Mujer Salud

Dejar de usar tacones trae estos 5 beneficios

Llega un momento en la vida de todas las mujeres cuando usar tacones simplemente ya no vale la pena. Los zapatos peep toes, los 8 centímetros adicionales de altura, y el hecho de que tus piernas se vean más grandes, no hace que se detengan las ampollas y crezcan los juanetes.

usar tacones

Dejar de usar tacones trae estos 5 beneficios

¿Te está sonando cada vez más parecido a cuando te pones tacones? Aquí hay cinco cosas que suceden cuando dejas de usar zapatos de tacón que sólo hará que quieras dejarlos para siempre, (o al menos llevarlos en tu bolso y usarlos una vez llegando a la cena.)

1. Tus piernas se hacen más largas en realidad

Usar tacones puede hacer que tus piernas se vean más largas, pero dejar esa opción de hecho hace que tus piernas se alarguen. En un estudio publicado 2012 en The Journal of Applied Physiology, investigadores encontraron que mujeres que usan tacones habitualmente, no sólo caminan con pasos más cortos (tanto cuando usan tacones y cuando van descalzas), también tienen músculos de la pantorrilla más cortos. Eso es porque cuando estás acostumbrada a caminar con el pie en punta, el talón pasa mucho tiempo por el tobillo, y rara vez se extiende a su longitud completa y natural. Una combinación de estiramientos, foam rolling (rodillo), y, lo más importante, caminar en pisos planos, ayudará a tus pantorrillas volver a su antigua gloria, dicen los investigadores.

2. Tu espalda se siente mucho mejor

usar tacones altos es doloroso

No dejes de leer:
Cocinar alimentos con papel aluminio afecta la salud

Usar tacones hacen que el trasero se vea mejor porque inclinan la pelvis

, obligando a tu trasero hacerse hacia atrás. Eso incrementa la presión en la región lumbar de la columna vertebral, al igual que en los músculos que estabilizan, dice el Quiropráctico Todd Sinett de Nueva York. Algunas mujeres con tacón alto puede incluso experimentar algo que se llama espondilolistesis, que es el deslizamiento de una vértebra hacia adelante sobre otra, que resulta en daño a los nervios y dolor. Cuando te quitas los tacones, sin embargo, tu columna vertebral vuelve automáticamente a su posición astronómica adecuada, reduciendo el estrés de la espalda baja y aliviando el dolor, incluso la asociada a la espondilolistesis.

3. Los talones pueden doler

Esto se debe a que, usar zapatos de tacón no sólo acortan las pantorrillas, acorta tus tendones de Aquiles, también. Cuando de repente te pones zapatos planos, llevando tu pie hacia atrás a un ángulo de 90 grados, levantas tensión en los tendones demasiado apretados, dice la Doctora en medicina podológica, Krista Archer, asociada del Colegio Americano del pie y Cirujanos del tobillo y miembro personal en el hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York. En las personas con fascitis plantar, la inflamación de la banda gruesa de tejido que conecta el talón hasta los dedos de los pies, puede agravar el dolor en el talón existente. En otros, puede provocar dolor en el talón por primera vez. En cuestión de días, semanas, o meses, el tendón regresará a su longitud normal, el dolor en el talón va a disminuir, y los talones pueden terminar aún más felices de lo que eran al principio.

No dejes de leer:
4 alimentos que te causan mal aliento

4. Tu rodilla de corredor milagrosamente desaparece

No importa lo mucho que salga tu trasero, cuando usas zapatos de tacón, tu centro de gravedad se desplaza hacia adelante desde donde, naturalmente, debe ser. Eso significa que hay una tensión adicional en los tendones y ligamentos de las rodillas, dice Archer. Resulta que la solución a tus problemas de rodilla podría no ser la de “dejar de correr” después de todo.

usar tacones

5. Dejar de usar tacones altos mejora tu equilibrio

Usar tacones altos regularmente puede hacer que te caigas con facilidad, incluso si llevabas puestos zapatos planos ese día. Un ejemplo: Un estudio del 2015 con asistentes en entrenamiento de una aerolínea en formación de Corea del Sur, encontró que sólo unos pocos años de uso regular de tacón alto, conduce a un exceso de fuerza entre los músculos a los lados de los tobillos, y los que están en la parte delantera y trasera, lo que resulta en la inestabilidad del tobillo y dramáticamente un peor equilibrio. Caminar con zapatos planos, sin embargo, hace que los músculos en y alrededor del tobillo, funcionen como fueron diseñados, promueven una mejor estabilidad y equilibrio del tobillo, dicen los investigadores.

Redacción de Vida Lúcida
Imagen de shutterstock