Cáncer Salud

Consumir cebolla y ajo para prevenir el cáncer

Durante la última década, numerosos estudios de investigación han demostrado que no sólo son la cebolla y el ajo deliciosos y saludables en general, sino que también contienen sustancias químicas que, si se preparan correctamente, pueden ayudar a prevenir el cáncer.

prevenir el cáncer

La cebolla y ajo pertenecen a la misma familia (las alliums) y son fuertemente aromáticos y sabrosos en las cocinas de todo el mundo. Las cebollas se componen de muchas variedades, algunas con sabor sutil, algunas con fuerte sabor y todos son capaces de aportar un sabor distintivo a muchos tipos diferentes de platos.

Consumir cebolla y ajo para prevenir el cáncer

Estudios de laboratorio han encontrado que la cebolla y el ajo contienen antioxidantes que combaten y bloquean los radicales libres del DNA de células dañinas desde las que se inicia el proceso del cáncer.

Se ha encontrado que compuestos en la cebolla y el ajo pueden aumentar las enzimas que desactivan sustancias cancerígenas en el cuerpo, por lo tanto aumentar la capacidad de eliminar los carcinógenos antes de que hagan daño al cuerpo. Estos compuestos pueden retardar el crecimiento de células cancerosas y mejorar su auto-destrucción.

El cáncer de colon, cáncer de hígado, cáncer de ovario, de mama, próstata, riñón, cáncer oral y de esófago, además del cáncer de estómago, son los tipos de cáncer que a diario, niveles moderados a altos de consumo de la cebolla y ajo (una media taza de cebolla picada diariamente o más) pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollarlos.

Cebolla y ajo – la investigación

El alto consumo de cebolla, se ha asociado con un riesgo 56% menor de cáncer de colon y un riesgo 25% menor de cáncer de mama en comparación con ningún consumo de cebolla.

El ajo se ha demostrado ser eficaz en la lucha contra muchos tipos de cáncer, con la excepción de cáncer de mama y cáncer de próstata, que se piensa que es controlado principalmente por mecanismos hormonales que pueden estar fuera del alcance de las enzimas que se producen por el ajo.

prevenir el cáncer con ajo

En un gran estudio estadounidense, los participantes que consumieron un diente de ajo a la semana tenían un riesgo de cáncer de colon 32% más bajo que los que comían ajo una vez al mes o menos. Una revisión de varios estudios en todo el mundo ha demostrado un riesgo 31% menor de cáncer de colon con el consumo de unos 4-5 dientes de ajo semanal.

No dejes de leer:
Maravillosas propiedades del té chai y cómo prepararlo

Otros estudios, en su mayoría de China, donde el cáncer de estómago es común, mostraron que las personas que consumieron cinco dientes de ajo a la semana reducen a la mitad el riesgo de desarrollar el cáncer de estómago como los que no comen ajo.

Hay estudios que mostraron que los que consumieron ajo fresco como parte de la dieta diaria, al menos dos veces a la semana tenían un riesgo 44% menor de cáncer de pulmón.

El mejor tipo de cebolla para la prevención del cáncer

De acuerdo con un estudio realizado por Rui Hai Liu, MD, Ph.D., profesor asociado de ciencias de la alimentación de la Universidad de Cornell, la cebolla picante, cebollas amarillas occidentales, las amarillas picantes y las rojas son más altas en sustancias químicas contra el cáncer que otras variedades probadas.

Por otra parte, Liu encontró que los chalotes y variedades de cebolla amarilla occidental y amarilla picante, son particularmente eficaces contra las células de cáncer de hígado y de colon.

Esto es debido a su contenido concentrado de flavonoides que combaten el cáncer y compuestos fenólicos antioxidantes que tienen un efecto de anti-proliferación en las células cancerosas. Estos antioxidantes pueden evitar que las células cancerosas crezcan y se distribuyan, lo que significa que son eficaces en la prevención del cáncer y podrían potencialmente incluso evitar que una neoplasia existente empeore.

prevenir el cáncer con ajo

La cebolla y ajo – Cómo maximizar sus capacidades para combatir el cáncer

Hay un truco en las sorprendentes propiedades anti-cáncer de los miembros de la familia allium: tienen que estar preparados de forma específica con el fin de aprovechar su poder. Estos son algunos consejos para sacar lo mejor de tus cebollas y ajos.

Cómo consumir cebollas

  • Cualquier tipo de cebolla siempre va a ser mejor si se consume cruda y cortada, picada con el fin de cosechar los beneficios más contra el cáncerr, ya que las enzimas son muy sensibles al calor. Una vez cortada, permite a la cebolla reposar durante unos 15-20 minutos.
  • Sin embargo, si no puedes soportar el sabor de la cebolla cruda, puedes cocinarla un poco. Saltéala a fuego medio durante no más de 5 minutos, a la vez, hará que la cebolla sea muy apetecible sin la eliminación de sus compuestos químicos necesarios para darle al cáncer ritmo descendente.
  • Evita hervir las cebollas a menos que las estés cocinando por un breve tiempo en una sopa o guisado, ya que las sustancias que le dan a las cebollas su poder, se filtran de la propia cebolla cuando el agua hierve, pero se mantienen en el agua, por lo que sopas y guisos son una forma ideal para hervir brevemente o cocinar a fuego lento la cebolla si este es tu método de cocción preferido.
  • Otra opción es cocer la cebolla en no más de 350F (175C) grados durante no más de 15 minutos. Este método de cocción en realidad sirve para aumentar el nivel de una sustancia llamada quercetina, que es uno de los químicos en las cebollas que ayudan en la batalla contra el cáncer.
No dejes de leer:
La inflamación puede causar depresión, dice la ciencia

Cómo consumir ajo

  • Al igual que la cebolla, el ajo debe ser cortado, picado o triturado y se deja reposar durante unos 10-20 minutos para que las enzimas contenidas dentro de sus paredes celulares, trabajen su magia química y conviertan tus ajos de un exquisito alimento aromático en un preventivo del cáncer.
  • Idealmente, el ajo machacado debe consumirse crudo para los máximos beneficios, pero siempre y cuando el ajo se deje reposar después de haber sido picado, puedes agregar el ajo y sus jugos (donde se conserva la buena materia anti-cáncer) a una receta y cocina durante un breve período de tiempo.
  • La clave está en romper las células dentro del diente de ajo y dejar el ajo durante una cierta cantidad de tiempo después de eso, se puede comer crudo en ensaladas, salsas, o pesto o añadirlo a una olla con sofrito hacia el final de su tiempo de cocción.

Cuánto ajo y cebolla hay que consumir

Consumir media taza de cebolla picada diariamente – de moderado a alto nivel de consumo de la cebolla puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer.

Consumir 4-5 dientes de ajo semanal – esto puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer.

Investigación y redacción de Vida Lúcida
Imágenes de shutterstock