Salud

Cuáles son los aspectos negativos de la comida enlatada

Alimentos enlatados problemas salud

La comida enlatada se convierte en un aliado de los hogares por la falta de tiempo ya que nos permiten preparar un plato de cuchara o un picoteo rápidamente. Tan sólo tenemos que calentar en el microondas unos minutos o abrir una lata de conservas. ¿Pero alguna vez te has puesto a pensar cuáles son los aspectos negativos de la comida enlatada?

Qué contiene la comida enlatada

La comida enlatada contiene más aporte calórico y grasa que los alimentos frescos o naturales debido a que se les añaden más grasas a las que ya contienen, lo que incrementa las posibilidades de padecer obesidad. Además es habitual que se elaboren con aceite de girasol o soja.

El déficit de la comida enlatada

Mientras que la comida enlatada, en conserva o escabechados, presenta una pérdida de minerales como el potasio, el magnesio y el calcio y algunas vitaminas debido a las temperaturas necesarias para su envasado, en cambio posee unos excesivos niveles de sodio llegando a quintuplicarse su presencia respecto a los alimentos en estado fresco.

A los alimentos enlatados se les debe añadir sal para conservarlos durante más tiempo así como para mejorar su sabor y compensar la falta de ingredientes frescos. Esto es perjudicial para la salud porque aumenta la presión sanguínea, causa retención de líquidos e incrementa la pérdida de calcio.

No dejes de leer:
La alta fructosa puede elevar la presión arterial

De ahí que la comida enlatada no sea nada aconsejable para las personas con presión arterial alta, pero realmente tampoco sea adecuado introducirla dentro de una alimentación saludable puesto que una dieta alta en sodio supone un riesgo importante para la salud ocasionando problemas cardiovasculares.

Además, puede que en la etiqueta no aparezca “sal” como ingrediente, sino glutamato monosódico, citrato de sodio o sal de cebolla y lleve a confusión al consumidor .

Contenido dañino en los enlatados

Los alimentos enlatados presentan bisfenol A (BPA) que puede suponer un riesgo para la salud. Se trata de un aditivo usado para endurecer plásticos y evitar la propagación de bacterias en alimentos y la oxidación de las latas.

Consumir verdura enlatada no es nada recomendable porque sólo será saludable si está cocida y conservada con agua y sal. Pero cuando está enlatada es frecuente que aparezca junto con excesiva sal y ricas en grasas.

Al presentarse enlatada la verdura puede perder su olor, textura y color característicos e incluso sus propiedades nutricionales al perder vitamina C durante el proceso de cocción y antioxidantes durante el proceso de esterilización a la que es sometida. A esto se suma que cuando le quitas la cáscara a una fruta o verdura pierde parte de su contenido en fibra y que las frutas y verduras enlatadas nunca saben igual que cuando son frescas.

No dejes de leer:
Saborizantes y colorantes artificiales causantes de hiperactividad infantil

La comida enlatada contiene un alto contenido en azúcar a través del jarabe de maíz, edulcorante de maíz o sólidos de jarabe de maíz. De esta forma se logra que las frutas sean más sabrosas y también más parecidas en sabor a un postre dulce. Pero al mismo tiempo se eleva el nivel de calorías y carbohidratos del producto y al consumirlo alteramos el funcionamiento de la glucosa posibilitando la aparición de enfermedades como la diabetes.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida