Cáncer Salud

Cáncer de riñón y 10 maneras de reducir el riesgo

En las primeras etapas de la enfermedad del riñón, puede que no haya muchas señales de que algo anda mal. Muchas veces, el cáncer de riñón se encuentra al ir a una radiografía o una ecografía por algo que no tiene relación. A veces es sólo cuando el tumor es lo suficientemente grande como para afectar a otros órganos, que pueden aparecer los síntomas. Sigue leyendo para saber más sobre los síntomas que pueden reflejar si estás siendo propenso a cáncer de riñón.

cancer-de-rinon

Función de los riñones

Los riñones son órganos en forma de frijol que se localizan a ambos lados de la columna vertebral en la posición media-baja de la espalda. Su trabajo consiste en desviar las toxinas, productos de desecho, y el líquido fuera de la sangre y excretar los desechos y el líquido en forma de orina. Los riñones filtran más de 500 litros de sangre cada 24 horas.

Las toxinas pasan inicialmente a través del hígado, donde se hacen solubles en agua, y después llegan a los riñones para su posterior filtración. Los riñones deben distinguir las toxinas de nutrientes así las toxinas se filtran de la sangre, mientras que los nutrientes, incluyendo aminoácidos y glucosa, se devuelven a la circulación sanguínea. Las toxinas se eliminan a continuación en la orina.

Los riñones son uno de los principales órganos de eliminación y están en constante contacto con las toxinas que entran en contacto con.

A medida que nuestra exposición a toxinas y contaminantes del medio ambiente ha aumentado, también lo ha hecho la incidencia de cáncer de riñón.

El cáncer de riñón es el séptimo cáncer más común que los hombres, y es el décimo cáncer más común en las mujeres.

Señales de advertencia de cáncer de riñón

Algunos de los síntomas a tener en cuenta para saber si se es propenso al cáncer de riñón:

  1. Sangre en la orina
  2. Dolor o presión en la parte lateral o posterior
  3. Una masa o protuberancia en la parte lateral o posterior
  4. Hinchazón de los tobillos y las piernas
  5. Alta presión sanguínea
  6. Anemia
  7. Fatiga
  8. Pérdida de apetito
  9. Pérdida de peso inexplicable
  10. Fiebre recurrente que no es de resfriado, gripe u otras infecciones
  11. Para los hombres, un rápido desarrollo de un grupo de venas agrandadas alrededor de un testículo, conocido como un varicocele.

Así que, ¿cómo se puede reducir el riesgo de cáncer de riñón? En primer lugar, se puede reducir la cantidad de toxinas a las cuales los riñones están expuestos, y en segundo lugar, dar a tus riñones algunos de los súper nutrientes que se merecen.

rinones-cancer-de-rinon

Maneras de reducir el riesgo de cáncer de riñón

1. Dejar de fumar

Fumar puede ser uno de los mayores factores de riesgo para elevar la probabilidad de desarrollar cáncer de riñón. Los altos niveles de cadmio están asociados con fumar y pueden causar cáncer de riñón. Fumar también aumenta la exposición al monóxido de carbono en los tejidos, creando así un ambiente de bajo oxígeno que prepara el escenario para la inflamación y el cáncer.

No dejes de leer:
Los beneficios de tomar levadura de cerveza

Además, el humo del cigarrillo tiene un químico llamado Benzo(a)pireno diol epoxido. Este es un conocido carcinógeno y mutágeno que daña el ADN y causa el estrés oxidativo. Esto conduce a la inflamación, que junto con los aumentos de ADN dañado, aumenta uno el riesgo de cáncer.

2. Comer alimentos enteros – alimentos frescos que no ha sido alterado o conservados

Nuestros alimentos y bebidas están siendo alterados para durar más tiempo y verse mejor. Estos productos químicos también están aumentando el riesgo de cáncer de riñón. Por ejemplo, el BPA (bisfenol A) que ha sido prohibido por la FDA, todavía se utiliza para revestir latas de aluminio.

La evidencia muestra ahora, que estos químicos dañan los riñones y aumenta el riesgo de cáncer. El colorante de alimentos es otro ejemplo. Los colorantes alimentarios se han relacionado con el cáncer.

Por ejemplo, el color amarillo # 6 (E110) se ha prohibido en Noruega y Finlandia. Este causa tumores en los riñones y las glándulas suprarrenales de animales de laboratorio. Sin embargo, todavía se encuentra en el queso americano, macarrones con queso, dulces y bebidas gaseosas.

