con este tipo de apoyos. Sí, también pienso que la situación no es tan fácil como parece. ¿Quién haría esto más fácil?

No dejes de leer:
Haz que el resto de tu vida sea lo mejor de tu vida

No aceptar opiniones distintas atenta contra las relaciones

Cuando estamos enamorados, somos tan infantilmente admirados con las cualidades de nuestras parejas. Luego, después de un cierto tiempo, empezamos a comparar al amante con nosotros mismos, averiguar de él o sus defectos y buscamos corregirlos. ¿Qué está pasando? O debido a su debilidad, nuestra pareja se acomoda a nosotros, o comienza a ser obstinado y nos rechaza. En el primer caso tenemos una apariencia débil de una persona que, después de alcanzar nuestro objetivo final (corrección), no nos conviene. O enfrentamos una reacción defensiva, terquedad, hacemos esfuerzos dobles, juramos, peleamos, y al final nos separamos.

Ahora, en el camino de la corrección, cada día me repito la frase: “Cada uno de nosotros es individual y si trato de cambiarlo, obtendré una copia exacta de mí mismo”. Créanme, después de esto, cualquier deseo de inspirar a alguien a cambiar su opinión desaparece.

Comparte esto: