Dietas Salud

Dieta de los 10 días de desintoxicación de azúcar

El azúcar es sinónimo de algo dulce, sin embargo, cuando se convierte en diabetes, cáncer, demencia, depresión, acné, infertilidad, enfermedades del corazón, lo dulce se convierte en el dulce ladrón de la vida y para ello, es necesario una dieta de desintoxicación de azúcar.

sin azúcar

Cómo actúa el azúcar en el cuerpo

Una persona promedio tan sólo en EU, consume alrededor de 69 kilos de azúcar al año. 69 kilos de azúcar al año se traduce más o menos a 22 cucharaditas por día. Y los niños consumen alrededor de 34 cucharaditas al día, por lo que casi 1 de cada 4 adolescentes es pre-diabético. El azúcar refinada y harina causa inflamación, aumentan los niveles de azúcar en la sangre, y no tienen ningún valor nutricional.

Leer: Qué pasa en tu cuerpo cuando tomas una lata de Coca-Cola

En un estudio de Harvard, científicos encontraron que un batido con alto contenido de azúcar disparó los niveles sanguíneos de azúcar, la producción de insulina, y los centros de deseo de azúcar en el cerebro. En un escáner cerebral, el azúcar iluminó el centro de adicción como fuegos artificiales.

En un experimento, 600 personas probaron la dieta de Mark Hyman MD y se perdieron 1,814 kilos en 10 días. ¿Cuándo fue la última vez que perdiste 3 kilos en menos de dos semanas? ¿Y qué tan duro trabajaste para eso? Esta dieta promete que no hay antojos de azúcar, no hay alimentos blandos o dietas aburridas, tampoco hay que privarse – simplemente hay que cambiar la forma de pensar acerca de la comida.

El Dr. Hyman creó esta dieta a estar harto de alimentos adictivos azucarados, para restablecer tu cuerpo y el cerebro y reducir el azúcar de tu dieta y recuperar tu vida.

Dieta de los 10 días de desintoxicación de azúcar

Aquí están 10 grandes ideas para desintoxicarte de azúcar y carbohidratos refinados que trabajarán para ti en tan sólo 10 días.

Para desintoxicar de azúcar, dejar el azúcar de golpe

Hay una manera de detener las adicciones fisiológicas: simplemente parar. Un alcohólico no puede tener “un solo trago” así es que, el truco es ir de golpe. Deja de comer azúcar, en todas sus formas, también todos los productos de harina y todos los edulcorantes artificiales ya que ralentizan el metabolismo, elevan los antojos, y almacenan grasa. Lo ideal es que durante 10 días se evitará cualquier alimento que venga en una caja, paquete o lata que tenga una etiqueta. En lugar de eso, ve por alimentos enteros, reales y frescos.

No dejes de leer:
Remedios caseros para las manchas en la cara

No bebas calorías

“Cualquier forma de calorías de azúcar líquida, es peor que la comida sólida con azúcar o harina” dice el Dr. Hyman. Es como chutarse el azúcar directamente al hígado. Los zumos, refrescos, bebidas deportivas, tés y cafés azucarados son la mayor fuente de calorías de azúcar en la dieta de la mayoría de la gente.

Una lata de refresco al día aumenta la probabilidad de que un niño sea obeso en un 60 por ciento y las probabilidades de una mujer que contraiga diabetes tipo 2 en un 80 por ciento.

Energía de la proteína

La proteína ayuda a que el azúcar en la sangre y los niveles de insulina estén en equilibrio, ya que es una fuente de energía libre de carbohidratos. Comienza el día con huevos de granja enteros (orgánicos) o un batido de proteínas. Usa frutos secos, semillas, huevos, pescado, pollo y/o carne roja de pastoreo para adquirir tu proteína en cada comida. Las proteínas ayudan a mantenerse por más tiempo, ya que se descompone más lentamente al tiempo que ofrece la energía que necesitamos. 4-6 oz – del tamaño de la palma de la mano – es el tamaño medio de la porción.

Carbohidratos buenos ilimitados

Brócoli frito

¿Sabías que una gran cantidad de verduras son carbohidratos? Puedes comer todo lo que deseas de ellos – menos de los almidonados, tales como las papas, batatas, calabaza de invierno o la remolacha. Pero no dudes en comer tantos de estos como quieras: come más brócoli, coliflor, col, espárragos, pimientos, judías verdes, champiñones, calabacines, tomates, alcachofas durante 10 días.

Derrota al azúcar con grasas

La grasa no engorda, te hace sentir lleno. Además de que equilibra el azúcar en la sangre y es una parte necesaria de tu estructura celular. Las grasas buenas en cada comida, como las nueces y semillas, aceite de oliva virgen extra, mantequilla de coco, aguacate, y el pescado son una buena manera de mantener tu mente fuera del azúcar.

No dejes de leer:
La cúrcuma ayuda en la recuperación de pacientes con Alzheimer

Prepararse para las emergencias

Un laberinto de restaurantes de comida rápida y máquinas expendedoras pone la cabeza de cualquiera dando vueltas, especialmente cuando los niveles de azúcar en la sangre están cayendo. Dr. Hyman sugiere:

“Necesitas un paquete de emergencia. Tengo uno conmigo todo el tiempo, lleno de proteínas, grasas buenas y buenos aperitivos, así que nunca tengo que hacer una mala elección. Se trata de: Mantequilla de nuez y mantequilla de coco, almendras, nueces, semillas de calabaza, una lata de salmón o de sardinas salvajes con arándanos silvestres sin azúcar”.

Vence el estrés para desintoxicar de azúcar

El cortisol, la hormona del estrés, produce hambre, hace que se almacene grasa en el vientre, y puede conducir a la diabetes tipo 2. Algunos estudios muestran que tomar respiraciones profundas activa el nervio vago que cambia el metabolismo de almacenamiento de grasa para quemar grasa, y la rapidez con que te mueve fuera de tu estado de estrés. Sólo basta con tomar cinco respiraciones lentas y profundas -antes de cada comida y mira lo que sucede.

Baja la inflamación

La inflamación provoca desequilibrios sanguíneos de azúcar, resistencia a la insulina y diabetes tipo 2. El gluten y los productos lácteos, son dos alimentos que producen sensibilidades que la mayoría de la gente tiene ocultas. Desafortunadamente, la mayoría de la gente adora estos alérgenos. Puede ser difícil dejar de fumar, incluso por sólo 10 días, pero date una oportunidad y verás que renovarás energía y aliviarás la ansiedad.

Sueño profundo

En ciertos estudios, estudiantes universitarios fueron privados de sólo 2 de las 8 horas recomendadas de sueño. Esto condujo a un aumento de las hormonas del hambre, la disminución de las hormonas supresoras del apetito, y enormes ansias de azúcar y carbohidratos refinados. Cuando no duermes buscas la energía, y vas por productos ricos en azúcar que te dan un impulso y luego un bajón. El sueño es la mejor manera de asegurar que los antojos se mantengan a raya.

Investigación y redacción de Vida Lúcida
Imágenes de shutterstock