Autosuficiencia Hogar Jardín Sustentabilidad

Cómo hacer crecer apio de nuevo y fácilmente

Podemos hacer que el apio vuelva a crecer y podemos conseguirlo en casa. Esta es una manera muy sencilla de comenzar nuestra propia huerta a pesar de vivir en espacios pequeños como un departamento.

como hacer crecer apio

Fácil manera de hacer crecer el apio

Este proyecto es casi tan simple como el proyecto de cultivo de cebolla. Es implemente cortar los tallos del apio desde la base del apio que compraste en la tienda y que usas normalmente. 

haciendo que crezca el apio

  • En vez de tirar la base, enjuágalo y colócalo en un plato o tazón pequeño con agua tibia sobre o cerca de una ventana soleada (la base debe estar hacia abajo).
  • Dejar la base de apio en el agua por una semana, más o menos. 
  • En el transcurso de la semana, los tallos que lo rodean comienzan a secarse de manera significativa, pero las hojas muy pequeñas amarillas del centro de la base, comienzan a espesarse, creciendo hacia arriba y fuera del centro, y se vuelven de color verde oscuro.
  • El crecimiento es lento, pero constante y evidente.

paso a paso haciendo crecer el apio

Su crecimiento en la primer semana

apio

Ya se comienzan a ver diferencias pasando los días

Después de los días 5-7 estaban completas, transferir la base de apio a una maceta y cubrirlo por completo (con excepción de las puntas de los brotes) con una mezcla de tierra para macetas.

Enterrar el apio

Se puede enterrar el apio para comenzar a ver su crecimiento

Se riega abundantemente y después de la siembra en la tierra, el crecimiento global despega. No sólo tendrás hojas de apio que se regenera a partir de la base, pero se puede ver claramente también los tallos haciendo su camino hacia arriba y hacia fuera. Es realmente fascinante lo que no tenemos ni siquiera una semana después de la siembra en el suelo:

Apio crecido ya

Se puede observar el apio ya creciendo

Puedes también ver algunas opciones más para comenzar a crecer tus propios vegetales en casa, y sin el mayor esfuerzo, pero si aprendiendo quizás junto a los más chicos de la casa, el arte de cultivar nuestros propios alimentos.

Redacción: equipo de Vida Lúcida