Hogar

Cómo limpiar fácil y naturalmente el filtro de ventilación de la estufa.

Cómo limpiar fácil y naturalmente el filtro de ventilación de la estufa.

Lo único que necesitarás es un recipiente grande, agua y bicarbonato de sodio.
Llena con agua el recipiente y llévala a ebullición. A continuación, baja un poco la intensidad de la llama en la estufa pero que siga hirviendo y agrega 1/2 taza de bicarbonato de sodio muy lentamente. Literalmente, hay que añadir una cucharada a la vez, ya que burbujea mucho e inmediatamente. Luego, toma el filtro con grasa y sumérgelo en el recipiente. Si cabe todo es mejor, pero quizás te quede 1/2 filtro por fuera dado su tamaño.

Observarás durante los primeros minutos como el agua herviendo trabaja en la grasa. Podrás ver cómo la grasa se derrite y va quedando en el agua. Cuando consideres que la primera mitad ya tuvo suficiente en el agua hirviendo, lo volteas y sumerges ahora la otra mitad del filtro. Te maravillará ver toda la grasa que sale.

 Dependiendo de la cantidad de grasa que tenga tu filtro de la estufa  es que puedes optar por, o darle otro nuevo tratamiento con agua hirviendo y bicarbonato (pero con agua limpia), o bien, dejarlo por un rato más debajo del agua caliente de la llave/canilla. El único inconveniente con esta última opción es que se desperdicia agua. Valdría la pena pasarle un tratamiento nuevo así queda tu filtro como nuevo! 😉

No dejes de leer:
Puff rústico con neumático reciclado.

 Comparte con nosotros tu técnica de lavado natural para el filtro de tu estufa!

Traducción y adaptación: equipo de Vida Lúcida
Fuente: www.onegoodthingbyjillee.com