Psicología

Castigar a los niños puede volverlos agresivos

Puede verse afectado el desarrollo tanto intelectual como mental del niño que es sometido a castigos y golpes, según se publicó en un estudio realizado por la Asociación médica de Canada. Este tipo de acciones generalmente llevadas a cabo por tutores o padres, puede volver a los niños agresivos. Conoce más información a continuación.

castigo en niños los vuelve más agresivos

¿Cómo el castigo puede volverlos más agresivos?

Luego de analizar diversas investigaciones que se han realizado al menos en los últimos 15 años, y que está relacionados al castigo físico o corporal, señala Joan Durrant, que es doctora en el Departamento de Ciencias Sociales de la Familia de la Universidad de Manitoba, y Ron Emson, del Hospital Infantil del Este de Ontario, observaron que hay un aumento en la agresividad hacia padres, hermanos y otros niños, y después a sus parejas, por parte de quienes en la infancia son castigados con golpes.

“Virtualmente sin ninguna excepción, estos estudios revelaron que el castigo físico está asociado con mayores niveles de agresión. El castigo corporal tiene un efecto causal directo en la exteriorización de comportamiento, ya sea a través de una respuesta reflexiva al dolor, modelización (se alienta un tipo de comportamiento con el ejemplo) o procesos familiares coercitivos”, dicen los investigadores.

El estudio también indica que el castigo físico está asociado con problemas mentales como depresión, ansiedad y el consumo de drogas y alcohol. Una teoría es que el castigo físico puede cambiar áreas en el cerebro vinculadas al rendimiento en pruebas de coeficiente de inteligencia y aumenta la vulnerabilidad de la dependencia de drogas y alcohol.

Investigadores de la Universidad de Londres, en un estudio anterior publicado en Current Biology, ya habían señalado que los niños expuestos a violencia intrafamiliar o abuso muestran cambios en sus cerebros parecidos a los de soldados que han participado en combates. Si el niño se vuelve más agresivo, dispondrá de más problemas que soluciones y su futuro se verá posiblemente dañado. Por ello es necesario evitar los castigos físicos, hay formas verdaderamente efectivas de educar a los niños para evitar estos traumas y problemas en el futuro.

Esta situación es altamente frecuente, sobre todo en entornos donde la educación suele verse disminuida y es de gran importancia comprender que el castigo y la violencia no pueden enseñar nada, al contrario, pueden volverse un vicio y un caldo de cultivo para generar más violencia en el futuro, afectando el desarrollo del niño que tomará el ejemplo, asumirá que los golpes son la solución a cualquier problema, y su mejor herramienta para solucionarlos.