Beneficios de alimentos Salud Semillas

Beneficios de la chía que quizás no conocías

Semillas de Chía

Las semillas de chía forman parte de las dieta por sus beneficios para la salud y por ser una fuente de nutrientes importantes para cuerpo y antioxidantes esenciales.

Composición nutricional de las semillas de chía

De acuerdo con la Base de Datos Nacional de Nutrientes USDA, una onza de semillas de chía (aproximadamente 28 gramos) contiene 138 calorías , 8 gramos de grasa, 12 gramos de carbohidratos , 10 gramos de fibra y 5 gramos de proteína.

Comer una onza de semillas de chía por día proporcionaría 18% de las necesidades diarias de calcio, 27% de fósforo, 30% de las cantidades de manganeso y más pequeñas de potasio, zinc y cobre.

Cuando se compara con la semilla de linaza, la semillas de chía proporcionan más omega 3, calcio, fósforo y fibra (todos los nutrientes esenciales que la mayoría de la gente no está recibiendo suficiente).

Beneficios para la salud de las semillas de chía

El consumo de alimentos de origen vegetal de todo tipo, como la semilla de chía, ha sido asociado con un menor riesgo de muchas condiciones adversas para la salud, incluyendo la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardíacas y la mortalidad general.

Mantener una dieta rica que incluya semillas de chía también se ha demostrado que ayuda a mejorar el aspecto del rostro y mantener un cutis saludable, aumentando el rendimiento físico y ayudar a controlar el peso.

Aporte de fibra ideal de la chía

La Junta Directiva del Instituto Nacional de Medicina Alimentaria y Nutrición sugiere que los hombres menores de 50 consumen 38 gramos de semillas de chía por día y las mujeres menores de 50 consumen 25 gramos por día.

No dejes de leer:
Remedios herbarios para picaduras de insectos.

Para los adultos mayores de 50 años de edad, la recomendación para los hombres es de 30 gramos por día y para las mujeres es de 21 gramos por día. La mayoría de las personas no consumen ni la mitad de esa recomendación en un día.

La forma más fácil de aumentar la ingesta de fibra es aumentar su consumo de alimentos de origen vegetal como frutas, verduras, nueces, semillas y granos sin procesar. Sólo una onza de semillas de chía proporciona 10 gramos de fibra, casi la mitad de la recomendación diaria de una mujer mayor de 50.

El tratamiento de la diverticulosis

Las dietas altas en fibra en el consumo de semillas de chía han demostrado disminuir la prevalencia en los brotes de diverticulitis mediante la absorción de agua en el colon y hacer los movimientos de intestino más fácil de pasar. Comer una saludable dieta con fibras integrada por frutas y verduras puede reducir la presión y la inflamación en el colon. Aunque la causa de la enfermedad diverticular es aún desconocido, se ha asociado repetidamente con una dieta baja en fibra.

Ayuda con la pérdida de peso

Los alimentos que son altos en fibra ayuda a mantener la sensación de saciedad por más tiempo y son generalmente más bajos en calorías como lo es el caso de las semillas de chía. El aumento de la ingesta de fibra y las dietas altas en fibra ayudan a perder peso de manera gradual y saludable.

No dejes de leer:
15 remedios caseros hechos con aguacate

Tratar enfermedades cardiovasculares y el colesterol

El aumento de la ingesta de fibra también se han demostrado para reducir la presión arterial y los niveles de colesterol. Una revisión de 67 ensayos controlados, encontró que incluso una ingesta de al menos 10 gramos por día redujo los niveles de colesterol LDL (el tipo colesterol dañino), así como el colesterol total.

Estudios recientes han demostrado que la semilla de chía puede incluso jugar un papel en la regulación del sistema inmune y la inflamación, en consecuencia, disminuir el riesgo de afecciones relacionadas con inflamación tales como la enfermedad cardiovascular, diabetes, cáncer y obesidad.

Digestión y desintoxicación

Una dieta con semillas de chía y un aporte adecuado de fibra, evita el estreñimiento y promueve la regularidad de un sistema digestivo saludable. Los movimientos intestinales regulares son cruciales para la excreción diaria de toxinas a través de la bilis y las heces.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida