Alimentación sana Hazlo tu mismo Recetas

Cómo hacer Ghee – Mantequilla clarificada libre de toxinas para cocinar.

Ghee

El Ghee es una grasa para cocina tradicional de la India. Es el resultado de calentar la mantequilla y eliminar las impurezas y sólidos de leche que se elevan en forma de espuma y caen al fondo como migajas. Lo que queda es una sustancia deliciosamente de color oro que tiene un sabor único a partir de mantequilla y también tiene un punto de humeo más alto y es más fácil de digerir (debido a la eliminación de los sólidos de la leche). Es popular en la cocina india, pero cada vez es más bien conocido como una grasa para cocinar en todo el mundo. Puede ser utilizado con fines medicinales.

No sólo es estable para cocinar, pero de acuerdo con el Ayurveda el Ghee también es excelente para la digestión, ya que estimula el disparador digestivo más conocido como agni.

Usos y beneficios del ghee.

– Como sustituto de la mantequilla en todas las recetas y preparaciones.
– Como sustituto del aceite para cocinar.
– Tiene un aporte calórico muy bajo y es libre de grasas trans y colesterol.
– Equilibra el tránsito intestinal.
– Resulta ideal para hidratar la piel seca y para curar quemaduras provocadas por el sol.

Hacer ghee es simple. Necesitas un poco de mantequilla (no margarina) sin sal, una olla, una gasa y una cuchara, y un poco de tiempo. Por supuesto, entre más mantequilla estás utilizando más tiempo es el que necesitarás.

No dejes de leer:
La casita en el árbol paso a paso

Como hacer Ghee.

Ingredientes:

* mantequilla sin sal – comenzar con 500 g (o 1 libra de mantequilla) si estás apenas aprendiendo. De lo contrario, puede hacer grandes cantidades a la vez.

Equipamiento:
– Olla mediana o grande (dependiendo de la cantidad de mantequilla)- Estopilla
– Cuchara grande de metal
– Frascos de vidrio limpios y secos para el almacenarlo.

Método:

1. Derretir la mantequilla a fuego medio en la olla.

2. Una vez derretida la mantequilla debe empezar a burbujear y a chisporrotear. Baja el fuego para que no se queme, pero no tan bajo que deje de burbujear. Ten en cuenta que el uso de una olla más grande ayudará a detener el derrame de la mantequilla por todo el área de la estufa.

3. La espuma subirá. Puedes mover de vez en cuando para evitar que se queme y para comprobar el progreso. No es necesario remover la espuma durante el proceso de cocción, y, de hecho, en la literatura ayurvédica se menciona que la espuma tiene propiedades medicinales. Se colará después usando una gasa.

4. Después de algunos minutos empezará a tener un agradable olor como a las palomitas de maíz y una sustancia blanquecina se forma en el fondo de la cacerola. Usa la cuchara grande de metal para quitar de vez en cuando la espuma en la superficie. Cuando puedas ver todo hasta el fondo de la sartén y las cuajadas blancas en la parte inferior comienzan a ponerse cafés, está terminado.

No dejes de leer:
5 batidos energéticos para comenzar el día

5. Retira la sartén del fuego, deja enfriar a cálido (todavía líquida) antes de verter en los frascos.

6. Vierte en los frascos colando a través de una gasa. El ghee debe estar de un hermoso color dorado sin trozos blanquecinos. Descartar la cuajada marrón de la parte inferior de la sartén. Cuando se enfríe cerrar el frasco con la tapa y almacenar el ghee a temperatura ambiente. El ghee se hará sólido a temperatura ambiente. Se mantiene durante muchos meses, siempre y cuando no se le permita entrar agua dentro del frasco.

ghee1

Receta Aryuvédica con Ghee.

Halva de Zanahorias
– 1/2 litro de agua o leche vegetal de tu preferencia (almendra, arroz, coco, etc.)
– 1/2 kilo de zanahorias.
– 75 gr. de pasas.
– 50 gr. de coco rallado.
– 50 gr. de azúcar mascabado.
– 50 gr. de sémola de trigo.
– 3 cucharadas de ghee.

Se cocen y trituran las zanahorias. Se calienta el ghee, le añadimos la sémola y el coco. Se mezcla un minuto y añadimos el azúcar y las zanahorias. La removemos todo hasta que se haga una masa.

Se coloca la masa en un recipiente humedecido con agua. Cuando se enfríe podemos decorarlo con coco rallado, almendras, pistachos o anacardos y cortarlo en trocitos.

Redacción: equipo de Vida Lúcida