Cómo el amor maternal afecta el cerebro del niño.

La crianza amorosa hacia un niño estimula el crecimiento del hipocampo, la región del cerebro más importante para el aprendizaje.

Cuidando a un niño a temprana edad puede ayudarle a desarrollar un hipocampo más grande, la región del cerebro importante para el aprendizaje, la memoria y las respuestas al estrés, un nuevo estudio lo demuestra.

Una investigación previa con animales mostró que el apoyo materno precoz tiene un efecto positivo sobre el crecimiento del hipocampo de una rata joven, la producción de las células del cerebro y su capacidad para lidiar con el estrés. Los estudios en niños humanos, por el contrario, encontraron una conexión entre las experiencias sociales y el volumen de la amígdala, que ayuda a regular el procesamiento y la memoria de las reacciones emocionales. Numerosos estudios también han encontrado que los niños criados en un ambiente de consolidación suelen ser mejor en la escuela y son emocionalmente más desarrollados que sus compañeros no cuidados.

Las imágenes del cerebro han revelado que el amor de una madre, físicamente afecta el volumen del hipocampo de su hijo. En el estudio, los hijos de madres que están pendientes del cuidado de sus hijos, tuvieron un volumen 10 por ciento mayor que los niños cuyas madres no estaban más pendientes de su cuidado. Las investigaciones han sugerido un vínculo entre un hipocampo más grande con mejor memoria.

“Ahora podemos decir con confianza que el entorno psicosocial tiene un impacto material en la forma en que el cerebro humano se desarrolla,” dijo el Dr. Joan Luby, investigador principal del estudio y psiquiatra de la Washington University School de Medicina en St. Louis, Mo . “Pone un viento muy fuerte detrás de la idea de que el cuidado temprano de los niños afecta positivamente a su desarrollo”.

No dejes de leer:
Para tener éxito es más importante saber relacionarse que ser inteligente.

La investigación es parte de un proyecto en curso para seguir el desarrollo de los niños con depresión a edad temprana. Como parte del proyecto, Luby y sus colegas previamente midieron el apoyo maternal que niños -con edades de 3 a 6, y que tenían ya sea síntomas de depresión, otros trastornos psiquiátricos o ningún problema de salud mental-, recibieron durante la llamada “tarea de espera.”

Los investigadores colocaron a la madre y el niño en una habitación, junto con un regalo atractivamente envuelto y una encuesta que la madre tenía que llenar. A los niños se les dijo que no podían abrir el regalo hasta que hubieran pasado cinco minutos -, básicamente, hasta que sus madres hubieran terminado la encuesta. Un grupo de psiquiatras, que no sabía nada acerca de la salud de los niños o los temperamentos de los padres, calificó la cantidad de apoyo que las madres daban a sus hijos.

Una madre que apoyó mucho , por ejemplo, consolaba a su hijo, explicando al niño que tenía sólo unos pocos minutos más de espera y que ella entendía que la situación era frustrante. “La tarea recapitula cómo es en la vida cotidiana”, dijo Luby a LiveScience, lo que significa que ofrece a los investigadores una idea de la cantidad de apoyo que recibe el niño en casa.

No dejes de leer:
El éxito y el fracaso activan todo el cerebro.

Ahora, cuatro años más tarde, los investigadores les hicieron una resonancia magnética a 92 niños que se sometieron a la tarea de espera. Comparado a niños no deprimidos con apoyo maternal, los niños no deprimidos con más bajo apoyo maternal, tuvieron 9.2 por ciento menor el volumen del hipocampo, mientras que los niños deprimidos con bajo y alto apoyo tuvieron 6,0 y 10,6 por ciento de volumen más pequeño, respectivamente.

Aunque el 95 por ciento de los padres en el estudio eran madres biológicas de los niños, los investigadores dicen que los efectos que da la crianza en el cerebro son propensos a ser el mismo para cualquier cuidador principal. [Porqué los padres gays pueden ser los mejores padres]

Luby y su equipo continuarán siguiendo a los niños a medida que crecen, y planean ver cómo otras regiones del cerebro se ven afectados por la crianza parental durante los años preescolares.

“Ahora está claro que la calidad de la crianza que un padre da al niño, no sólo es bueno para su desarrollo, pero en realidad cambia físicamente el cerebro”, dijo Luby.

El estudio fue publicado en línea (30 de enero de 2011) en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias.

Fuente: http://wakeup-world.com/2012/02/02/how-a-mothers-love-alters-a-childs-brain/