Enfermedades Psicología Superación

Deja de mirar y aprende una lección de vida.

©DLC/Difusión

El campo de la medicina se enfrenta con frecuencia a casos que superan los conocimientos desarrollados a lo largo de años y años de investigación. Dentro de estos parámetros, hemos visto cómo, gracias al trabajo de especialistas abocados a la ayuda de aquellos que sufren extrañas condiciones, muchas personas han podido recuperarse de ellas de forma sorprendente. No obstante, otras afecciones siguen siendo un misterio para la ciencia.

Entre estas últimas se destaca el extraño síndrome que sufre Lizzie Velasques. La enfermedad de Lizzie no posee cura hasta el momento y hace que deba comer cada 15 minutos para que sus niveles de energía no bajen dramáticamente. De hecho, consume casi cinco mil calorías diarias, lo cual, como ella misma bromea, es genial. Otra de las consecuencias de su síndrome es que suele enfermarse con facilidad y ha perdido la visión de su ojo derecho debido a una infección.

Pero más allá de sus dolencias físicas, una de las pruebas más difíciles que Lizzie debió superar fue la del rechazo. Según ella misma cuenta, al momento de comenzar el jardín de infantes no tenía idea de que se veía diferente a los otros niños: “Las personas allí no querían tener nada que ver conmigo y no podía entender por qué, ya que en mi mente yo seguía siendo una niña genial”.

Así fue que comenzó a desear con fuerza levantarse una mañana y que su síndrome se hubiese ido: “Quería simplemente ser como los demás niños. Pero cada día me decepcionaba, porque eso no pasaba”.

No dejes de leer:
Eres bella cuando te muestras imperfecta

Ya en la primaria tuvo que enfrentarse al bullying y logró concientizarse del problema que la aquejaba. Luego, en la secundaria, pudo hacerse de buenos amigos y en octavo grado consiguió volverse una porrista. En ese momento entendió que le gustaba ser una persona sociable: “Quería que las personas me conocieran, así que me uní a todo lo que pude. Fui redactora del periódico escolar, trabajé para el anuario, me uní al club del drama (¡ni siquiera me gusta actuar!). Fui porrista y gané puntos para los cursos de la universidad. Hice todas esas cosas y me encantaron”

Pero cuando todo parecía mejorar, se topó con un nuevo desafío: el ciberbullying. Sucede que una tarde, escuchando música en Youtube, Lizzie encontró un video llamado “La mujer más fea del mundo”, en el cual se mostraba su imagen. Esto fue un duro golpe para la joven, quien no salía de su asombro al notar que entre los miles y miles de comentarios dejados por quienes habían visto el video, ninguno era positivo. Fue en ese entonces que logró preguntarse si reacciones como esas serían las que la definirían como persona. Su inspiradora forma de entender las cosas la llevó a una respuesta contundente: no.

“Voy a dejar que mis metas y éxitos sean los que me definan. No mi apariencia. No el hecho de que tengo una discapacidad visual. No el hecho de que tengo esta enfermedad que nadie sabe qué es” afirmó la conmovedora mujer. “Tu vida está puesta en tus manos. Tú eres quien decide qué te define”.

No dejes de leer:
La necesidad de decir adiós para poder crecer

Con esto en mente, durante sus últimos meses en la escuela secundaria se planteó cuatro metas: ser oradora motivacional, publicar un libro, graduarse de la universidad y tener su propia familia y carrera.

Los resultados de su recorrido incesante son inspiradores: hace más de seis años que da charlas motivacionales y pocos meses atrás entregó el manuscrito de su tercer libro (lleva publicados Lizzie hermosa y Sé hermoso, sé tú mismo, en los que habla del poder de la belleza interna de las personas). Otro ítem cumplido de su lista fue su carrera: se graduó en comunicaciones en la Universidad de Texas. Además, está trabajando en el Proyecto Lizzie, un documental de su viaje triunfal por sobre el bullying, que busca empoderar a quienes lo sufren o sufrieron. Para realizarlo, impulsó una exitosa campaña en Kickstarter que cerró con su objetivo cumplido a principios de junio de este año.

Entre las claves de sus logros, Lizzie aplicó una sabia estrategia: “Usé a las personas que me decían que no podía hacer todo esto para motivarme. Empleo su negatividad para prender mi fuego y seguir adelante”

Una conferencia motivadora de Lizzie Velasques