Consejos Salud

Cómo tratar la flebitis con remedios caseros

Cuando las venas se hinchan generalmente se debe a una inflamación derivada de la presión y obstrucción de las mismas. Esta alteración también es conocida como flebitis, desde un punto técnico, si el problema de las venas es superficiales se le denomina tromboflebitis. En casos como estos se debe tratar inmediatamente debido al dolor progresivo que causa.

causas de la flebitis

Causas y síntomas de la flebitis

Las causas de la flebitis son diversas, en ocasiones vienen dadas por algún golpe fuerte, por la enfermedad de Buerger, la inyección de sustancias fuertes para las venas, por el exceso de consumo de grasa, el consumo de anticonceptivos orales o la reducción del flujo de la sangre en diversas zonas a causa de un reposo prolongado.

Cuando una persona sufre de flebitis obstaculiza el paso de sangre al corazón y viceversa, en algunos caso incluso se corre el riesgo de que se formen coágulos de sangres, estos pueden llegar a los ventrículos del corazón y ocasionar un paro cardiaco inmediato. Para  detectar si se trata de esta afección o no, se pueden reconocer los siguientes síntomas:

  • Rigidez en los músculos de la zona afectada.
  • Hinchazón o enrojecimiento.
  • Dolor en la zona donde la vena está alterada.

En este punto es importante reconocer que tratar la flebitis con remedios caseros es efectivo cuando esta es superficial, cuando ya es profunda se recomienda asistir a un especialista que pueda realizar exámenes de laboratorio para descubrir el origen endémico de esta alteración.

Remedios caseros para tratar la flebitis

semillas de linaza

Remedio con linaza

Para su preparación se requiere 50 gamos de linaza y 3 litros de agua, se inicia agregando la linaza al agua y se deja hervir por 25 minutos. Después se procede a colorar y la semilla se exprime bien, a continuación se enjuaga la parte afectada con flebitis o se aplica en forma de compresas.

No dejes de leer:
Cómo hacer una tintura multivitamínica con hierbas.

Remedio con árnica

Su aplicación es sencilla, solo se debe colocar paños de árnica sobre el área afectada, dejarlo puesto por unos 5 a 15 minutos para asegurar su efectividad.

Remedio con piña

En este caso se recomienda agregar la piña en la dieta, de preferencia consumir una rebanada por las mañanas. Su efectividad viene precedida de un componente llamado bromelain, una enzima natural que evita la formación de coágulo, de esta manera la tromboflebitis es anulada.

Utilizar apio

Este remedio casero para combatir la flebitis es sencillo y efectivo. Se utiliza la parte blanca de 8 tallos de apio y se pone a hervir junto a medio litro de agua por cinco minutos. Después de este tiempo se cuela y se le agrega el jugo de dos limones. No consumir más de tres tasas al día.

Combatir con meliloto

Se inicia troceando el meliloto, como resultado deben quedar dos cucharadas de este componente, esta cantidad se agrega a un litro de agua y se pone a fuego lento para que hierva. Luego se deja reposar por unos 10 minutos y listo, se puede bebe hasta 3 tazas por día.

Remedio casero con cardo mariano

Se toman las hojas de cardo mariano y se empiezan machacar hasta lograr una pasta. Este producto final se debe aplicar sobre la zona afectada y cubrir con una capa de cáñamo. Este remedio casero se debe aplicar hasta que se encuentre una mejoría en la inflamación.

No dejes de leer:
Cómo evitar engordar durante el embarazo

Tratar con manzanilla y eneldo

Ambos componentes contiene enzimas que desinflaman y evitan coagulación en sangre. Se inicia mezclando 100 gramos de manzanilla y 100 gramos de la raíz de eneldo, ambas cantidades se añaden a un litro de agua y se dejan hervir por unos 15 minutos. A continuación se deja reposar y se cuela. En este punto ya se puede beber, dos tazas al día debería ser suficiente para observar mejoras.

manzanilla

Recomendaciones para evitar la flebitis

  • Consumir alimentos que contengan fibra, la mejores opciones vienen de la mando de las verduras, frutas, nueces, granos, frijol y la semilla. La fibra ayuda a desintegrar la grasa extra que se queda acumulada en las paredes de las arterias y venas.
  • Agregar a la dieta jengibre, ajo, pimiento picante y ajo. Todo ellos son anticoagulantes naturales.
  • Evitar el consumo excesivo de grasas.
  • Realizar rutinas de ejercicio cardiovasculares, además de fortalecer el corazón, se acelera el metabolismo quemando grasas y evitando que éstas queden adheridas a las paredes de las venas.

Si con los remedios caseros anteriores la flebitis no disminuye, entonces la intervención médica es más que necesario. Cuando el problema es profundo se corre el riesgo de crear una obstrucción total de la vena, lo siguiente es su rompimiento y una alteración interna grave, evitar esta urgencia debe ser prioridad.

Encuentra más información en salud180

Redacción. Equipo de Vida Lúcida
Imágenes: Shutterstock