Bajar de peso

Comer más grasa te ayuda a perder más peso y disminuir colesterol

Si le tienes miedo de grasa, no estás solo. Pero necesitas saber que el miedo a comer más grasa por temor a engordar, es un mito. Y no es del todo verdad que comer grasa forma grasa en el cuerpo. Todos lo entendemos de otra manera, y claro, ya que desde un punto de vista calórico, parece tener sentido. La grasa dietética contiene nueve calorías por gramo, frente a las cuatro calorías por gramo de carbohidratos y proteínas. Así que si comes menos grasa, vas a comer menos calorías y vas a perder más peso, ¿verdad?

perder más peso con grasas buenas como el aguacate

Las grasas saludables pueden ayudarte a perder más peso

Por desgracia, esa teoría no funciona. La idea de que todas las calorías tienen el mismo impacto en tu peso y metabolismo sigue siendo uno de los mitos más persistentes de nutrición – y es uno de los que nos mantiene con sobrepeso y enfermos.

Estudios demuestran que las grasas saludables – no el conteo de calorías agresivas ni dietas bajas en grasa – pueden ayudarte a perder más peso.

Por supuesto, todas las calorías son las mismas en un laboratorio cuando se quema en un vacío. Tu cuerpo no es un laboratorio, sin embargo; es un organismo complejo interconectado que al mismo tiempo ejecuta miles de funciones.

La comida no es sólo calorías o una fuente de energía, es una información que afecta a cada función biológica en tu cuerpo. Los alimentos, literalmente, puede “encender” genes de salud o enfermedad. Los alimentos influyen en las hormonas, la química del cerebro, el sistema inmunológico, e incluso tu flora intestinal.

No dejes de leer:
Perder peso con agua de jengibre

Esta idea se vuelve muy enriquecedora: Puedes cambiar tu estado de salud a partir de tu muy próxima comida.

Dietas altas en grasas buenas aceleran el metabolismo

Como lo hemos señalado, estudios demuestran que las grasas saludables – no el conteo de calorías agresivas ni dietas bajas en grasa – pueden ayudarte a perder más peso. En experimentos, sujetos que comieron dietas altas en grasas tenían un metabolismo mucho más rápido. Dietas altas en carbohidratos y baja en grasas, dispararon la insulina, desacelerando después el metabolismo y almacenando en forma de grasa del vientre.

El grupo de dieta alta en grasa, tenían un metabolismo más rápido, incluso mientras comían la misma cantidad de calorías.

Otra investigación, llevada a cabo por el Dr. David Ludwig y sus colegas de Harvard, compararon las dietas altas y bajas en grasa, con las dietas altas y bajas en carbohidratos en un estudio de alimentación controlada (donde los investigadores proporcionaron toda la comida). Una vez más, el grupo de alto contenido de grasa fue mejor.

Esos investigadores posteriormente hicieron algo que se llama un ensayo cruzado, en el que se asigna a los mismos sujetos de estudio a diferentes dietas. La mitad de ellos comieron de una manera. La otra mitad, comieron una dieta opuesta. Así que la mitad del grupo comió una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos, y la otra mitad comió baja en grasas y alta en carbohidratos; luego se voltearon esas dietas para la segunda parte del estudio.

No dejes de leer:
Enfoque de la medicina funcional para la pérdida de peso

Este tipo de estudio permite a los investigadores estudiar los efectos sobre el metabolismo de diferentes dietas en la misma persona, creando una imagen más precisa y completa sobre el plan de alimentación más eficaz. Aunque sus proporciones de hidratos de carbono, proteínas y grasas diferían, ambos grupos comieron exactamente el mismo número de calorías.

aceites buenos de coco de oliva semillas ayudan a perder más peso

Dietas altas en grasa ayudan a perder más peso disminuyendo el colesterol malo

Lo que pasó fue impactante. El grupo de alto contenido de grasa terminó quemando 300 calorías más al día que el grupo bajo en grasa. El grupo de alto contenido de grasa también tuvo el mayor número de mejoras en el colesterol, incluyendo los triglicéridos, disminuyó el colesterol LDL y obtuvieron niveles más bajos de PIA-1, que muestra una menor probabilidad de tener coágulos de sangre o inflamación. También mostraron mejoras más grandes con resistencia a la insulina o pre-diabetes.

El mensaje principal aquí es que la mayor parte de su biología de las células de grasa pasa a ser controlado por la calidad y el tipo de alimentos que comes. Eso explica por qué debemos comer una dieta de alimentos enteros que es más baja en carbohidratos refinados, ya que es de bajo índice glucémico, alta en fibra y con grasa de calidad – incluyendo el aguacate, el aceite de coco, aceite de oliva, frutos secos, semillas, y huevos.

Redacción de Vida Lúcida
Imagen de shutterstock