Decoración Salud emocional

Cómo hacer tu casa un paraíso sin gastar dinero

hacer tu casa un paraíso sin gastar

Muchos de nosotros contamos los días hasta nuestras próximas vacaciones. Algunos de nosotros incluso somos capaces de volar hasta 17 horas para experimentar paz, pero ¿cuál es el significado exactamente de estas escapadas? Parece ser que nuestras vidas pueden estar tan agitadas que tenemos que huir de ellas para crear equilibrio.

Pero, ¿por qué no crear el paraíso en casa para una dosis diaria de equilibrio? Hacer tu casa un paraíso y sentirse equilibrado es un proceso que requiere de dos partes para complementarse. Aún más, hacer todo esto sin gastar dinero, lo hace doblemente emocionante.

Existe el trabajo “exterior”, que está activo (es decir, la limpieza de tu casa) y el trabajo “interior”, que te llevará a tu núcleo. A medida que explores los próximos cinco pasos, avanza con cuidado y toma tiempo para ambas partes.

1. Deshazte de todo lo que no has utilizado en años

Cuando estamos en el paraíso, nos sentimos libres y sin trabas. Para crear este sentimiento en casa, tenemos que deshacernos de todo lo que ya no usamos. Esto puede ser difícil para algunos de nosotros, así que trata de iniciar en una habitación (o área) a la vez. Pon música, respira, llora, haz lo que sea necesario para dejar ir cosas. Tú conoces tus límites, pero una buena regla para tener en cuenta es mantener sólo los elementos que has utilizado en quizás los últimos más recientes años. Otro consejo es que te permitas almacenar sólo uno o dos trajes de baño del recuerdo, y no más.

No dejes de leer:
50 Ideas decorativas y útiles para hacer con troncos de madera

2. Sólo mantén las cosas que te hacen feliz

hacer tu casa sala

Ahora toma una mirada aún más profunda a lo que queda en tu casa y lo que realmente es. ¿Ciertas fotos, la ropa o los coleccionables desencadenan recuerdos desagradables? Todo en tu casa debe reflejar quién eres AHORA o al menos ser un apego positivo. Cuando estamos en el paraíso, dejamos nuestras “historias” detrás y disfrutamos de estar presente. Un comienzo diario revisando lo que realmente tiene valor y cómo te sientes liberando espejos negativos, es una excelente manera de recuperar más de ti mismo.

3. No pienses en ello como una limpieza, pero como una transformación

Rara vez hacemos limpieza cuando salimos de vacaciones. En cambio, nos gusta el cuidado y la atención que alguien más ha tomado para nuestra estancia. En tu hogar, si tienes resistencia a la limpieza, trata de hacer un cambio de enfoque. Abre todas las ventanas, ponte los guantes de goma y da a tu hogar una buena limpieza. Usa la sal marina mezclada con jabón de lavanda para las bañeras. La perfección no es el objetivo en este caso, la transformación sí. Como dijo una vez el famoso budista Maestro Thich Nhat Hanh, “no dejes los cajones sin tocar, arroja luz en todas partes.”

No dejes de leer:
10 regalos inmateriales que una madre nunca olvidará

4. Establece rutinas en tu casa que te traigan paz

hacer tu casa meditar

Establece un lugar en tu casa para sentir paz: para meditar, respirar, estirar, o leer cosas que te motiven a ser mejor. ¿Qué te trae la paz de cada día? Dejando de lado un poco de tiempo cada día para sintonizar con ello, puede hacer que te sientas dichosa como lo haces en vacaciones (y sin costo). Recuerda, no hay una manera correcta de encontrar la paz; tu viaje será para toda la vida y muy personal.

5. Sintoniza lo que te emociona

hacer tu casa un paraíso
¿Qué es lo que te emociona cuando estás de vacaciones en el paraíso? ¿Es el arte, la música, los colores vivos o alimentos exóticos? ¿Qué puedes hacer para inspirarte de esa manera en tu casa? Quizás crear un oasis en tu cuarto de baño, con conchas marinas, pociones, plantas de interior vivas, colores del océano, aceites esenciales, y esponjas. ¿Qué hay de ti? ¿Tienes una pasión creativa secreta?

Presta atención a tus necesidades internas y externas y pasa tiempo regularmente buscando el equilibrio en casa. Explorarte a ti mismo de esta manera puede ser tan divertido.

Redacción: equipo de Vida Lúcida