Consejos Salud

Causas de los coágulos de sangre en la menstruación y cómo evitarlos

Llegas a tu período menstrual de nuevo, pero esta vez te das cuenta de coágulos en tu sangre. Te extrañas y confundes y de pronto te llenas de un poco miedo, “¿debería preocuparme?” piensas en confusión… Si esto suena familiar, no estás sola. Conoce las causas de los coágulos de sangre en la menstruación y cómo evitarlos en el siguiente artículo.

coágulos de sangre

Qué son los coágulos de sangre en la menstruación

Los coágulos sanguíneos pueden ser completamente normales y no son a menudo una causa para preocuparse. Sin embargo, hay momentos en que los coágulos sanguíneos menstruales pueden justificar un chequeo con el ginecólogo. Sigue leyendo para averiguar por qué.

El cuerpo libera naturalmente anticoagulantes para mantener la sangre delgada y fluida (moviéndose libremente). Los coágulos son la forma natural del cuerpo de controlar el exceso de sangrado. Los coágulos de sangre menstruales consisten en una masa coagulada de sangre, fibrina y tejido endometrial.

Porqué se forman los coágulos de sangre en la menstruación

Los coágulos sanguíneos durante el período o la regla, son vistos tradicionalmente por muchos profesionales de la salud holísticos como un signo de estancamiento uterino debido a la falta de fuerza uterina, lo que puede provocar que la sangre menstrual salga ineficiente durante la menstruación. Hay, sin embargo, una variedad de razones para que se formen los coágulos de sangre.

Acumulación o retención de sangre

La sangre que permanece dentro del útero, es probable que coagule debido a las siguientes razones:

Endometriosis. Los síntomas son el engrosamiento del revestimiento uterino y el flujo sanguíneo más pesado durante la menstruación que puede contribuir a la coagulación excesiva durante la menstruación.
El tamaño del útero después del parto. Lo que significa que el útero no retrocede con éxito a su tamaño normal (aproximadamente el de una pera). Durante la menstruación, la sangre puede acumularse y coagular dentro de un útero dilatado antes de ser expulsado.
Obstrucciones uterinas. Cualquier cosa dentro del útero que pueda impedir el flujo sanguíneo menstrual adecuado, como fibromas, pólipos y adherencias.
Adenomiosis. Una condición donde el tejido endometrial crece dentro de los músculos de las paredes uterinas, lo que resulta en parte en el flujo sanguíneo menstrual abundante, sangrado prolongado y coágulos durante el período durante la menstruación.

No dejes de leer:
Cómo curar aftas y llagas en la boca

El sangrado menstrual excesivo

Un flujo pesado o fuerte durante la menstruación, puede hacer que la sangre se acumule dentro del útero más rápido de lo que el cuerpo puede expulsarlo completamente y correctamente. Cuando esto sucede, la sangre se estanca y coagula.

Desequilibrio hormonal

Si la progesterona y el estrógeno (las hormonas que controlan cómo el cuerpo derrama el revestimiento del útero), están fuera de balance, el revestimiento endometrial del útero puede crecer demasiado espeso. Un revestimiento uterino grueso, puede resultar en un flujo sanguíneo más pesado y con ello, más coágulos de sangre en el período.

Para algunas mujeres, los coágulos sanguíneos del período, pueden ser inconsistentes y llegar en un ciclo, pero no en el siguiente, o en varios y luego no volver a aparecer. Esto puede deberse a fluctuaciones hormonales, dieta o cambios en el estilo de vida, todos los cuales pueden afectar el espesor del revestimiento uterino. Cuando hay una variación en el grosor del revestimiento uterino de ciclo a ciclo, la cantidad de sangre menstrual puede cambiar también, causando la formación de coágulos.

Cuándo debe hablar con el ginecólogo

Lo mejor sería hablar con tu médico para determinar si hay un problema de fertilidad-salud que afecta la salud del revestimiento uterino, o el equilibrio hormonal si:

  • Los coágulos de sangre son grandes.
  • Muchos coágulos de sangre más pequeños salen en un corto período de tiempo.
  • Los coágulos de sangre en la regla se acompañan de una variedad de otras cosas – fatiga, cólicos severos, inflamación e hinchazón, períodos prolongados, o pérdida / flujo excesivos de sangre, apenas poco sangrado o períodos interrumpidos.
No dejes de leer:
Los mejores ejercicios para el cerebro

coágulos de sangre durante la menstruación

Maneras de apoyar naturalmente la salud uterina

Hay una variedad de hierbas y terapias naturales que son beneficiosas para aumentar la salud uterina.

Hoja de frambuesa roja (Rubus idaeus, spp.). Una hierba llena de nutrientes, vitaminas y minerales como vitaminas C y E, calcio y hierro, la hoja de frambuesa roja es astringente a los tejidos del cuerpo y se sabe que tonifica el músculo uterino que puede ser de apoyo en tiempos de sangrado intenso como resultado de la debilidad uterina.

Hidratación. Permanecer bien hidratado es importante para el flujo saludable de todos los líquidos dentro del cuerpo, incluyendo la sangre menstrual.

Ejercitar los músculos pélvicos. Expertos dicen que la natación es el mejor ejercicio para fortalecer el útero, y que nadar dos horas a la semana puede reducir el dolor de espalda, aliviar el dolor en el período y facilitar el parto. Si no tienes una piscina cerca, intenta pesas de ejercicio pélvico. Son muy eficaces.

Masajea tu abdomen con aceite esencial de rosa. Esta es una rutina de cuidado uterino que es popular en China y Corea. Pon dos gotas de aceite esencial de rosa en la palma de tu mano. Caliéntalo frotando las palmas de las manos. A continuación, empuje las palmas desde tu zona de la caja torácica hacia el útero. Masajear varias veces hasta que la zona se caliente un poco. Este es un excelente masaje para prevenir y aliviar el dolor del período.

Toma un desayuno nutritivo con granos enteros. Investigaciones muestran que el 30% de las mujeres que tienen problemas pélvicos tienen un consumo inferior a la media de ácido fólico y beta-caroteno. Los granos enteros son ricos en estos nutrientes vitales y el mejor momento para la absorción es por la mañana cuando se toma el desayuno.

Comparte esto: