Hazlo tu mismo Medicina natural Plantas medicinales Salud

Cómo hacer dos ungüentos con árnica totalmente naturales para dolores y contusiones.

Ungüento de salvia y cayena

Una vez que comienzas a prestar mucha atención a los ingredientes de muchos productos para el cuidado de la piel, encontrarás que casi siempre hay algún tipo de producto derivado del petróleo en la lista. Los productos del petróleo son refinados del aceite crudo – un aceite crudo que es muy tóxico, por cierto. Puede ser refinado en un número de productos, tales como aceite mineral, vaselina, petrolato, ceras de parafina, ceras micro-cristalinas, y más, todos los cuales son ingredientes muy comunes en los productos de cuidado de la piel y el cabello.

Productos derivados del petróleo dañan tu piel y tu cuerpo, ya que:

* Cubren la piel como una envoltura de plástico, lo que altera el delicado manto ácido y las bacterias buenas que protegen la piel contra los gérmenes.
* Obstaculizan la exposición de la piel al oxígeno y otros nutrientes necesarios para la desintoxicación adecuada y la reparación.
* No son solubles en agua, por lo que se adhieren a las células y se acumulan en el cuerpo. Son muy difíciles para tu cuerpo de eliminarlos.

Además, el 1,4-dioxano (que no figura en las etiquetas de ingredientes), es un producto químico derivado del petróleo que se encuentra a menudo en la formación de espuma en artículos como gel de baño, baño de burbujas, y champús. Este químico está incluido por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), como posible carcinógeno . Mientras tanto, el Programa Nacional de Toxicología (NTP) ha identificado al 1,4-dioxano como un “carcinógeno razonablemente anticipado”. Todas estas son razones muy buenas para hacer más de tus productos de salud y belleza en el hogar, donde tú controlas la calidad, y la seguridad de los ingredientes.

El ungüento de Arnica se utiliza en dolores de músculos, contusiones, esguinces, distensiones, etc. Casi todas las marcas comerciales que fabrican ese ungüento lo hacen con productos derivados del petróleo. La vaselina (una forma de petróleo) sigue siendo uno de los ingredientes principales.

Mucha gente sabe que el árnica es una hierba que se utiliza ampliamente para el alivio del dolor en la actualidad. Se ha utilizado en la medicina homeopática durante cientos de años. Este ungüento se ha diseñado para ayudar a reducir la inflamación y el dolor a través de la aplicación sobre la piel. El Árnica, se ha sabido estimula la circulación de la sangre, y puede ayudar a calmar y aliviar el dolor de contusiones, esguinces, artritis y dolores musculares. La primera receta en este post es una simple pomada de árnica lavanda y menta, que es ideal para uso general, con un aroma calmante y relajante.
La Cayena, que se añade a la segunda receta, es otra hierba que se ha utilizado con fines medicinales. La Cayena es promovida como un estimulante circulatorio y se ha utilizado en ungüentos curativos para las infecciones, herpes, artritis reumatoide y osteoartritis. De hecho, las cremas más comerciales para la artritis contienen capsaicina, un compuesto de la cayena. Cuando se aplica tópicamente, no tienen el mismo efecto de fuego que lo hace cuando se consume internamente. Todavía se debe utilizar con precaución y se debe tener cuidado de no tocar ninguna membrana mucosas después de la aplicación. Se puede usar en dolor en las articulaciones (como las rodillas y las muñecas), así como los músculos adoloridos.

No dejes de leer:
Cómo hacer fácilmente unas sandalias terapéuticas para tus pies

Los demás componentes de los ungüentos son los aceites esenciales, que se pueden ajustar para adaptarse a tus propias preferencias. Puedes elegir lavanda y menta porque es una combinación de olor muy relajante y calmante. También puedes agregar un poco de aceite de eucalipto o árbol del té, si lo desea. Para el bálsamo de cayena, el romero funciona bien, pero es completamente opcional.

Estas recetas son con proporciones grandes para hacer en buen volumen. Puedes cortar la receta a la mitad si crees que va a ser demasiado. Puedes encontrar las flores de árnica secas en cualquier tienda de hierbas local.

