Beneficios de alimentos Salud

Comer salmón ayuda a dormir bien y afrontar mejor el día

Salmón

Hoy en día se sabe que los omega-3 son unos buenos aliados para nuestra salud pero se desconocían sus efectos sobre nuestro estado del sueño. Estas grasas podrían considerarse verdaderas amigas de nuestra salud y ahora se sabe que a parte de sus múltiples beneficios sobre nuestro organismo también actúa en el ciclo del sueño. Así lo confirma un estudio reciente publicado en el Journal of Clinical sleep Medicine en el que se asocia el consumo de alimentos ricos en estas grasas con un buen dormir bien.

Los científicos que han formado parte de este estudio, dirigidos por Anita Hansen de la Universidad de Bergen (Noruega), han llegado a esta conclusión tras el análisis de los efectos producidos por el consumo de pescado graso (alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 EPA y DHA) sobre el sueño, sobre las capacidades cotidianas y sobre marcadores como por ejemplo los niveles de vitamina D.

Para ello se pidió a algunos de los participantes que comieran salmón del Atlántico 3 veces a la semana durante 6 meses. Los otros participantes tenían que comer 3 veces a la semana una comida equivalente desde el punto de vista de su valor nutritivo, pero que no llevara estos ácidos grasos. Es decir, debían comer carne de pollo, cerdo o res.

No dejes de leer:
Los alimentos que no debes olvidar incluir en la dieta básica

Después de analizar los resultados de este estudio han podido observar que el consumo de carne incrementa el tiempo necesario para conciliar el sueño mientras que el consumo de pescado rico en omega-3 ayuda a afrontar el día. No sólo eso, en comparación con los que comen carne, aquellos que enriquecieron su dieta con pescado como el salmón mantenían unos niveles de Vitamina D óptimos. Los niveles de vitamina D se asocian positivamente a la calidad del sueño.

Según los investigadores ,el consumo de pescado rico en ácidos grasos omega-3 influye también en la variabilidad de la frecuencia cardíaca en reposo y esto es lo que se asocia con el tiempo necesario para conciliar el sueño y con la capacidad de realizar actividades durante el día a día.

El salmón es uno de los pescados más conocidos por su alto contenido en ácidos grasos Omega-3 pero no es el único que podemos comer. Podemos consumirlo en general con el pescado azul, y destacamos la caballa y el atún en concreto por ser ricos en estos ácidos grasos tan valiosos para la salud.

Autora del artículo Rosa Martínez en colaboración para Vida Lúcida
Imagen de shutterstock