Medicina natural Salud

Come dientes de ajo asados y mejora tu salud en solo un día

Los dientes de ajo asados ​​no son sólo un agente para sazonar deliciosamente las comidas. El ajo es realmente una de las primeras plantas registradas utilizadas como medicina. Antiguos egipcios regularmente tomaron ventaja de ajo como un excelente condimento en platos y para una variedad de problemas de salud.  ¿Quieres saber el poder que los dientes de ajo tienen sobre tu cuerpo en tan sólo un día de consumirlos? No dejes de leer este artículo y conoce más sobre sus propiedades.

dientes de ajo rostizados

Mientras que esta bombilla picante es nativa de Asia central, tiene más de 7.000 años de historia en varias culturas que abarcan el mundo. Los romanos, griegos, japoneses e incluso los nativos americanos, valoraron el ajo como un potente medicamento.

Una breve historia del ajo

Lo que es realmente sorprendente sobre esta hierba aromática, sin embargo, es que las civilizaciones antiguas de todo el mundo, que no tenían contacto entre sí, cada uno llegó a las mismas conclusiones sobre las abundantes y poderosas propiedades curativas del ajo. Hoy en día, sabemos que el ingrediente activo en el ajo, que en realidad está relacionado con el lirio (familia allium), es la alicina, un compuesto de organosulfuro. Curiosamente, el ajo fresco no emite su poderoso aroma a menos que sea triturado o picado.

La alicina, es la forma natural del ajo de defenderse de los ataques de las plagas que pueden tratar de comer la planta. Cuando se “ataca”, una enzima llamada ailina se convierte en alicina, que es responsable del potente aroma del ajo fresco.

El ajo en la salud

Fortalece el corazón

Mientras que el ajo tiene una lista muy larga de beneficios para la salud, uno de los más estudiados es cada vez más sus poderosas propiedades protectoras para el corazón y sistema cardiovascular.

Es ampliamente conocido, que la dieta mediterránea está ligada a tasas de enfermedad más bajas, especialmente a problemas cardiovasculares. No es casualidad que estas personas coman grandes cantidades de ajo entre otros alimentos y hagan otras opciones de estilo de vida saludable.

No dejes de leer:
Trucos para hacer más fuertes las uñas quebradizas

Reduce colesterol malo

El ajo también ayuda a reducir los niveles de colesterol, regular la presión arterial y estimular la circulación sanguínea, todo lo cual ayuda a prevenir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Previene el cáncer

Investigadores creen que los compuestos de organosulfuro en el ajo, pueden ser protectores contra el cáncer. Algunos estudios muestran que el ajo es eficaz para prevenir los cánceres de páncreas, colon, rectal, esófago, páncreas, estómago, mama, próstata, vejiga, cerebro y pulmón, así como mieloma múltiple.

Resfriado común e infecciones

Y debido al alto contenido de antioxidantes en el ajo, es ampliamente utilizado para prevenir y tratar el resfriado común. Sus potentes propiedades antibacterianas y antifúngicas lo convierten en un potente tratamiento para las infecciones, por lo que fue ampliamente utilizado en el campo de batalla para los soldados heridos.

Dolor de oídos

Otros usos para el ajo incluyen el uso de aceite de ajo para los dolores de oído. Este remedio punzante ayuda a aliviar la inflamación y matar las bacterias.

Otros usos para la salud del ajo

  • Fatiga crónica
  • Trastornos menstruales
  • Niveles anormales de colesterol causados ​​por medicamentos contra el VIH,
  • Hepatitis
  • Falta de aliento relacionada con enfermedad hepática
  • Úlceras estomacales causadas por H. pylori
  • Dolor muscular inducido por el ejercicio
  • Enfermedad fibroquística de la mama
  • Esclerodermia
  • Toxicidad del plomo
  • Resfriado común

dientes de ajo asado

  • Dolores de cabeza
  • Dolores de estómago
  • Congestión de los senos paranasales
  • Fiebre
  • Dolor de garganta, así como falta de aliento, asma y bronquitis
  • Hiperplasia prostática benigna (BPH)
  • Fibrosis quística
  • Diabetes
  • Osteoartritis
  • Fiebre del heno (rinitis alérgica)
  • Diarrea del viajero
  • Presión arterial alta al final del embarazo (preeclampsia)
  • Infección por levaduras

Curación de un día con dientes de ajo

Pero la mejor parte de las poderosas propiedades curativas del ajo, es que al parecer pueden empezar a trabajar en sólo 24 horas. Los expertos sugieren comer 6 dientes de ajo asados ​​diariamente para algunos efectos curativos bastante poderosos.

Esto es lo que puedes esperar:

Hora 1: Tu estómago digiere lentamente el ajo, que comienza a alimentar tu cuerpo.

No dejes de leer:
Cómo relajar los pies con un baño desintoxicante

Horas 2-4: El ajo picante comienza a destruir las células cancerosas y prevenir el daño de los radicales libres.

Horas 4-6: Tu metabolismo comienza a acelerarse y el ajo ayuda a tirar el exceso de líquidos y grasa de tu cuerpo.

Horas 6-7: Las potentes propiedades antibacterianas del ajo, destruyen cualquier bacteria dañina en tu cuerpo.

Horas 6-10: Los abundantes nutrientes en el ajo alcanzan a tus células, donde proporcionan efectos oxidantes.

Horas 10-24: Tu cuerpo comienza a someterse a una profunda limpieza y desintoxicación, lo que conduce a:

  • Inmunidad fortalecida.
  • Mejor resistencia ósea.
  • Presión sanguínea baja.
  • Mayor longevidad celular.
  • Energía mejorada.
  • Niveles de colesterol regulados.
  • Cardio-protección para todo su sistema cardiovascular.
  • Los niveles reducidos de metales pesados-ajo también pueden prevenir la contaminación adicional de metales pesados.
  • Mejor rendimiento atlético y resistencia.
  • Aumento de la libido sexual y el recuento de espermatozoides.

Una vez que veas las mejoras, no dejes de comer este superalimento increíble. Haz del ajo un alimento medicinal diario para toda la vida. Te mantendrá sano, fuerte, rejuvenecido y lleno de energía. El ajo es verdaderamente el alimento curativo más potente de la naturaleza en el planeta.

Cómo asar los clavos de ajo

Asar clavos de ajo en un horno es fácil y gratificante.

Esto es lo que debe hacer:

  1. Precalienta el horno a 200 ° C.
  2. Pelar y desechar la piel de papel de las capas externas del bulbo. Asegúrate de dejar las pieles de los dientes individuales del ajo.
  3. Utiliza un cuchillo afilado para quitar de 1/4 a 1/2 pulgada de la parte superior de los dientes.
  4. Coloca las cabezas de ajo en una cacerola con el lado cortado hacia arriba. Rocía con aceite de oliva y frota en los clavos. Cubre el bulbo con papel aluminio.
  5. Hornear durante 30-35 minutos o hasta que esté suave.
  6. Dejar el ajo enfriar y quitar la piel alrededor de cada clavo.

Cómo almacenar el ajo asado: simplemente congelarlos en una bandeja de cubitos de hielo o guardar en el refrigerador cubierto de aceite en un recipiente con una tapa, hasta una semana.