Las instrucciones para las dos recetas de ungüento son las mismas.

Ingredientes:

– 2 tazas de aceite de coco
– 0.6 oz de flores secas de árnica molidas
– ½ taza de gránulos de cera de abeja
– ¼ cdta. aceite esencial de menta (opcional)
– ¼ cdta. aceite esencial de lavanda (opcional)

Ungüento de árnica y cayena con aceite de coco.

– 2 tazas de aceite de coco
– 0.6 oz de flores secas de árnica molidas
– 3-6 cdas. de cayena seca en polvo
– ½ taza de gránulos de cera de abeja
– ½ cdta. de aceite esencial de romero (opcional)

Herramientas necesarias:

Una caldera doble o crock pot (olla de cocción lenta)
Gasa, algodón camiseta vieja o funda de almohada de algodón
Bol, frascos de vidrio, etc.
Procesador de alimentos
Espátula, cuchara.

Instrucciones:

1. Puesto que estás usando árnica seca, obtendrás mejores resultados colocando las flores de árnica a remojar en el aceite de coco durante 12-24 horas. Para esto, puedes utilizar una olla de caldera doble y poner el calentador en la posición más baja posible. Algunas personas prefieren un crock pot (olla de cocción lenta), y el uso de este método te permitirá dejar las hierbas reposar durante un período más largo de tiempo.

2. Pasa las flores de árnica suavemente en un procesador de alimentos o usa las manos para crujir las flores. Esto ayudará a que las mismas comiencen a romperse y hacer que la infusión de árnica pase un poco más rápido.

No dejes de leer:
5 Alimentos medicinales que podrían salvar tu vida

3. Coloca el árnica seca en tu olla doble o crock pot (olla de cocción lenta). Si estás haciendo el ungüento con cayena, agrega la pimienta al árnica en ese momento.

4. Vierte las dos tazas de aceite de coco sobre el árnica (y cayena en su caso) y agita para asegurar que todas las flores están completamente sumergidas en el aceite.

5. Tapa y deja infundir a fuego lento durante 12-24 horas. Se puede remover de vez en cuando si lo deseas. Mantenlo a la vista siempre para asegurarte de que toda el árnica permanece sumergida y también para asegurarte de que no se caliente demasiado.

6. Cuando el tiempo asignado haya pasado, apaga la olla del quemador y deja que la mezcla se enfríe durante una hora más o menos. No dejes que se enfríe por completo, ya que el aceite de coco puede comenzar a solidificarse (dependiendo de donde vives), pero que sea lo suficientemente fría para que no te quemes.

7. Coloca la estopilla, camiseta, o funda de almohada sobre el bol, frasco de vidrio o taza de medir. Con cuidado, vierte el aceite de coco en la gasa y dejar que la mezcla fluya hacia el recipiente de abajo. Si no es demasiado caliente, puedes exprimir el aceite de la tela aceite para acelerar el proceso.

8. Una vez que has filtrado las hierbas, coloca de nuevo el aceite filtrado en tu olla. Asegúrate de limpiar la olla antes para asegurarte de que no hay grumos de hierbas que hayan quedado ahí. Baja el fuego.

9. Añade tu cera de abejas y bate hasta que se disuelva completamente. La ½ taza de cera de abejas producirá un bálsamo muy suave. Si lo deseas más firme, puedes agregar más; más suave, puede agregar menos. Puedes probar la textura sumergiendo la parte posterior de una cuchara de metal en la mezcla y luego dejar enfriar y aplicar sobre la piel.

10. Una vez que la cera se derrita, retirar del fuego y dejar enfriar durante unos 30-60 minutos. Agrega tus aceites esenciales y luego verter en los recipientes que desees.

11. Usa el ungüento sobre músculos cansados, doloridos, contusiones, esguinces, artritis, etc. NOTA: el bálsamo de cayena, ten cuidado al aplicarlo y evita aplicarlo en tu cara. Para aplicar, puedes usar guantes, o aplicar con una espátula, o una cuchara.

Investigación y redacción: Vida Lúcida