Consejos Salud

Drenaje linfático manual para evitar la formación de várices

El drenaje linfático manual es una de las mejores técnicas para estimular desde la dermis el sistema linfático, se basa en masajes que favorecen la eliminación de las toxinas y fortalecen el sistema inmunitario.  Además, es un método empleado por profesionales o incluso en casa para evitar algunos problemas comunes como la formación de várices o la celulitis.

Realizando un drenaje linfático en las piernas para evitar las várices

Esta técnica tiene mucha diferencia en comparación a otras de masaje, ya que lleva un ritmo más lento y penetrante. Con ella se busca imitar el funcionamiento normal del sistema circulatorio y mejorar su función, en caso de retención de líquidos en los tejidos.

Por esta razón, al notar el cuerpo hinchado o cansado, generalmente en zonas de las piernas este masaje es una gran opción, sobre todo si se quiere evitar la formación de várices.

¿Qué son las várices?

Se denomina por este nombre a la dilatación de las venas superficiales, frecuentemente en miembros inferiores. Su causa única no se ha podido identificar hasta el momento, algunas causas radican en los antecedentes familiares, embarazos, tendencia a estar de pie durante tiempos prolongados, etc.

El sistema linfático es el encargado de depurar y limpiar el sistema circulatorio, eliminando los desechos y el exceso de líquido. Además, contribuye a que los nutrientes y otros fluidos del cuerpo retornen al torrente sanguíneo luego de ser purificados.

Beneficios del drenaje linfático manual para prevenir las várices

Masajeando las piernas para activar la circulación y evitar las várices

La mejor solución para evitar la formación de las várices que pueden conllevar a grandes riesgos e incluso en caso extremo la amputación en personas diabéticas, es estimular la circulación del sistema linfático.  Para esto se puede aplicar un drenaje linfático manual DLM, en manos de un profesional o realizarse un automasaje en casa.

No dejes de leer:
Cáncer de riñón y 10 maneras de reducir el riesgo

Cabe destacar que este drenaje cumple con otros beneficios relacionados para la salud:

  • Disminuir la celulitis.
  • Reducir la hinchazón de las piernas.
  • Eliminar el exceso de líquido.
  • Prevenir las arrugas.
  • Regular y estimular la circulación de la linfa.

Cómo hacer un drenaje linfático manual en casa

Para evitar la formación de edemas y várices, un automasaje es fundamental y muy sencillo de realizar, consiste en masajes suaves y rítmicos siguiendo la dirección del flujo del sistema linfático. Estos movimientos buscan estirar las paredes de los vasos y drenas la linfa en las venas redirigiéndola lejos de las zonas obstruidas.

Un DLM hecho en casa puede durar aproximadamente 25 minutos y puede repetirse 3 veces por semana.

Si se tiene una mala circulación, puede hacerse uso de aceite de almendras dulces o aceite de romero para facilitar el masaje. Siempre debe iniciarse de abajo hacia arriba, el propósito es llevar la linfa hacia la ingle, lugar donde se hallan varios ganglios linfáticos.

dirección correcta para un drenaje linfático en el cuerpo

Lo primordial a tener en cuenta, es evitar presionar fuertemente sobre las várices. A continuación, se explica el procedimiento de forma más precisa:

  • En posición sentada en una silla o en el piso, se inicia con suaves presiones en punta de los dedos haciendo uso de ambas manos.
  • El dedo pulgar se apoya sobre el pie y el resto de los dedos se apoyan sobre la planta, ejerciendo una leve presión, siempre en sentido hacia el talón.
  • Luego se va subiendo sin soltar en dirección hacia la pantorrilla. Se ejerce leve presión en los tobillos, realizando masajes circulares con ambas manos.
  • Se sigue subiendo sin soltar, al llegar a la rodilla, debe ejercerse presión en la parte interior con ayuda de los pulgares, siguiendo movimientos circulares.
  • Por último se llegara a la zona de los muslos y llegara a la ingle, lugar donde se hará uso de las palmas abiertas, con masajes de forma circular y más energética.
  • Al finalizar el masaje linfático en una pierna, debe realizarse el mismo procedimiento en la otra.
No dejes de leer:
El consumo de ajo para evitar la pérdida de visión

Una vez se acabe el masaje en ambas piernas, se aconseja levantar las piernas y dejarlas en esta posición durante unos minutos o hasta que se pueda. Esto ayuda a que la linfa fluya mejor.

Este serie es para un drenaje linfático de las piernas, si se requiere tratar algún problema en específico se puede realizar en alguna zona correspondiente.  Existe una serie de movimientos para estimular el drenaje linfático general del cuerpo, en zonas como la cara, cuello, brazos, abdomen, glúteos y zona dorsal.

Gráfico que muestra la aparición de várices en piernas

¿En cuánto tiempo pueden notarse los resultados de un drenaje linfático manual?

Tras las primeras sesiones debería notarse cierta mejora, esto se muestra en la zona afectada, ya que debe desinflamarse al disminuir la retención de líquido o mejorar la circulación. Esto puede variar según si se aplica adecuadamente la técnica, si es un masaje en casa o si lo aplica un profesional.

Contraindicaciones de un drenaje linfático manual

Esta terapia puede presentar ciertas contraindicaciones como:

  • Infecciones.
  • Trombosis
  • Hipertiroidismo.
  • Asma bronquial.
  • Síndrome del seno carotideo.

Es importante tener en consideración la técnica y evitar excederse en las sesiones debido a su delicadeza. Para conseguir mejores resultados y evitar la formación de várices, puede ser recomendable comenzar con un especialista que pueda comenzar con las sesiones de masaje linfático o pueda instruirte.