Psicología Relaciones de pareja

El amor no duele

el amor no duele

Por Jamie Perry
Recientemente escribí un artículo acerca de preguntas que puedes utilizar para reflexionar y ayudar a sanar a través de un corazón roto. Todos pensamos que el amor duele; el corazón roto es un tema…  pero el amor no duele. Duele no saber cómo manejar nuestras emociones equilibradamente. El amor nos hace actuar a veces de maneras salvajes, que no tienen ninguna explicación. Yo apostaría a que todos los que leen esto tiene un cofre del tesoro en su corazón, lleno de historias con lo bueno, lo malo y lo francamente feo de estar enamorado.

El amor no duele pero enseña

Por suerte, nuestras relaciones íntimas nos proporcionan el trampolín definitivo para el crecimiento – si estamos dispuestos a usarlas. Es agradable cuando finalmente nos sanamos a un punto que podamos mirar hacia atrás en nuestras acciones y no sólo reír, sino también empezar a reflexionar y aprender acerca de los patrones que nos frenan. Después de todo, se nos da la misma lección de aprender hasta que finalmente conseguimos entender que el amor no duele.

Las lecciones que puede darte el amor

Una de las lecciones que parece haber estado repetiéndose en mí durante los últimos años, ha sido mi búsqueda por salvar a los hombres con corazón herido que venían a mi vida. Hay un término real para esto: “complejo de salvador”, pero yo prefiero creer que se trataba de una aflicción de la que muchas mujeres batallan.

Porque encontré fácil mirar los defectos del pasado, perdonar fácilmente, y dar una segunda (y tercera … y cuarta ) oportunidad, también naturalmente me encontré con la clase de hombres que necesitaban ser “salvados”. ¿Alcohólico? Vamos a AA. ¿Problemas relacionados con la madre? Te voy a cocinar, lavar tu ropa y nutrirte de la manera que tu madre nunca lo hizo. ¿Mentiroso patológico? Bien, puedo perdonar algunas mentiras blancas, después de todo, tienes buenas intenciones.

Por qué es necesario no olvidare de uno mismo

Si bien considero que es una de mis mejores cualidades ser tan libre de prejuicios, también se convirtió en mi mayor saboteador mientras aprendía acerca de límites, autoestima y relaciones sanas. Mientras yo estaba tan ocupada remendando los agujeros en las vidas de estos hombres, no me di cuenta del vacío que estaba creando por mi cuenta. Limpiando el desastre de todos los demás me dejó totalmente agotada, y con el corazón roto cada vez que la persona recaía. Esto llevó a un lío más grande para solucionar mi propia vida. Un círculo vicioso.

No dejes de leer:
8 Actitudes que te ayudarán a estar de buen humor durante el día

Bien, hemos identificado el problema. Ahora, ¿qué diablos haremos al respecto? Por suerte para mí, he abrazado la idea de la aceptación. Aceptar, darle espacio a “dejar ir” y entregarse (uno mismo, incluido) y entender que el amor no duele.

A la inversa, también he defendido mi identidad como “luchadora “, y así creé bastante paradoja en mi propia vida. Una luchadora rendida se traduce en caída, alargando la combinación entre la vida y el orgullo. Aceptarlo, pareció más bien como todo un año de flujo y reflujo diario: estar sola, perdonarme a mí misma, y buscando el coraje de dejar ir a los patrones familiares (léase: comodidad), en este caso, tratando de salvar a los hombres.

Por qué el amor no duele

Siempre es muy divertido para mí que toda esta práctica, tiempo y energía por lo general conducen a un “ahá”, eso es bastante simple. Y realmente debe serlo, el amor no duele, amar a alguien no significa retenerlos con dolor. Significa lo opuesto. Esto significa dejarlos ir … y dejarlos ser quienes son, por completo.

Cuando tratamos de salvar a alguien, egoístamente imponemos nuestra perspectiva sobre la realidad que pertenece a la progresión y el crecimiento singular de esa persona. Nos atribuimos a un resultado que creemos que nos haría más feliz, y este apego nos controla. Nos rendimos, pero nos entregamos a merced de esa persona. Ellos nos controlan, por decirlo así. Cuando están arriba, estamos arriba. Pero cuando caen (y claro, ellos caerán – todo el mundo cae), caemos también,  y nos convertimos en esa persona y traicionamos nuestro propio bienestar.

No dejes de leer:
Soluciones naturales para los trastornos de ansiedad

Esto no es útil para cualquiera que esté involucrado, en realidad, es contraproducente. La verdad es difícil de aceptar que las personas que tratan de salvar a los demás, necesitan desesperadamente salvarse a sí mismos. La verdad es que a la misma persona que estamos tratando de salvar, simplemente puede no estar preparada para ser amada de la manera que queremos ofrecernos a ella. La verdad es que tenemos que dejar ir, para que puedan sanar, lo cual nos libera para hacer lo mismo y dejar de hacernos daño, porque el amor no duele, no tiene por qué doler así de esa manera.

La parte feliz con esto es que podemos dejar ir a las personas sin eliminarlos de nuestras vidas. No tienes que ir a solicitar el divorcio después de leer esto. No tienes que eliminar amigos de Facebook, o hacer un anuncio de que te vas, o devolverle a esa persona el sudor que dejó en tu casa el fin de semana pasado. Dejar ir no se traduce necesariamente como abandono. Sólo significa que te separes de la expectativa egoísta con esa persona. Parece más como una aceptación y dejar que la gente a descubra y recupere versiones de sí mismos que están enterrados debajo de los equipajes que los acontecimientos que la vida trae.

Es bueno saber que todavía podemos amar a las personas que significan mucho para nosotros, sin tratar de controlar sus acciones. Se nos ha enseñado que el amor en esas circunstancias, duele, debe doler, pero el amor no duele. Lo que duele es nuestra falta de conocimiento para equilibrar nuestras emociones desbordadas y sin balance.

Se necesita el perdón todos los días, mucho coraje, y una fuerte conexión con el amor más profundo que puedes encontrar en ti mismo. Pero es factible. Y cuando lo haces, encontrarás que te has salvado a ti mismo.

Por último, si te gusta este artículo, compártelo!

Traducción al español: equipo de Vida Lúcida