3. Mantener un peso corporal saludable

Mantener un peso corporal saludable, una respuesta a la insulina saludable y mantener tu presión arterial en un rango normal. Estos factores reducen el riesgo y están asociadas con una respuesta inflamatoria saludable.

En la otra cara de la moneda – La obesidad, la diabetes y la presión arterial alta, están asociados con la resistencia a la insulina, baja oxigenación de los tejidos, enfermedades metabólicas, aumento del estrés oxidativo y la inflamación. La obesidad está relacionada con el cáncer renal específicamente. De hecho, más del 40% de los pacientes de cáncer en células renales son obesos.

4. Utiliza productos de limpieza naturales

El tricloroetileno, que se puede encontrar en productos de limpieza del hogar, así como en el mecanizado industrial y los refrigerantes, es un ejemplo de un producto químico que tiene una relación directa con cáncer de riñón. El tricloroetileno se ha encontrado que causa mutaciones de células renales.

5. Llevar un estilo de vida activo

Llevar una vida sedentaria te pone en riesgo de desarrollar cáncer de riñón. La actividad física regular se asocia con menos peso corporal y una presión arterial estable, mejora la gestión de la insulina, y a una respuesta inflamatoria saludable

6. Hormonas

Las mujeres que dan a luz a una edad temprana, son 40-90% más propensas de desarrollar cáncer de riñón. También hay una asociación con el número de hijos que una mujer ha tenido: entre más partos tenga una mujer, especialmente a una edad más joven, mayor es el riesgo.

No dejes de leer:
10 poderes milagrosos de las uvas

7. Género

Los hombres son dos veces más propensas a desarrollar cáncer de riñón que las mujeres.

8. Edad

La edad promedio de diagnóstico es de 64. Las personas entre las edades de 50-70 deben sacarse pruebas de la sintomatología de la enfermedad.

9. Étnico

La genética juega un papel importante en el riesgo del cuerpo para el cáncer de riñón. Las tasas de cáncer de riñón son más altos en Europa y América del Norte en comparación con Asia y América del Sur. También se ha encontrado que las personas de origen asiático que viven en Estados Unidos, tienen las mismas tasas bajas de cáncer de riñón como las tienen las personas en su país de origen.

jugos-verdes-para-cancer-de-rinon

10. Nutrir a los riñones de manera saludable

La ciencia proporciona un amplio soporte en que, una dieta rica en vegetales y frutas reduce el riesgo de desarrollar cáncer. Una dieta rica en antioxidantes es uno de los sistemas de defensa más conocidos para mantenerse saludable y para prevenir el cáncer.

Algunos alimentos para apoyar a los riñones incluyen: vegetales de hoja verde, espárragos, remolacha, diente de león, sandía, pepino, ajo, perejil, berros, apio, rábano, papaya, mango, chirivía, y la col rizada.

Tomar suficientes líquidos

Beber agua, zumos de verduras y añadir lima/limón al agua. Los líquidos ayudan a eliminar las toxinas de tu cuerpo.

Incluir alimentos ricos en antioxidantes

Los antioxidantes neutralizan los radicales libres, y aún en cantidades bajas relativamente, pueden ayudar a hacer lenta o parar la velocidad de oxidación resultado de los radicales libres.

Algunos ejemplos de antioxidantes: licopeno, vitaminas C, E y beta caroteno y los flavonoides. Estos se pueden encontrar en los pimientos, arándanos, frambuesas, arándanos, fresas, cerezas y uvas rojas.

Elige aceites saludables

Los aceites saludables reducen la inflamación y protegen contra la oxidación. Consume más omega 3 de pescado graso, como el salmón, el atún blanco, la caballa, el arenque y la trucha arco iris. Utiliza el aceite de oliva virgen extra en tus ensaladas.

Elige carnes orgánicas alimentadas con pasto

Estas carnes son libres de hormonas y tienen una mayor cantidad de ácidos grasos esenciales que las carnes que no son alimentadas al libre pastoreo. Esto conduce a una menor inflamación y menos hormonas artificiales para los riñones para procesar. La carne de animales alimentados con pasto es más alta en antioxidantes, los cuales son precursores para combatir el cáncer.

Redacción de Vida Lúcida
Imágenes de shutterstock