Diseño Hogar

Convierte un neumático en un reposapiés

reposapiés con neumático reciclado

No te equivoques, no es una cuestión de tener dinero o no, reciclar está de moda y se ha convertido en toda una tendencia de decoración en los últimos años. Incluso cada vez hay más artistas que se suman a este movimiento y crean obras a partir de materiales que iban directamente a la basura. Reciclar los neumáticos y convertirlos en cómodos reposapiés no es algo para nada complicado, y resultará gratificante disfrutar de ellos una vez terminados.

Hoy te traemos un paso a paso para que conviertas los neumáticos viejos de tu carro en un cómodo puff o reposapiés, con distintos estilos que se van a adaptar a la perfección a la decoración de tu hogar.

Reposapiés con forro de tela

Una de las maneras más fáciles de conseguir nuestro reposapiés es forrando el neumático con una tela. Para ello vamos a necesitar los siguientes materiales:
Materiales:

  • Una tela adecuada para nuestros propósitos, con un color y textura que encajen en la decoración de nuestro hogar.
  • Una grapadora para tapizar, así que, si no podemos encontrarla, necesitaremos una grapadora de oficina lo más grande posible.
  • Dos tableros cuyo tamaño sean ligeramente inferiores a los de la rueda. Destornillador, tornillos y pegamento para anclarlos en la superficie.
  • Gomaespuma para rellenar nuestro neumático.
  • Opcional: Aunque nuestro reposapiés queda genial tal cual, podemos añadir tres patas para elevarlo un poco o una ruedas para desplazarlo con total facilidad.
No dejes de leer:
15 geniales usos para el cartón y la cáscara de huevo

Cómo elaborar un reposapiés reciclando el neumático paso a paso

Primero tenemos que conseguir un armazón estable antes de empezar el proceso de tapizado. Para ello atornillamos el tablero que va a formar nuestra base al neumático. A continuación, vamos a recortar la gomaespuma del mismo tamaño que el otro tablero y vamos a pegar ambas piezas.

Esta tapa no irá fijada a la estructura, de tal manera que podemos usarla para sentarnos o retirarla y así utilizar nuestro reposapiés también para guardar cosas. Esta es la idea, reciclar materiales y aprovechar al máximo cualquier espacio.

Una vez que tenemos las dos partes de nuestro reposapiés podemos pasar a tapizarlas con la ayuda de la grapadora. Cuanto más gruesa y dura sea la tela que hayamos elegido más duradero será nuestro puff pero también más complicado será de montar, por lo que si no tenemos las herramientas adecuadas puede ser muy complicado. Una opción para este caso puede ser aplicar un doble forro con telas más ligeras.
Una vez completado nuestro reposapiés podemos, como indicamos antes, añadirle unas patas o ruedas para facilitar su movilidad por la habitación.

Reposapiés con forro de cuerda

Una variación muy recomendable y que da un toque natural y ecológico a nuestra estancia se consigue sustituyendo la tela por una cuerda. Este proceso es más laborioso que el anterior, pero no requiere tanto esfuerzo físico.

No dejes de leer:
Termina con las cucarachas de manera natural

Materiales:

Para ello vamos a necesitar, aparte de la propia cuerda, pegamento termofusible o en caliente, dos tableros de diámetro similar y un poco de barniz.

Un reposapiés rústico para darle un toque ecológico a los neumáticos

Lo primero que vamos a hacer es fijar los dos tableros a ambos lados de la rueda, bien con ayuda del pegamento o, como en el caso anterior, mediante tornillos. Una vez hecho esto, vamos a forrarlo con la cuerda, empezando siempre desde el centro del tablero de arriba y siguiendo una forma de espiral. Para fijar la cuerda al armazón usaremos el pegamento de calor.
Como dijimos, esto va a tomar algún tiempo, así que ármate de paciencia y ponte manos a la obra. Una vez que hayamos terminado debemos aplicar una capa de barniz, con esto conseguiremos proteger la cuerda al mismo tiempo que damos uniformidad y color a nuestro reposapiés.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida