Alimentación natural Salud Vitaminas y Minerales

Dátiles para la tos y los bronquios

Dátiles para tratar los problemas de la tos y los bronquios de una manera completamente natural, conocer cuales son sus beneficios y de qué manera puedes consumirlo para tratar este problema en los pulmones.

dátiles para la tos

Los árabes del desierto consideran a la palmera datilera como “la fuente de la vida”. No solamente regala al viajero con sus nutritivos frutos, los dátiles, sino que además proporciona una bebida azucarada que destila al sangrar el tronco, fibras textiles con las que se elaboran vestidos y cuerdas, y una refrescante sombra.

Beneficios de los dátiles para la tos

Los dátiles constituyen una de las frutas de mayor riqueza energética: 100g (unos 10 dátiles) aportan 275 kcal, lo que supone el 11% de las necesidades diarias de energía para un hombre adulto de actividad física media.

Propiedades y beneficios

En la composición del dátil destacan los siguientes nutrientes:

  • Azucares (66%), compuestos principalmente de glucosa y fructosa. El dátil es una de las frutas más ricas en azucares.
  • Vitaminas del grupo B, especialmente la B1, B2, niacina y B6. Estas vitaminas, entre otras funciones, tienen la de facilitar el aprovechamiento de los azúcares por las células de nuestro organismo. El dátil aporta cantidades significativas se todas estas vitaminas, lo cual contribuye a su acción vigorizante.
  • Minerales: los dátiles son una de las frutas más ricas en minerales. Aportan sobre todo potasio, hierro, magnesio, fósforo y calcio, por este orden de importancia. Los oligoelementos cobre, magnesio y cinc también están presentes en cantidades significativas.
  • Fibra vegetal: Con 100g de dátiles se consigue casi la tercera parte de la CDR (cantidad diaria recomendada) de fibra vegetal. Se trata mayormente de fibra soluble, formada por pectinas y gomas, aunque también contiene fibra insoluble o celulósica. Ambos tipos de fibra ejercen valores favorables complementarias sobre el intestino.
    Los dátiles constituyen, pues, una fruta muy nutritiva y energética. Su contenido proteínico, que apenas llega al 2%, es más bien escaso, pero aun así supera al de la mayor parte de las frutas frescas, excepto el aguacate. Se trata de proteínas bastante completas, y fácilmente asimilables por el organismo. En cuanto a grasas, apenas alcanza el 0,5%.

Cómo usar los dátiles para tratar problemas respiratorios

Las aplicaciones dietoterápicas más importantes de esta fruta son:

  1. Afecciones respiratorias: Tradicionalmente los dátiles se vienen usando para calmar la tos cuando es excesivamente seca y para combatir los catarros de las vías respiratorias. Ejercen un probado efecto emoliente (suavizante) sobre los bronquios, y antitusígeno, posiblemente debido a su riqueza en azúcares y a algún componente todavía no identificado.
    La forma más de tomarlos con este fin, es hervidos con leche.
  2. Dietas hipoproteínicas: Los dátiles aportan muy pocas proteínas en proporción a su riqueza energética. Esto resulta muy útil cuando se necesita limitar la ingesta de proteínas, como ocurre por ejemplo en caso de insuficiencia renal.
  3. Dietas energéticas: El consumo de dátiles tiene efectos tonificantes y vigorizantes. Se recomienda en caso de fatiga o debilidad a cualquier edad. Por su riqueza en azúcares, vitaminas y minerales (incluido el hierro), se benefician especialmente del consumo de dátiles los adolescentes, los jóvenes deportistas, y las mujeres embarazadas o que lactan.

Modo de empleo de los dátiles

bebida con dátiles

Frescos: Los dátiles frescos resultan más suaves y agradables que los secos. En muchos casos, los dátiles se congelan en el país de origen después de la recolección, y se descongelan inmediatamente antes de ser exportados para la venta. Aunque el proceso de congelación les afecta muy poco, debido a su escaso contenido en agua, son más sabrosos y caros los que no han sido previamente congelados.

Desecados: La desecación es la forma tradicional de conservar los dátiles. Para evitar su dureza, se pueden poner a remojo en leche o agua antes de su consumo.

Hervidos con leche (preferiblemente vegetal): Se ponen unos 100g de dátiles a hervir en medio litro de leche durante unos minutos. Se toman los dátiles con la leche, para obtener un mayor efecto pectoral. Se puede añadir una cucharada de miel.

Información extraída del libro: Salud por los Alimentos de Dr. Jorge D. Pamplona